El Hedonista El original y único desde 2011

“ Yo sé que la poesía es imprescindible, pero no sé para qué.”. Jean Cocteau

Menu abrir sidebar

Experiencias

En el Sha, pasando la ITV (y3)

En esta tercera y última entrega se desmontan mitos sobre la macrobiótica y se descubren sus beneficios.

Que los macrobióticos comen algo más que verduras crudas y que no tienen la piel de color verde son algunos de los mitos que he podido desmontar tras mi visita al hotel de bienestar Sha Wellness Clinic. En su restaurante, Shamadi, se aprende a comer bien disfrutando de unos platos deliciosos y nada complicados. Y se gana en salud.

¿Macrobiótica?
Mi idea de la macrobiótica coincidía con la que tiene la mayoría de la gente que me rodea: un tipo de alimentación en la que se comen verduras, y crudas, por todo alimento. Y ese no ha sido el único mito desmotando en mi estancia en el Sha. “Que el alimento sea tu medicina y la medicina, tu alimento” es una afirmación que hizo Hipócrates, médico en la Antigua Grecia, y que está en la base del concepto nutricional que se desarrolla en el Sha. Este mismo médico acuñó el término macro (largo o grande) y bios (vida), poniendo nombre a una disciplina (macrobiótica) que promueve un estilo de vida y una alimentación saludables como vía para vivir mejor, prevenir y curar enfermedades. No voy a hacer aquí un estudio detallado de una disciplina que ya está suficientemente desarrollada y aceptada. Sólo contaré mi experiencia de 4 días, y que una semana después sigo con este método de alimentación, ya en casa.

El restaurante Shamadi
Capitaneado por el chef Pablo Montoro, discípulo de Ferrán Adrià y propietario del restaurante vegetariano situado en Alicante El tabulé, este restaurante es la muestra de que se puede comer sano con gusto y con sabor. Arroz integral, bulgur, copos de avena tienen una apariencia apetecible si pasan por la mano de este estupendo chef. De su cocina salen todas la dietas personalizadas que, según el tratamiento recomendado por el equipo médico, serán Dieta Sha (saludable para los que no hacen ningún tratamiento), Dieta Bioligth (la primera incursión en la dieta macrobiótica, la que hice yo) y la Dieta Kushi (que lleva el nombre del japonés Michio Kushi, uno de los referentes mundiales en el mundo de la macrobiótica y asesor del hotel), mucho más restrictiva e indicada para adelgazar, desintoxicar o tratar trastornos y dolencias específicas.

¿Complicado? En ningún momento. Porque no se pasa hambre en absoluto, porque el bienestar llega rápido y porque en mi caso, el acercamiento a los productos integrales y biológicos no es algo nuevo. Además, Pablo Montoro ya se ha encargado de elaborar platos deliciosos y muy apetecibles.

¿Raro? Quizá desayunar una sopa miso pueda resultar raro para algunos, incluso para mí, pero al segundo día estás acostumbrado. El mismo caso que desayunar avena hervida, que con pipas de girasol y endulzada con sirope de arroz resulta exquisita.

¿Apetecible? Siempre. Aunque las hamburguesas sean de arroz, aunque la falsa boloñesa de la pasta integral no lleve ni carne ni tomate, y aunque la única bebida recomendada para comer sea el agua del tiempo (incluso en verano) y en poca cantidad.

Los alimentos prohibidos
¿Lo que más choca? Ni tomate, ni pimientos, ni berenjena ni (casi) patatas. Son alimentos demasiado ácidos y por lo tanto no favorecen nuestra salud. Por supuesto, ni carne roja, ni aves, ni productos lácteos ni harinas refinadas. Azúcar y huevos, tampoco. En el Sha he aprendido que una de la peores mezclas para el organismo, y en concreto para los riñones, es la dulce+frío: por lo tanto, nada de refrescos con gas o de los apetecibles helados.

Hay otros alimentos que sin estar prohibidos se recomienda su uso ocasional, como es el caso de las frutas tropicales (piña, plátano, etc). La macrobiótica siempre ha sido pionera en el uso de materia prima de proximidad. Ah, y ni tés fuertes ni café.

Los alimentos permitidos
Arroz integral en todas su variedades, bulgur, quinoa y mijo; lentejas y garbanzos (judía en menor medida); toda clase de verduras de temporada; frutas con moderación y siempre de temporada y a veces hervidas; aceite de oliva y de sésamo con moderación; pan integral, el de espelta, mejor; usar algas todos los días en sopas, ensaladas y condimentos de platos; rábanos y otros tubérculos por su beneficios; salsa de soja y tamari para sazonar y potenciar el sabor; el té es una bebida excelente (sobretodo el bancha y el kukicha); usar tofu como sustituto del queso y el seitán de la carne; las semillas (pipas de girasol o calabaza, de lino y de sésamo) en ensaladas y cremas; los frutos secos sí, pero ocasionalmente, y mejor los de la zona; y para endulzar, sirope de arroz o de agave claro…. mejor si son de cultivo biológico.

Mi experiencia
He aprendido que los macrobióticos son precisamente enemigos de los alimentos crudos (hasta hierven la fruta en mucha ocasiones). Que es mejor cocinar a gas que con electricidad (resulta menos violento para la estructura de los alimentos). Que el agua o las bebidas siempre hay que tomarlas del tiempo (ni demasiado frías, ni demasiado calientes). Que una comida es más completa si incluye una proteína, preferentemente vegetal (legumbres), o animal (pescado dos o tres veces por semana), un grano integral (arroz, bulgur, mijo) y una verdura (hervida o en ensalada). Que las cremas reconfortan el cuerpo y el espíritu.

Y los efectos positivos no se ha hecho esperar: duermo como un tronco, voy al baño de forma muy regular, me encuentro más despejado (a pesar de no tomar estimulantes) y el hecho de dedicar más tiempo a mi alimentación está consiguiendo que me sienta bien tratado ‘por mí mismo’. Y algo evidente: desde mi paso por el Sha, y con la macrobiótica he perdido volumen, tengo mejor cara y la piel más suave que un bebé. De momento, sigo. Una experiencia mucho más que recomendable.

3 respuestas a En el Sha, pasando la ITV (y3)

  1. Paloma dijo:

    Fíjate! La macrobiótica pionera en promover el consumo de los alimentos de la zona!! Que pasada! Pero eso de cocinar la fruta es un verdadero suplicio….

  2. David de Mendoza (Valladolid) dijo:

    Mmmmm,que buena pinta tiene todo.Gracias por vuestra recomendación!!!!!!!.Saludos Miguel.

  3. I do agree with all the ideas you have presented in your post. Thanks for the post.

Experiencias

Experiencias

¡Basta de ruido!

Miguel de Santos

En la cultura popular española la diversión, sin ruido, no era diversión y nadie se quejaba de ello. Hasta que llegó la Ley del Ruido y con ella, el derecho al silencio. leer

Todo esto
y mucho más
en Experiencias
+