El Hedonista El original y único desde 2011

“Todo lo que de vos quisiera es tan poco en el fondo porque en el fondo es todo.”. Julio Cortázar

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Restaurante y fonda en Ciudadela, MenorcaFelip Llufriu y Mon

Lo esperábamos ansiosamente desde hace un año. El restaurante Mon es ya también fonda. Si alguien no conocía aún Menorca, ya no tiene excusa.

Mon significa mío. Felip Llufriu es un chef tímido y tranquilo, pero no paró hasta conseguir abrir su propio restaurante, “mi casa”, hace un par de años. Lo tuvo un tiempo en el estupendo Hotel Can Faustino de Ciutadella y desde allí dio el salto al local de su propiedad en el mismo centro de la ciudad, donde este año ha inaugurado lo que él, muy de perfil bajo, llama una fonda. O un restaurante con habitaciones. Otros lo llamarían pequeño hotel con encanto. Donde por cierto se desayuna de maravilla.

El chef Felip Llufriu

Felip Llufriu nació en Ciutadella y se formó profesionalmente en el Celler de Can Roca de Girona y en otros restaurantes reconocidos como Neichel y Jean Luc Figueras en Barcelona, Mugaritz en Guipúzcoa o Las Rejas en Cuenca. Su relación con los hermanos Roca le llevó a capitanear la cocina del restaurante Roca Moo en el hotel Omm de Barcelona, donde trabajó 13 años y donde consiguió su estrella Michelin y otros reconocimientos como 2 Soles Repsol, el premio a la mejor oferta de postres por la revista Gourmetour y la nominación como cuarto mejor restaurante de España según la revista Restaurant. Nada menos.

La cocina mediterránea y los productores

Hoy en Mon, Felip Llufriu trabaja con productos de proximidad cuya procedencia conoce bien. “Queremos saber quiénes son las personas que se ocupan cada día de trabajar la tierra, de alimentar el ganado y de salir a la mar, para poder ofrecer cada día unos productos superiores”. Y esto es fácil en Menorca, la isla más verde y fértil de las Baleares donde aun se practica la pesca artesanal. Hasta el primo de Felip, Bep Llufriu, elabora los mejores quesos ecológicos de la isla con leche de vaca vermella, la raza menorquina.

Nos encanta Mon, con su entrada abierta a la sala y al patio del fondo, un espacio amplio, limpio y lleno de luz donde destacan los cuadros del amigo Iván Triay, creados especialmente para este espacio. Nos encanta el ambiente relajado y el equipo que dirige Felip, con gente formada aquí. Y nos encanta la cocina de Mon, mediterránea, fresca, con toques de improvisación según lo que ofrezca cada día el mercado. “Nos gusta apoyar a la gente que trabaja bien y no insiste en venderse.” Además, en Mon son amables incluso en el precio.

El menú degustación

En Mon tuvimos el placer de probar el menú degustación con maridaje interesantísimo propuesto por el jefe de sala y sumiller Víctor Roca. Por cierto que la carta de vinos es impresionante, dedicada muy especialmente a pequeñas bodegas, con vinos naturales y ecológicos, algo que no es de extrañar teniendo en cuanta la pasión que siente Felip Llufriu por este mundo.

Para que se hagan una idea:

El aperitivo, entre ellos un chupito de crema de calabaza suavísima con emulsión de parmesano y gotas de trufa blanca, se acompaña de un cava brut reserva de Mas Codina. Como entrante, unas sorprendentes cerezas rellenas de mousse de foie, bañadas al Oporto y salpicadas de piñones, flores, galletita de café. Y ya estamos con un vino ecológico del Penedés, muy natural y ligero, un Blanc de Pacs Parès Baltá. Seguimos con los entrantes y probamos una coca finísima y crujiente con anchoa, requesón brossat de la finca Son Tema, cebolla tierna caramelizada, olivada negra deshidratada y figat (mermelada de higo). Sigue un tartar de gambas con huevas de trucha y sorbete de manzana ácida acompañado de un blanco sin filtrar, natural, de la región de Emilia Romaña: un Denavolo Catavela.

