El Hedonista El original y único desde 2011

“Todo lo que de vos quisiera es tan poco en el fondo porque en el fondo es todo.”. Julio Cortázar

Menu abrir sidebar

Restaurantes

REFINAMIENTO NIPÓNEn MEGUmi, el restaurante japonés del Hotel Lotte de Moscú

El chef Yoshitaka Emmei propone una cocina contemporánea, con propuestas innovadoras

Hasta hace muy poco conocido bajo el nombre de Megu, y perteneciente a una limitada red, con el de Nueva York como estandarte, el restaurante nipón del Hotel Lotte de la capital rusa tiene fama de ser el mejor de la ciudad en su género. Rebautizado como MEGUmi, es a partir de un mes como mayo, cuando el tiempo comienza a revelarse más clemente en Moscú, buen momento para descubrirlo.

Primera vez en territorio ruso. Empezar por la capital es una buena opción. El Lotte, propiedad de una cadena de alta gama coreana, es uno de sus 5 estrellas. Edificio que impone, con vistas a la ciudad y que se encuentra a pocos minutos caminando del Kremlin. Descubro el restaurante bajo el nombre Megu. El hecho de añadirle ahora el “mi” no varía la calidad y el refinamiento que desprende cada uno de los platos. El descubrimiento tiene lugar tras uno de los más que relajantes tratamientos balineses en el SPA Mandara del hotel. De refinamiento, a refinamiento. Ambos para cuerpo y mente, porque el masaje, como la alimentación cuanto mejores son, más bien nos hacen.

Me acompaña el colega y amigo Chung-Tao Hsieh, que antes pasó por el Megu de Gstaad. “Es como si se quisieran romper los códigos de la cocina tradicional japonesa, manteniendo lo esencial, pero aportando creatividad”, me dice. Estoy muy de acuerdo, teniendo en cuenta que el aspecto creativo se deja ver en la técnica y sobre todo en las presentaciones de cada propuesta culinaria: carne japonesa sobre piedra, espárragos fritos que llegan en versión tempura, los conocidos como Crispy; un arroz que va más allá del ordinario…, el puding Chawanmushi, el Shabu Shabu, tipo de fondue…, muchas de las propuestas hechas realidad con cuchillos Santoku, que maneja con destreza el chef Yoshitaka Emmei y toda su brigada.

Ojos que aprecian un minimalismo de más que cuidada estética, y paladar que lo degusta, captando cada matiz de los ingredientes, en un espacio grande que no intimida. Y menos cuando van desfilando los platos y nos concentramos en el disfrute de cada uno de ellos. Regreso por medio de la imaginación a mis viajes a Tokio, Kioto o Kobe, sin moverme del corazón moscovita. Algo parecido les ha de ocurrir a quienes visitan el Megu de NYC, o los de Doha, Gstaad y Nueva Delhi, sus otras sedes.

Venir a Moscú y no probar la comida rusa, delicias como el goulash o el borsch, que descubrí en París gracias a amistades rusas, es todo un pecado. Casi tanto como pisar el Lotte, galardonado con varios premios Villégiature, y no almorzar o cenar –me decanto por esta última posibilidad– en su restaurante nipón. No es solo una tradición para los finos paladares que recalan en esta ciudad, sino también para los locales que gustan de lo más suculento y a la vez delicado. Y todo ello regado de sake. ¿Se les ocurre mejor opción?

Restaurantes

Restaurantes

Yayo Daporta

Gabriela Domingo

El chef más joven de la historia en conseguir su estrella Michelin hace una cocina muy seria y con mucho sentido común. leer

Restaurantes

Felip Llufriu y Mon

Gabriela Domingo

Lo esperábamos ansiosamente desde hace un año. El restaurante Mon es ya también fonda. Si alguien no conocía aún Menorca, ya no tiene excusa. leer

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+