El Hedonista El original y único desde 2011

“Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida.”. Woody Allen

Menu abrir sidebar

Restaurantes

La propietaria es Ana Roš, premiada chef de prestigio internacionalCasa Franko, sorpresa en Eslovenia

Un restaurante de alta cocina cerca de la frontera con Italia

Quien visita Eslovenia por primera vez se sorprende de su exquisita cocina. Uno de los mejores sitios del país para disfrutar delante de un plato es Hiša Franko, o lo que viene a ser lo mismo: Casa Franko.

Está en las afueras de Kobarid, una pequeña ciudad eslovena que sirve de entrada al valle del Soča, cerca de la frontera con Italia. Si uno viaja Eslovenia, este restaurante es un atractivo más que no hay que perderse.

Su cocina se debe a Ana Roš, una chef de culto internacional que, entre otros reconocimientos, ha ganado el premio Talent of the Year 2015/16 de la asociación Jeunes Restaurateus d´Europe. Esta mujer (hay que seguirla en Twitter: @anaros40) es capaz de salir cada mañana a recolectar productos del bosque (castañas, nueces, avellanas) con los que preparar sus artísticos platos, cortar flores de dulce sabor, seleccionar el cordero con los pastores de la zona, hacer mantequilla a mano con la leche de las vacas de al lado, elegir las mejores truchas del río vecino, cuidar su jardín de hierbas o cocinar con el agua de su propio manantial.

Hiša Franko sirve productos, más que de temporada, del día.  Y no se conforma con eso: su cocina es de respeto a la naturaleza y sus procesos. Según afirma Ana, no se puede elegir la misma materia prima en un día con sol que en otro que cae la nieve.

Ana Roš crea sus platos con ingredientes locales y funde antiguas recetas con cocina ultramoderna, técnica, científica. El resultado es de verdad sorprendente: contrastes de sabores que se presentan juntos: dulces con salados, amargos con ácidos; aderezos fuertes de hierbas y especias; texturas combinadas con elementos crujientes unidos a productos suaves; temperaturas frías y calientes en el mismo plato. Una experiencia única de sabor, pero también de colores, formas y armonía.

La otra parte

El complemento profesional de Ana es Valter Kramar —bueno, también es su marido, padre de sus hijos y amigo desde la infancia—. Valter es un sumiller reconocido, formado en Italia. En Eslovenia trabaja con los mejores productores de vino, los clásicos y los jóvenes. Por eso su restaurante tiene una magnífica bodega, tan propia de un experto como de un coleccionista.

Los amantes del queso pueden morir de placer en la bodega perfectamente acondicionada que Valter (@ValterKramar) cuida hasta conseguir el envejecimiento justo a la temperatura y humedad adecuadas. Una cantidad de tortas, del amarillo claro al café oscuro, compradas a los pastores de la zona, esperan su momento. Los quesos eslovenos más sabrosos, como el Tolminc, pueden madurar aquí durante cinco años.

Servicio completo

Franko House es, además de un magnífico restaurante, un hotel que proporciona actividades a sus clientes en una zona llena de posibilidades: senderismo, bicicleta, kayak, rafting, equitación, masajes, spa, caza, pesca…

El edificio es una propiedad familiar desde 1867, pero que se ha reformado con las últimas comodidades y tecnologías. La leyenda dice que Ernest Hemingway se alojó aquí (¡también!) cuando viajó a Kobarid, documentándose para su Adiós a las armas.

Valter y Ana son grandes viajeros que hablan varios idiomas (Ana estudió para diplomática). Juntos y por separado han recorrido los restaurantes más famosos de todo el mundo (El Bulli, por supuesto) para aprender cómo sorprender a sus clientes. Y lo han conseguido.

Restaurantes

Restaurantes

Felip Llufriu y Mon

Gabriela Domingo

Lo esperábamos ansiosamente desde hace un año. El restaurante Mon es ya también fonda. Si alguien no conocía aún Menorca, ya no tiene excusa. leer

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+