El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Experiencias

Es originaria del Himalaya y la encontramos en India, África, Filipinas, Caribe y América Central, además de en todas nuestras herboristeríasMoringa oleifera: el alimento más completo de la tierra

Es uno de los superalimento; un poderoso antioxidante natural, con 46 antioxidantes y más de 90 nutrientes.

También llamada árbol de la vida o árbol de la eterna juventud,  la moringa oleifera ha sido catalogada como la fuente nutritiva más completa de la tierra y como el alimento con más aporte de proteínas, vitaminas y potasio del mundo.  Es originaria del Himalaya y la encontramos en India, África, Filipinas, Caribe y América Central, además de en todas nuestras herboristerías.  De rápido crecimiento y resistente a fuertes vientos y largas sequías, se cultiva en cualquier tipo de suelo, incluso en suelos secos y arenosos; ofrece leña y madera y también es un buen biocombustible.  La medicina ayurvédica la utiliza desde hace milenios como remedio natural para combatir numerosas enfermedades, pero su poder curativo fue demostrado científicamente en 1940.  En 2006 curó a Fidel Castro de una dolencia gastrointestinal que casi acaba con su vida, y 10 años después,  aún sigue en pie.   ¿Será gracias a la moringa?

Podemos beneficiarnos de la moringa aprovechando todas sus partes; desde la raíz hasta sus pequeñas flores blancas, pasando por su corteza, sus semillas y su aceite,  y sus hojas, vainas y frutos de exquisito y dulce aroma. Gracias al gran poder desinfectante del polvo de sus semillas, éstas se utilizan para depurar, sanear y potabilizar las aguas, ya que destruye bacterias como por ejemplo la E. Coli. Tanto sus semillas antibacterianas como sus raíces, sus flores y sobre todo sus hojas, aportan propiedades nutricionales, vitaminas, minerales, proteínas y antioxidantes que combaten los dañinos antirradicales libres y  el envejecimiento, tanto a nivel celular interno como a nivel externo. De hecho ya hay en el mercado productos cosméticos a base de moringa orgánica como champús  y geles faciales y corporales, por su gran efecto renovador celular. Desconocemos si esta fuente de la eterna juventud la usará también Fidel Castro en forma de gel facial, además de ingerirla. Casi toda la población cubana tiene en sus patios una planta de moringa.

Y al tenerla en sus patios, tienen a mano la fuente nutritiva más completa de la tierra y un superalimento y poderoso antioxidante natural, con 46 antioxidantes y más de 90 nutrientes: 4 veces más vitamina A que las zanahorias, 4 veces más vitamina C que las naranjas, 17 veces más calcio que la leche, 5 veces más potasio que los plátanos, 25 veces más hierro que las espinacas,  y además es una importante fuente de magnesio y de energía.  De todas las partes de la moringa, sus hojas son un auténtico tesoro de fitonutrientes; se componen de un 25% de proteínas, y contienen 18 aminoácidos, entre ellos 8 esenciales: arginina, fenilalanina, histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina y triptófano), vitaminas A, del grupo B (entre ellas, la B12), C, E, K y minerales; además de los mencionados calcio, potasio, hierro y magnesio, aportan  zinc, fósforo, yodo y selenio.  Una pequeña cantidad de las puntas de las hojas del árbol de moringa aportan el 23 % del valor diario recomendado de vitamina A y hasta el 18% de vitamina C.

Además contiene compuestos anticancerígenos: flavonoides poderosos como kaempferol que también encontramos en uvas, coles de Bruselas, brócoli  y manzanas, ramnetina, también en especias como el clavo, e isoquercetina, poderoso antiarrugas y antienvejecimiento.  Aunque aún falta dedicar tiempo y dinero a su estudio e investigación, ya se han realizado pruebas de laboratorio que confirman su poder y su potencial como medicina del futuro contra el cáncer de ovario, de hígado, de pulmón, y contra el melanoma.

Puede tratar más de 300 enfermedades: desde la anemia, por su alto contenido en hierro, hasta la diabetes –es hipoglucemiante, regula y reduce los niveles de azúcar en sangre.  Pero es necesario advertir que, aunque se ha utilizado en muchos países para paliar la hambruna y la anemia, no conviene que abusemos porque puede producir exceso de glóbulos rojos; tampoco se recomienda a embarazadas ni en periodo de lactancia, ni a personas que tomen medicamentos que fluidifican la sangre, ni a personas con enfermedades renales o con altos niveles de potasio en sangre, ni en ayunas por su potente efecto laxante, ni por la noche por sus propiedades energéticas y estimulantes.

Entre esas 300 enfermedades que puede tratar y aliviar, se ha demostrado la eficacia de la moringa en inflamaciones, hipertensión, diabetes, colesterol, artritis, reumatismo, problemas estomacales, presión arterial alta, retención de líquidos, asma, tos, bronquitis y enfermedades de riñón y de hígado.  También se utiliza como esterilizador de la piel, para ayudar a curar y cicatrizar heridas y para enfermedades cutáneas como abscesos, sudoración excesiva, pie de atleta y otros hongos.

Tomando sus semillas, o sus vainas cocidas -muy parecidas a nuestras judías verdes, pero con un sabor que recuerda a los espárragos-; o sus hojas, como si fueran espinacas, crudas en ensalada o cocidas; o sus raíces, parecidas a las zanahorias;  o añadiendo ½ cucharadita de moringa en polvo en agua, en leches vegetales, en zumos, batidos, yogures o salsas; o incluso añadiendo sus nutritivas flores en ensaladas, obtendremos, entre otros, estos diez beneficios:

– Fortalece el sistema inmunológico.

– Equilibra el sistema nervioso y aumenta la energía; por esto último, y al igual que el café, no se recomienda tomar por la noche.

– Previene infartos y problemas del aparato circulatorio, ya que normaliza la presión arterial.

– Favorece al aparato digestivo; mejora la digestión, previene diarrea y estreñimiento.  Y combate las dolencias gastrointestinales, como aquella de Fidel Castro.

– Ayuda a depurar los riñones.

– Mejora la visión y alivia problemas oculares.

– Es antidepresivo.

– Es analgésico.

– Adelgaza, porque reduce el apetito, actúa como laxante (no lo tomes en ayunas a no ser que quieras ir corriendo al baño), diurético, depurativo, desintoxicante y quemagrasa.

– Y reduce arrugas.

____________________________________________________________
* Mónica Domingo es diplomada en Naturopatía,
Nutrición y Dietética, y Terapias Manuales.
Más información en: Arriluze Terapias Naturales
_______________________________________

Experiencias

Experiencias

¡Basta de ruido!

Miguel de Santos

En la cultura popular española la diversión, sin ruido, no era diversión y nadie se quejaba de ello. Hasta que llegó la Ley del Ruido y con ella, el derecho al silencio. leer

Todo esto
y mucho más
en Experiencias
+