El Hedonista El original y único desde 2011

“Si te encuentras solo cuando estas solo, estas en mala compañía.”. Jean Paul Sartre

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Quince nudos

Es un restaurante moderno pero con alma de taberna marinera. Y estar cerca del mar siempre es un placer; comérselo cocinado por su chef Bruno Lombán es, además, un place

Asturias, con su mar, su despensa, su lluvia y todo lo demás. Es decir, con tantas razones que la convierten en destino ideal siempre, con tantas razones que vivir allí siempre parece una opción envidiable. La visitamos de nuevo, en esta ocasión para descubrir el restaurante de este joven inquieto, dinámico y tenaz.

Bruno Lombán estudió geología pero terminó cautivado por esa profesión tan entregada, a veces, incluso esclava, pero llena de satisfacciones que es la gastronomía. En Quince nudos habla un lenguaje plural, con platos de cuchara, arroces, propuestas más informales para un pica-pica divertido.

Consciente de que uno de sus fuertes es el producto, lo trata con mimo desde su elección, con diálogo y trato directo con cada proveedor, hasta que lo presenta ante los ojos del comensal. Son carnes ecológicas, pescados que huelen a salitre y hacen gala de gran frescura, verduras recogidas apenas hace unas horas.

El arroz, como apuntábamos, es una de sus especialidades. Sus propuestas van desde las tradicionales como el Arroz con bogavante o con Pitu de caleya hasta las más creativas como el Meloso con chipirones y queso ahumado de Pría o el de carrilleras de ibérico y trufa.

Otros platos que necesariamente hay que degustar son el Jarrete de jabalí asado y reducción de su jugo, el Cachopo (sí, cachopo porque estamos en Asturias y así debe ser) de Black Angus con Rey Silo rojo y cecina de buey o la Merluza con cremoso de coliflor y ajo negro. Y claro, fabada, guiso de bacalao, garbanzos con pulpo y otras recetas que, con este frío, reconfortan.

Que nunca falte ese huequecito para el postre, con ‘pecados’ como la Tempura de castañas con churro hilado y chocolate caliente o el Requesón artesanal de Abredo en sopa de fresas ecológicas especiadas con pimienta verde. Además, una de las mejores opciones para finalizar un almuerzo o cena y prolongar la sobremesa, todavía con una copa de buen vino, es la selección de quesos asturianos de autor. Entre ellos, Cabrales Reserva de Teyedu. Tan sólo hay 100 unidades de este exclusivo queso y uno de estos tesoros se encuentra aquí. Porque Quince nudos es el único restaurante del mundo que lo tiene.

De la carta pica-pica nos quedamos con las Patatinas rellenas de crema de chorizo; la Copa de pulpo braseado con parmentier blanco y morado; los Mejillones en escabeche casero o el Guacamole de guisantes con mini tortos y virutas crujientes de jamón ibérico.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+