Pasamos a los platos principales: arroz caldoso con conejo y espardenyes, un plato muy sutil donde cada ingrediente mantiene su personalidad. El arroz, cómo no, bomba de Illa de Riu del Delta del Ebro. Estamos con un tinto Jiménez-Landi Bajondillo, D.O. Méntrida, Toledo. Siguen unos lomos de salmonete (ni una sola espina, y ya es difícil en este pescado) con reducción de escalivada, cama de migas y perejil. Y terminamos con el cochinillo de la isla, preparado con picada de almendra y avellana, cocinado al vacío durante once horas a baja temperatura y servido deshuesado, con la piel marcada y acompañado de crema de orejones.

Tenemos pre-postre y postre: sopa de fresas con bizcocho almendrado, helado de lavanda y pimienta verde y un royale de chocolate con helado de Baileys. Licor de vino malvasía St Joan de Sitges.

El espacio Mon Restaurant

Nos ha gustado tanto el espacio de Mon que hemos pedido al arquitecto Josep Capó y a la interiorista Clara Capó, hermanos e integrantes del equipo de Mediestudi responsable de la reforma, que nos hablen de su trabajo:

Nuestro objetivo consistió en conseguir con poca actuación, un gran cambio de imagen de lo que era el antiguo restaurante. Estamos en un edificio del año 1935, con una fachada y elementos decorativos interiores “art deco” que a lo largo del tiempo y pasando por varias actuaciones generaron un interior de ambiente clásico, recargado y con poca luz. Desnudamos el local, eliminando pilares, descubriendo vigas originales, y abrimos el interior hacia el pequeño patio exterior con un gran ventanal que desbordó de luz el local.

La ambientación imprime un aire contemporáneo, con cierta tendencia al estilo escandinavo y una brisa de aire industrial. Nuestra intención era dar armonía y confortabilidad al espacio, encontrando el equilibrio entre colores y materiales. El pavimento y barras de madera abrazan con la calidez, las sillas aportan belleza y elegancia, y los sofás con cojines, la comodidad y cercanía al espacio. Las paredes blancas invitan a la luz, cubiertas con composiciones de cubos de hierro de diferentes tamaños que se ofrecen como baldas, apliques o marcos de cuadros. Esta ortogonalidad se apacigua con un telón de enredaderas que cubre la pared del patio avivando y dando frescura al espacio.

La iluminación artificial cálida genera una atmosfera amable, sin grandes contrastes de luz. En el patio la desprenden de las paredes unos apliques modelados por la ceramista menorquina Sunta Casasnovas, y en el interior unas lámparas de hormigón gris iluminan a los protagonistas, los delicados platos de Felip Llufriu.

 En esta primavera el ambiente se ha extendido a las ocho habitaciones de los pisos superiores generando una fonda. Siguiendo la misma línea del restaurante, pero con un toque alegre de color, diferente en cada una de ellas, como los colores de las especias, la manzanilla, el romero…

Información práctica

Mon y Felip Llufriu son miembros de la red Chefsin, la marca que representa la cocina de alta calidad de Baleares a través de la figura de sus chefs.

Air Nostrum está muy presente en Menorca. Es la única aerolínea que atiende durante todo el año la conexión Madrid-Menorca y los enlaces entre las diferentes islas.

Toda la información sobre Menorca en Menorca.es

Información en Mon Facebook y Monrestaurantfonda.

Artículos relacionados: Menorca, la isla tranquila.

Restaurantes

Restaurantes

Yayo Daporta

Gabriela Domingo

El chef más joven de la historia en conseguir su estrella Michelin hace una cocina muy seria y con mucho sentido común. leer

Restaurantes

Felip Llufriu y Mon

Gabriela Domingo

Lo esperábamos ansiosamente desde hace un año. El restaurante Mon es ya también fonda. Si alguien no conocía aún Menorca, ya no tiene excusa. leer

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+