El Hedonista El original y único desde 2011

“La habilidad de observar sin juzgar es la forma más alta de inteligencia.”. Krishnamurti

Menu abrir sidebar

Experiencias

Se usa como antibiótico naturalEl poder curativo del extracto de semilla de pomelo

El doctor Allan Sachs que ha estudiado el poder germicida del extracto de semilla de pomelo.

Es considerado por los naturistas como el antibiótico natural ideal; ideal porque cumple con estos cinco requisitos del antibiótico perfecto, establecidos por el doctor e investigador Allan Sachs que ha estudiado el poder germicida de varios derivados de plantas y en especial el del extracto de semilla de pomelo:

1- “El antibiótico ideal debe tener un espectro de acción tan amplio como sea posible”.

2- “Debe tener una acción fuerte y potente”.

3- “No debe tener ningún efecto secundario”.

4- “No debe debilitar el sistema inmune”.

5- “No debe modificar la flora bacteriana útil”.

El poder germicida de este antibiótico natural e ideal fue descubierto por casualidad por el doctor Jacob Harich, físico nuclear, inmunólogo y aficionado a la jardinería; y decimos por casualidad porque no fueron sus conocimientos de física nuclear ni su experiencia como inmunólogo lo que le llevaron a este descubrimiento, sino que gracias a su afición a la jardinería observó, mientras trabajaba en su jardín, que en el compost que utilizaba para sus plantas había semillas de pomelo que no se habían podrido. Investigó entonces el poder germicida de esta semilla que parecía evitar su putrefacción venciendo a microorganismos. Estudios posteriores del Instituto Pasteur de París y de otros institutos como el Instituto de Microbiología de Herborn en Alemania y de varias universidades y laboratorios, demostraron que “Citrus paradise“ es el antibiótico natural ideal, de amplio espectro, fuerte y potente, sin efectos secundarios, sin que debilite el sistema inmune y respetuoso con nuestra flora bacteriana beneficiosa.

La semilla contiene principios activos, vitaminas B, C y E, bioflavonoides que nos protegen de radicales libres y del daño oxidativo, y narangina, lo que le confiere su sabor amargo.  Resulta antidepresiva y estimulante; activa la circulación y también el tálamo, esa zona del encéfalo  que procesa y clasifica la información sensitiva y que nos permite sentir bienestar, alegría y optimismo.

Combate 800 cepas de bacterias y virus, 100 tipos de hongos y multitud de parásitos unicelulares, respetando nuestra flora bacteriana, con lo cual cumple el primer y el último requisito del antibiótico ideal; y el segundo, ya que es un germicida eficaz, fuerte y potente contra bacterias como por ejemplo la E. Choli, la Salmonella o el Staphylococcus, y, tal y como exige el tercer requisito, sin efectos secundarios. Elimina levaduras responsables de la fermentación y otros agentes patógenos, y nos ayuda a mantenernos sanos, sin microorganismos nocivos, estimulando además la absorción de nutrientes.  El extracto de semilla de pomelo –igual que el limón- es químicamente ácido, pero cuando se metaboliza en el organismo tiene efecto alcalinizante; alcaliniza nuestra sangre y todos nuestros fluidos. Y en un pH alcalino no pueden sobrevivir ni bacterias, ni virus, ni hongos ni levaduras; ni tampoco células cancerígenas.

Y cumple también con  el cuarto requisito; no sólo no debilita el sistema inmune, sino que lo refuerza. Es un antioxidante que favorece la salud de nuestros sistemas inmunológico y digestivo, reforzando el primero y calmando el segundo.  Y además es hipoalergénico, salvo para personas alérgicas a los zumos de frutas.

Puede utilizarse tanto en uso externo, como en uso interno.  Añadiendo unas gotas en los vasos de agua que tomamos a lo largo del día, lograremos combatir el acné, dermatitis, herpes, urticaria e infecciones por hongos en las uñas; aliviar ampollas, eczemas, irritaciones, picores, psoriasis, quemaduras solares, picaduras de insectos, arañazos, heridas y rozaduras;  combatir la afonía y la ronquera; aliviar aftas, alergias, amigdalitis, asma, callos, candidiasis, caries y placa bacteriana, caspa y otros problemas del cuero cabelludo; colitis, disentería, parásitos, dolores de cabeza, de muelas y de oídos, estomatitis ulcerosa, gases, gastritis y otros trastornos gastrointestinales como úlceras gástricas o diarreas; y, gracias a su poder antiinflamatorio, nos ayudará a aliviar casos de laringitis, otitis, rinitis o sinusitis, además de toses, resfriados y gripes.

Conviene comenzar con dosis bajas, de 3 a 15 gotas diarias –en niños, no más de 8- tomadas un par de veces al día junto con las comidas principales, para ir adaptándonos y acostumbrándonos. Se recomienda comenzar con 3 gotas tres veces al día durante una semana y aumentar la dosis poco a poco.  Eliminaremos toxinas, y conviene recordar que al hacerlo pueden surgir, sobre todo en organismos muy intoxicados o en personas con estómagos delicados, dolores de cabeza o irritaciones que muchos denominan “crisis curativa” o crisis de eliminación que pueden incluir náuseas, diarreas o resfriados, síntomas de que estamos limpiando y liberando toxinas.  Puede tomarse diluido en zumos para mitigar su sabor amargo.

Lo encontramos en farmacias y herbolarios, donde nos recomendarán también utilizarlo para lavar las frutas y verduras ya que elimina pesticidas. Basta con sumergirlas en un litro de agua con cinco mililitros de extracto de semilla de pomelo, o también podemos preparar un spray para rociarlas.  Además este antibiótico natural es todo un multiusos que podemos utilizar, para prevenir numerosas afecciones, en uso externo para la piel y el cabello, añadiendo unas gotitas al gel de ducha, a las cremas, al after-shave o al champú, e incluso en el dentífrico. Para evitar contagios e infecciones, podemos lavarnos las manos con toallitas impregnadas con unas gotas de este extracto, o diluido en agua, utilizarlo como limpiador de casa, habitaciones de enfermos, restaurantes, bares, hoteles, cocinas, tablas de cortar alimentos, cubiertos y vajillas, o añadir unas gotas al detergente de la lavadora, rociar las zapatillas de deporte e incluso desinfectar los filtros del aire acondicionado; para todo ello basta con pulverizar con un spray que contenga agua y unas gotas de este poderoso extracto, que nos ayudará a mantener tanto nuestro entorno como nuestro interior más limpio, y por lo tanto, más sano.

____________________________________________________________
* Mónica Domingo es diplomada en Naturopatía,
Nutrición y Dietética, y Terapias Manuales.
Más información en: Arriluze Terapias Naturales
_____________________________________________________________

2 respuestas a El poder curativo del extracto de semilla de pomelo

  1. maribel vives dijo:

    Gracias, pero comer pomelos no es igualmente eficaz?

    • Mónica Domingo dijo:

      Gracias, Maribel. Tanto la pulpa como la semilla, comparten propiedades y nos ofrecen similares beneficios; son depurativas, refuerzan nuestro sistema inmunológico y nos llenan de antioxidantes, pero el poder germicida, antiséptico y antibiótico se encuentra concentrado en la semilla.

Experiencias

Experiencias

¡Basta de ruido!

Miguel de Santos

En la cultura popular española la diversión, sin ruido, no era diversión y nadie se quejaba de ello. Hasta que llegó la Ley del Ruido y con ella, el derecho al silencio. leer

Todo esto
y mucho más
en Experiencias
+