El Hedonista El original y único desde 2011

“Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo.”. Julio Cortázar

Menu abrir sidebar

Bares y lugares

Gastro XS para combinar y divertirseCreatividad y frescura a 80 Grados

Pequeños grandes platos de precios contenidos, con un espacio en Malasaña y otro local en Las Tablas, en Madrid.

Sube la temperatura. Madrid está que arde. Y yo soy incapaz de no caer una y otra vez en el recuerdo de aquel refrescante Dis-Tinto del restaurante 80 Grados. Fresca, creativa, XS y de precios muy contenidos es la propuesta de este exitoso local de Malasaña con réplica en el residencial barrio de Las Tablas. ¿Nos damos un respiro?

Practican una cocina basada en cocciones a baja temperatura, algo que permite mantener las propiedades y el sabor original de los alimentos. Y lo hacen a base de miniplatos fríos y calientes con una carta que constantemente está incorporando novedades. Un gesto inquieto y creativo que llega de la mano de los chefs José Manuel Vidal y Óscar García, apasionados por la cocina y formados en la prestigiosa escuela de Luis Irizar en San Sebastián.

Con las ganas puestas en crear un concepto propio, se lanzaron en 2010 con 80 Grados y la idea no pudo ser más acertada. Dieron forma a una creatividad democratizada que suma día a día mayor número de adeptos, y que ya va camino de materializarse en el tercero de los locales.

Y volvemos al Dis-Tinto, ese que no me quito de la cabeza, un tinto de verano que se sirve rematado con una cremosa espuma de limón y con el que arrancamos nuestra reciente visita a este espacio. Nos sirvió de vehículo para un homenaje en el que pudimos probar algunas de sus últimas incorporaciones como el tartar de atún con gazpacho de cerezas y sésamo de wasabi o ¡la pizza más fina del mundo!, preparada con una base de parmesano, jamón de pato, alioli de ajo negro, polvo de tomate y albahaca. Continuamos con el mollete al vapor planchado con relleno asiático de secreto ibérico, su bocata crujiente de calamares –una revisión del clásico con pan de cristal, vinagreta de tomate seco y mahonesa de limón-, una tiernísima carrillera estofada con puré especiado de patata y, por supuesto, su exitoso huevo trufado con patatas y jamón. De postre, no tuve más remedio que lanzarme a la leche con galletas y chocolate, del que más de una amiga me había hablado fenomenal y pude comprobar que no estaban nada equivocadas. Una vuelta a la niñez que irremediablemente te levanta una sonrisa.

Puedes cambiar el Dis-Tinto por su también original versión de agua de Valencia o por cualquiera de los vinos de su carta, con diferentes opciones por copas. Tienen menú de mediodía, carta de embarazadas y otra con las opciones aptas para celíacos.

En 80 Grados no hay primeros y segundos. Hay lo que ellos mismos denominan Gastro XS, grandes platos en pequeño tamaño para probar y combinar a tu antojo. Y hay interés y hay humor. Hay comecocos improvisados con post-it de colores, ladrillo y muro a la vista, mesas de madera y mucha mucha luz. Hay ganas de agradar y así nos sentimos.

Bares y lugares

Todo esto
y mucho más
en Bares y lugares
+