El Hedonista El original y único desde 2011

“Todo lo que de vos quisiera es tan poco en el fondo porque en el fondo es todo.”. Julio Cortázar

Menu abrir sidebar

Experiencias

Fruta, verdura y movimiento¿Eres sedentario? Esta es tu dieta

La verdadera fórmula para que una dieta funcione es aumentar el gasto energético. Menos silla y más desgate.

¿Cuántos odiamos la palabra “dieta”? A veces escuchamos la palabra y echamos a correr. Y eso deberíamos hacer en realidad; porque mucho más efectivo que hacer dieta es echar a correr, o a andar, o darle la vuelta a eso de “menos samba y más trabajar” y cambiarlo por más samba, más zumba, más movimiento y menos sedentarismo. Esta es la verdadera fórmula para que una dieta funcione: aumentar el gasto energético. Y bastaría con una caminata diaria de 30 minutos y subir un par de pisos andando. Con esta sencilla y llevadera práctica diaria ya no seríamos considerados sedentarios y estaríamos aplicando toda una medicina preventiva contra la obesidad y enfermedades cardiovasculares. Así que, aún a riesgo de tirar piedras contra nuestro propio tejado, te recomendamos dejar de leer y echar a correr.

Porque si has hecho alguna dieta en tu vida, o te has interesado por conocer dietas para adelgazar, estarás harto de escuchar eso de “nada de azúcar, nada de pan y nada de alcohol”. O eso de cenar dos horas antes de acostarse; o de cocinar todo al vapor o a la plancha. O estarás harto de ver tablas del tipo: lunes, desayuna café y biscote, come coliflor al vapor y pescado a la plancha; cena tortilla francesa y ensalada; martes, desayuna té verde y piña, miércoles… O de disociar alimentos, o seguir una dieta hipocalórica, proteica, o cualquier otra. Y te estarás preguntado ahora, ¿“de qué dieta me van a hablar esta vez”? Pues de ninguna. Haremos, en todo caso, unas pequeñas sugerencias, no sólo para adelgazar, sino también para prevenir problemas circulatorios y cardiovasculares, y hablaremos de la importancia de dejar de ser sedentarios para que la dieta del sedentario funcione de verdad.

La fórmula es echar a correr y comer de todo un poco. Incluso grasas –eso sí, saludables y de procedencia vegetal, como el aceite de oliva o el aceite de coco, los frutos secos o el aguacate- porque una dieta sin nada de grasa produciría efecto rebote, además de estreñimiento y otros problemas. Procuraremos eliminar grasas animales y utilizaremos en su lugar ácidos grasos de cadena media o de cadena corta, que no se convierten en glucosa sino que se utilizan como fuente inmediata de energía, como por ejemplo el aceite de coco.  Tomando una cucharadita en ayunas, o en el desayuno, o incluso en el café, además de reducir el apetito, contribuimos a acelerar el metabolismo y a aumentar la termogénesis, y por tanto el gasto energético del organismo. En poco tiempo perderemos peso y grasa abdominal.

Y aquí van nuestras sugerencias, entre las cuales añadimos unas pausas para la “samba”, es decir para movernos un poco, ya sea mediante unos estiramientos, unos saludos al sol, una rutina de ejercicios, unos abominables abdominales, o saltando a la comba o saliendo a dar una caminata o un garbeo por el barrio.

Comienza el día bebiendo en ayunas agua tibia con zumo de limón, para eliminar toxinas; con una pizca de pimienta cayena aportarás calor en invierno, y con jengibre o cúrcuma ayudarás más aún a desintoxicar.

Samba

Desayuna fruta, sin mezclar con otros alimentos, y sin mezclar fruta ácida con fruta dulce. Unas rodajas de piña, por su alto contenido en potasio, combaten la retención de líquidos, eliminan el exceso de sodio, mejoran el funcionamiento de músculos, articulaciones y nervios, reducen la presión sanguínea y fluidifican la sangre, reduciendo el riesgo de sufrir trombos y otros problemas cardiovasculares. La piña, además fortalece el sistema inmunológico y es un poderoso depurativo y quemagrasa.

También puedes seguir tomando tu taza de café o tu infusión habitual, añadiendo comino, canela, cardamomo o clavo, excelentes para el sistema circulatorio; o infusiones desintoxicantes como el té verde con jengibre, o aceleradoras del metabolismo como el té rojo, o beneficiarte de plantas con propiedades estimulantes de la circulación como el diente de león, la cola de caballo o la corteza de sauce, entre otras.

Una hora después, puedes tomar, tal y como habrás oído mil veces, un poco de pan integral con una loncha de pavo o de queso de Burgos, o un huevo cocido o pasado por agua, o unos copos de avena con frutos secos. Puedes llevarte a la oficina un mini bocadillo vegetal o de atún, o unas “crudités quitahambres” de zanahoria o apio.

Samba

Recuerda beber abundante agua entre horas, y si de verdad tienes hambre, puedes picotear unos frutos secos –sin abusar-, pepinillos en vinagre, endivias con atún, anchoas, boquerones, alcaparras; pan integral con un poco de aceite, o un batido de leche de avena con cacao, o un yogur con semillas de chía, que gracias a su contenido en omega 3 reforzará tu corazón y tu sistema vascular, y su fibra mucilaginosa te ayudará a evitar o a combatir el estreñimiento. Estas ideas también pueden servirte a la hora de la merienda.

Samba

Si necesitas adelgazar, antes de comer -y también antes de cenar- toma un caldo de apio.

Sabes de sobra lo que todas las dietas recomiendan para comer: comenzar con una ensalada y un plato de verduras o de legumbres o de cereales integrales; alimentos desintoxicantes como la alcachofa, los espárragos, o la remolacha, o verduras crucíferas como el brócoli o las coles; y ya sabes que la proteína animal, a la plancha. Y en vez de postre, un paseo y una infusión, por ejemplo de tomillo o de menta, ambas plantas digestivas y quemagrasas.

Samba

Y cena dos horas antes de acostarte; ya sabes, una cena ligera a base de una ensalada o verduras en forma de sopa, caldo o crema; o tortillas francesas de atún, jamón, o revueltos de champiñones o de puerros, o pollo o pescado a la plancha o al vapor o al horno.

Y para acabar el día, más samba.

¿Has leído hasta aquí? Gracias, pero ¿no nos has hecho caso? Venga, levántate y anda.
____________________________________________________________
* Mónica Domingo es diplomada en Naturopatía,
Nutrición y Dietética, y Terapias Manuales.
Más información en: Arriluze Terapias Naturales
_______________________________________________

17273747576777scroll down

Experiencias

Experiencias

¡Basta de ruido!

Miguel de Santos

En la cultura popular española la diversión, sin ruido, no era diversión y nadie se quejaba de ello. Hasta que llegó la Ley del Ruido y con ella, el derecho al silencio. leer

Todo esto
y mucho más
en Experiencias
+