El Hedonista El original y único desde 2011

“Si te encuentras solo cuando estas solo, estas en mala compañía.”. Jean Paul Sartre

Menu abrir sidebar

Restaurantes

FUNDADORES DE RELAIS & CHÂTEAUXUn chef japonés en el centro de la conservadora Francia

A poco más de una hora de París, el Auberge des Templiers cuenta con Yoshihiko Miura a cargo de su cocina

Es el único Relais & Château en pie de los 7 establecimientos que fundaron la prestigiosa asociación hace más de sesenta años. El Auberge des Templiers, erigido en una construcción del siglo XVIII, se ubica en Boismorand, a las puertas de la Soloña, y a pocos kilómetros de Gien, famosa por la loza que lleva el nombre de la localidad. Puede presumir, entre otras cualidades, de tener un chef de lo más especial desde hace 7 años, Yoshihiko Miura, 1 estrella Michelin.

“En Japón ya había oído hablar de este lugar, una casa tradicional francesa. Mi sueño era poder formar parte de ella”, me cuenta en este lugar. Dicen que quien persigue sus sueños, tarde o temprano los alcanza. Así fue en el caso de Miura, con apellido que recuerda al de la famosa ganadería de toros. Al llegar al Auberge des Templiers, cuya traducción al castellano sería la de Albergue de los Templarios, la gran atención se fija en el restaurante, y sobre todo en la cocina que propone el chef.

¿Será japonesa, francesa o una combinación de ambas? “En mi país tenemos la opción de elegir cocina francesa o japonesa. En mi caso opté por la primera”, con lo que nos encontramos con un maestro de los fogones que pone su atención, fuerza, talento y refinamiento en la rica y variada gastronomía gala. Esto no quiere decir que lo haya espacio para su toque nipón. Yoshihiko tiene gran cuidado en la elección de los ingredientes, creando “una cocina auténtica con coherencia, tanto en lo que respecta a la calidad de los productos, como su proveniencia y la región”.

Tengo el placer de descubrir dos de las facetas de Miura. La primera, en la cena, donde el foie-gras, patrimonio de lo más galo, se muestra revisitado y no exento por tanto de creatividad. Una de las grandes especialidades del chef es el centollo desmigado, con aguacate, yuzu y aceite de curry a las hierbas frescas. Se puede seguir por propuestas marinas, aunque hay quien prefiere su pato a la oriental o sus otras suculentas carnes. Los postres, de quitarse el sombrero, como el Rubik o el particular Paris-Brest. Al día siguiente, el almuerzo me sorprende con propuestas niponas: sushis y Teppanyakis que figuran en su carta estival y que acompaño de sake, aunque perfectamente se podrían armonizar con varios de los más de seiscientos vinos 100% franceses con los que cuenta la bodega del establecimiento. No se pueden perder la rica variedad de quesos.

La sala está prácticamente llena, de clientes de la zona, de París –su principal clientela–, así como algunos extranjeros. El Auberge des Templiers, al borde de la carretera nacional que atraviesa el país de norte a sur es un remanso de paz de seis hectáreas, con sus jardines, sus diferentes casas repartidas en toda la extensión… Nos acoge Guillaume Dépée, nieto de los fundadores, en el mismo lugar donde hasta el actual Rey de España, Felipe VI, en su época de príncipe, llegó a pernoctar. Una noche de reyes, la que nos espera, si decidimos dormir aquí, despertándonos a la mañana siguiente con el agradable piar de los pájaros. Música celestial.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+