El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Huele a París

Por Valentine Laperche de Crozals

Valentine es diseñadora de jardines, y en España está su hogar.

Después de tres lustros en la capital, Valentine, a pesar de su lugar de nacimiento, es ya una madrileña más. Por su profesión de diseñadora de jardines, de París añora los parques, la alineación de los tilos y el olor de las hojas mojadas. De España le gusta la luz.

Lugar de nacimiento: París.

Ocupación: Diseñar de jardines. Contacto: www.benavideslaperche.es, paisajismo@benavideslaperche.es

¿Cuándo llegaste a España? En 1998. Llevo ya 15 años viviendo aquí.

¿Dónde vives actualmente? En el centro de Madrid.

¿Qué te gusta de España? La luz, los bares y el don de improvisación de los españoles: con una sonrisa y mucha voluntad, todo se soluciona.

¿Volverás a vivir a París? No creo. El día a día en París es muy duro para los que llevan tiempo fuera. Es una ciudad mágica para vivir momentos excepcionales. Cada vez que vuelvo, siento la fascinación del que la descubre por primavera vez.

¿Qué echas de menos de París? Sin duda la jardinería urbana y los parques. El estanque del Jardin du Luxembourg, las alineaciones de tilos del Jardin du Palais Royal, Les Tuileries y los “squares” diseminados por la ciudad. También el Sena.

¿Cuál es el ‘olor’ de París? La lluvia y las hojas mojadas.

¿Hay un lugar concreto en España que te recuerde a París? Las calles de las colonias de Madrid como La Cruz del Rayo o la Fuente del Berro me recuerdan los jardines secretos que se disimulan detrás de las fachadas de los inmuebles de París. No se ven, no se conocen pero se adivina su presencia, sobretodo en primavera. Por la copa de un árbol que sobresale detrás de un muro, por el canto de un pájaro o por la glicinia que invade una fachada.

LA FRAGANCIA

El perfume PARÍS cumple 30 años
y los celebra con Premières Roses, una atractiva y vibrante edición limitada, suave y deslumbrante. Una variación inspirada en la historia de amor que enlaza la icónica fragancia PARÍS con la rosa centifolia, símbolo de ternura y de unión eterna.

Huele a París

Todo esto
y mucho más
en Huele a París
+