El Hedonista El original y único desde 2011

“Si te encuentras solo cuando estas solo, estas en mala compañía.”. Jean Paul Sartre

Menu abrir sidebar

Experiencias

El secreto está en la luz

Sobre pieles sin arrugas, sobre las que irradian luz y sobre los beneficios de un tratamiento de de María Galland.

Así, como quien no quiere la cosa, mi amigo El Hedonista me invita a probar el tratamiento facial Mille, de María Galland, en un centro de Carmen Navarro. Una experiencia sensorial que me traslada al séptimo cielo y que aporta luz a mi rostro.

Tomando un aperitivo en la terraza de mi casa a plena luz del día, mi amigo “El hedonista” me dijo: “es increíble, no tienes ni una arruga” (lo cual resulta muy halagador viniendo de él). Sin embargo, charlando llegamos a la conclusión de que el secreto para que una piel parezca más joven (que es en definitiva lo que siempre andamos buscando) no está en tener una arruguita más o menos, sino en tener una piel más firme y sobre todo más luminosa.

Me recomendó que probase el nuevo tratamiento de María Galland a base de sustancias activas (entre ellos la trufa blanca y el oro de 24 quilates) que tiene propiedades reafirmantes y regeneradoras de la piel. Y me voy al centro de belleza de Carmen Navarro donde me instalan en una acogedora cabina con una luz relajante que me anuncia una hora de lujo.

Sólo cerrar los ojos y poner la mente en blanco ya es todo un placer. Dar con unas buenas manos como las de Jessica (la persona que me está tratando) es algo que no parece improvisado. Carmen Navarro sabe perfectamente que el bienestar y la belleza van unidos y por eso te hacen sentir bien desde el primer minuto.

Tras estudiar mi piel un momento (con una lupa que no quiero saber lo que ve) empieza la tarea de una limpieza exhaustiva y agradable. Un masaje a base de presiones lentas y profundas bien acompasado de movimientos que ayudan a eliminar la tensión. Manos suaves que se mueven por mi rostro (cuello y escote también) relajando las líneas de expresión, elevando las cejas y afinando el óvalo.

A estas alturas ya estoy levitando. Jessica me pone un velo de colágeno que se adapta perfectamente a todos los centímetros de mi piel. De regalo, mientras la mascarilla actúa, recibo un masaje de pies y piernas que seguro contribuye a la eficacia del producto. Medio en sueños, imagino un equipo de químicos, biólogos, físicos y dermatólogos, encargados de estudiar la larga lista de ingredientes exclusivos que hacen que esta crema se convierta en un cosmético de lujo. Me siento como una Diosa del Olimpo recibiendo las propiedades de todos esos años de estudio en mi piel.

Una nueva mascarilla, un sérum y un nuevo masaje (que esta vez incluye brazos y hombros) antes de aplicar la Crème MIlle 1000 hacen que salga de allí flotando. Cuando me miro al espejo observo una piel mucho más jugosa e hidratada con un toque brillante tipo nácar que alcanza su esplendor al cabo de una hora. Esta crema consigue captar la luz que favorece. Gracias amigo hedonista, por tus luminosos consejos.

3 respuestas a El secreto está en la luz

  1. Paloma dijo:

    yo quiero….

    • Teresa dijo:

      Paloma, con lo bien que escribes, tu no necesitas ningún cosmético de lujo para brillar. Una que te lee…

  2. Teresa Ci dijo:

    yo también…quiero

Experiencias

Experiencias

¡Basta de ruido!

Miguel de Santos

En la cultura popular española la diversión, sin ruido, no era diversión y nadie se quejaba de ello. Hasta que llegó la Ley del Ruido y con ella, el derecho al silencio. leer

Todo esto
y mucho más
en Experiencias
+