El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Experiencias

Si te quieres, Pañpuri

Fuertes, enérgicos, en manos de pequeñas mujeres que se comunican en un inglés susurrante... Así son los masajes de este spa madrileño.

Hay que parar y tomar aire para poder continuar. Hay que quererse. Literalmente. Y cuidar la alimentación, las emociones, el cuerpo que nos lleva por la vida, que muestra cómo somos y que define nuestra actitud. Una sonrisa o un ceño fruncido. Un rostro relajado o muestra de tensión. Hay que parar y concederse momentos con uno mismo. Un masaje, por ejemplo, ni más ni menos.

Se trata de un spa con productos orgánicos, naturales, situado en el barrio de Salamanca, a tan sólo unos pasos de la calle José Ortega y Gasset. Procede de Tailandia y cabe advertir, por tanto, que los masajes que realizan, según la tradición de dichas latitudes, nada o poco tienen que ver con los occidentales. Fuertes, enérgicos, en manos de pequeñas mujeres que se comunican en un inglés susurrante. Damas delicadas que dominan las formas y artes de ese placer que supone un buen masaje.

Por ejemplo, el ritual Heavena (90 minutos-89 euros), que combina masaje corporal, a elección del cliente, y tratamiento de juventud exprés de media hora. El ritual se inicia con lavado de pies, en agua aromatizada con plantas y limón. Sin prisa. Comienza la desconexión, preocupaciones al margen; luego volveremos a prestarles atención, o no, todo es posible.

Una buena opción es el masaje luz de luna de Mali, es decir, la técnica tailandesa tradicional, aromaterapia, Reiki y acupresión. Son olas rítmicas a lo largo de todo el cuerpo, un masaje profundo capaz de diluir la energía negativa acumulada por el estrés y abrir de nuevo los canales o chakras.
En el rostro, exfoliación profunda con los productos de la firma Skin Care con Free Radical Defense Complex, elaborados con la esencia de la flor de jazmín. Una vez que la piel queda limpia y los poros desintoxicados, se aplica un preparado ultra hidratante de semillas de sésamo. Como resultado: la piel luce joven, descansada, tersa e hidratada durante días.

El cuerpo y con él, el alma, se abandonan ante el tacto y el aroma de los aceites esenciales elaborados con lemon grass, rosa, jengibre, papaya, sándalo… Productos que, además, se pueden adquirir así como los destinados al hogar: velas e inciensos. Si te quieres, Pañpuri.

Etiquetas

Experiencias

Experiencias

¡Basta de ruido!

Miguel de Santos

En la cultura popular española la diversión, sin ruido, no era diversión y nadie se quejaba de ello. Hasta que llegó la Ley del Ruido y con ella, el derecho al silencio. leer

Todo esto
y mucho más
en Experiencias
+