El Hedonista El original y único desde 2011

“Todo lo que de vos quisiera es tan poco en el fondo porque en el fondo es todo.”. Julio Cortázar

Menu abrir sidebar

Experiencias

Las enfermedades cardiovasculares causan el 31,2% de las muertes en EspañaInfarto: el corazón avisa un mes antes

Son síntomas no siempre fáciles de identificar. Estar atentos y conocer el propio cuerpo puede salvar la vida.

 El infarto no siempre llega de repente para fulminar a quien lo sufre. Al menos en un 53% de los casos el cuerpo emite señales previas para avisar del mal que se avecina. Dolor en el pecho, falta de aliento, respiración corta, palpitaciones… son algunos de los síntomas, no siempre fáciles de identificar, que alertan hasta con un mes de anticipación de las graves consecuencias. La comunidad científica trabaja desde hace años en la prevención y parte de la premisa de que el ataque cardiaco ha dejado de ser un tema científico para ser un reto cultural, en el que el ‘conócete a ti mismo’ sería  la doctrina a predicar.

Las conclusiones de un reciente estudio presentado en la última reunión de la American Heart Association, llevado a cabo por investigadores de Cedars-Sinai Heart Institute de Los Angeles sobre un grupo de 567 pacientes que habían sufrido un ataque previo, han concluido que el cuerpo avisa hasta un mes antes de que se produzca un infarto. Dolores en el pecho, falta de aliento, respiración entrecortada, palpitaciones repentinas e irregulares son algunos de los síntomas que estos pacientes habían sentido de forma premonitoria, y aunque se sabía que estos síntomas podían aparecer unas horas antes de un ataque, lo que ha llamado más la atención de los científicos han sido los tiempos relativamente largos con los determinadas señales han avisado por primera vez, incluso cuatro semanas antes de producirse el accidente cardiaco.

Reconocer los síntomas

El dolor en el pecho es el que primero avisa, incluso tres semanas antes: es el síntoma de que un vaso está a punto de romperse, impidiendo que la sangre irradie determinada zona del miocardio. Se diferencia de un dolor muscular normal en que dura poco -algunos minutos- y en que la intensidad no aumenta, es siempre la misma.
¿Pero cómo identificar de verdad los síntomas de una manera inequívoca? Además de los citados anteriormente relacionados con la dificultad para respirar, “podríamos añadir otros síntomas, como dolor en el brazo y/o en la mandíbula. Aunque es cierto que estos síntomas pueden no representar la presencia de un infarto de manera certera, y a menudo no es posible diferenciarlos de otros que vienen provocados por el estrés o la ansiedad. Por lo que ante un cuadro que semeje el inicio de un infarto se debe buscar ayuda médica lo antes posible. La pronta atención en un infarto aumenta enormemente las posibilidades de sobrevivir en las primeras horas”, comenta Luis Miguel Ruilope, Jefe de Investigación Cardiovascular y Renal del Hospital 12 de octubre, de Madrid.
El dolor de estómago es otro síntoma, pero éste se produce ante la proximidad del infarto. “Se localiza a menudo en la misma zona del final del esternón, aunque suele ser posterior, es decir, duele en la espalda. Puede acompañarse de ardor y se calma con un potente antiácido en pocos minutos”, continúa el Dr. Ruilope. Un dolor de estómago que a veces se acompaña de nauseas y vómitos. Los sudores fríos sin causa aparente también pueden indicar que nos encontramos ante un infarto. Si uno o más de estos síntomas aparecen juntos, además de ir asociados a arritmias, es fundamental ir al médico.
A pesar de todo, conviene recordar que en torno a un cuarto de los infartos no avisan: aparecen sin dolor de pecho y ningún síntoma. Para el prestigioso cardiólogo Valentí Fuster, “lo que de verdad resulta frustrante no es la gente que acude a urgencias y no tiene un infarto, sino la gente que tiene el infarto y no viene, sabiendo que el 95% de las personas que mueren así las hubiéramos podido salvar. Y es algo que pasa cada día”.

Una vida más saludable

Las enfermedades cardiovasculares causan el 31,2% de las muertes en España, y entre éstas, la mitad son provocadas por el infarto de miocardio: la principal causa de muertes entre hombres y mujeres en todo el mundo, según la Fundación Española del Corazón. Una vez descartados antecedentes familiares, hay que reconocer que nuestro estilo de vida es lo que nos predispone a sufrir este tipo de enfermedades. Los principales riesgos que predisponen a un infarto son la hipertensión, aterosclerosis u otra enfermedad de las coronarias, antecedentes de angina de pecho, de un ataque anterior o de trastornos del ritmo cardíaco. Hábitos como el tabaquismo, consumo excesivo de bebidas alcohólicas y grasas, sedentarismo y niveles altos de estrés contribuyen a aumentar la probabilidad de un ataque al corazón. La edad también incide. Es más frecuente en hombres mayores de 40 años y mujeres mayores de 50 años. Y si la persona tiene sobrepeso, obesidad o diabetes, el riesgo se multiplica. “La tensión arterial elevada es el factor de riesgo que causa mayor número de muertes en nuestro planeta. La mayoría de estas muertes son de origen cardiovascular y consisten en infarto de miocardio, arritmias, insuficiencia cardiaca y accidente vascular cerebral. Es obvio que en muchos casos estos eventos no son fatales y el paciente sobrevive, de ahí la importancia de un tratamiento completo que incluye fármacos para controlar la presión arterial”, comenta el Dr. Ruilope, quien continúa, “la hipertensión es consecuencia de la acción de genes facilitadores pero sobre todo es consecuencia del estilo de vida inadecuado con aumento de peso y sedentarismo que llevan además a un aumento en la prevalencia de la diabetes tipo 2. La prevención debe por tanto empezar en la educación escolar incluyendo una dieta sana y el ejercicio físico diario”.

Tabaco, hipertensión, hipercolesterolemia, diabetes y obesidad son los grandes enemigos de nuestra salud cardiaca. Mantenerlos a raya con hábitos saludables, como una dieta equilibrada y sana, y con ejercicio físico moderado, nos alejan de la posibilidad de sufrir un infarto. En el inevitable caso de presentarse, reconocer los síntomas de un ataque con rapidez, puede salvarnos la vida.

Experiencias

Experiencias

¡Basta de ruido!

Miguel de Santos

En la cultura popular española la diversión, sin ruido, no era diversión y nadie se quejaba de ello. Hasta que llegó la Ley del Ruido y con ella, el derecho al silencio. leer

Todo esto
y mucho más
en Experiencias
+