El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Actualidad

Bésame, tonto

Con la excusa de San Valentín, hablamos de besos, de los beneficios de su uso y disfrute y, de paso, del aniversario de un cuadro de uno de los grandes, Gustav Klimt. Como remate, YSL Beauté pone el color.

La excusa ha sido San Valentín. Pero en realidad queríamos hablar del beso, de sus beneficios, de la conveniencia de su consumo, del aniversario de un cuadro de Klimt y de YSL.

El beso que nos marca para siempre no es el primero. Es más, creo que no hay nadie que recuerde su primer beso porque lo recibimos de forma inconsciente, sintiéndolo en la piel, pero sin que nos llegue al alma ni revolucione nuestro organismo. Me refiero al beso maternal, ese que los griegos llamaron filema y los romanos basium; es el beso del cariño, del amor fraterno. No, el beso indeleble, el que nos convulsiona para toda la vida, es el primer beso erótico, ese que nos hace traspasar la frontera entre la infancia y la pubertad. El que nos abre las puertas de la sensualidad, del deseo, del amor carnal. Ese primer choque glorioso con unos labios ajenos que no solo pone en marcha 36 músculos diferentes, sino que revoluciona nuestras hormonas más hedonistas, las endorfinas, nos llena de gozo, relax, bienestar y ganas de repetir incesantemente. No es de extrañar que los besos eróticos sean adictivos porque se saltan las normas racionales del cerebro que todo lo gobierna y se alían con nuestra esencia más primitiva, el sistema límbico, cuyas batutas nada tienen que ver con la razón y sí con la pasión y la felicidad.

En lo científico, el primer beso de amor sensual y verdadero es la lanzadera que despierta lo que los genomistas han bautizado como el Kiss-1, el gen del beso. Desconocido hasta el año 2005, su descubrimiento ha supuesto la consagración empírica de que la tormenta bioquímica que desencadena el beso erótico va más allá de las huellas emocionales que imprime a quienes lo practican; gracias a él se activan las kisspeptinas, neurotransmisores que desperezan al mencionado gen, que tiene la misión de activar definitivamente las glándulas sexuales, de convertirnos en hombres y mujeres, en amantes.

Visto lo visto, besar tenía que ser obligatorio porque buena parte de nuestra felicidad, desarrollo como personas y bienestar físico dependen sin duda de la cantidad de besos que damos y recibimos. Dicen los que saben de esto, que deberíamos besar apasionadamente a nuestra pareja al menos dos veces al día, porque cada vez que lo hacemos, no solo liberamos una gran cantidad de endorfinas, sino que combatimos el dolor gracias a su efecto analgésico, que también nos ayuda a superar el abatimiento, la depresión y la tensión nerviosa, a aumentar la libido, e incluso, la creatividad; además, al besar consumimos 12 calorías y apaciguamos la sensación de hambre. Más besos y menos farmacopea, sería el eslogan….¡Y no solo en San Valentín, sino a diario!

Para besar más y mejor, yo recomiendo…

Un cosmético hidratante para ellos:
Lip Blam de Jean Paul Gaultier Monsieur (19 euros), transparente o con un toque de color.

Una novedad irresistible para ellas:
Rouge Pure Couture de Yves Saint Laurent (28,50 euros), un labial que lo tiene todo: permanencia, intensidad, luz y protección.

Un libro:
El planeta de los beso, de Jesús de la Gándara. Ed. Euromedice Ediciones Médicas (14 euros). Una visión científica, sociológica, histórica y estadística sobre el mundo del beso, escrita magistralmente un psiquiatra con una gran capacidad de comunicación.

Un cuadro:
Sin duda El beso, de Gustav Klimt, porque se celebra el 150 aniversario del nacimiento del pintor y porque su autor supo plasmar todo el simbolismo del beso en una obra magistral del Simbolismo austriaco, cuyo original se puede contemplar en la Österreichische Galerie Belvedere de Viena.

Una fotografía:
V-5 Day, de Víctor Jorgensen. Tomada en la plaza de Times Square, el mismo día que finalizó la II Guerra mundial. Una imagen vale más que mil palabras.

6 respuestas a Bésame, tonto

  1. David dijo:

    Me encanta besar y dar besos a esa persona que tenemos siempre pendiente de nosotros y que nunca nos ha fallado.Demostrar el amor no solo hoy,sino todos los dias del año.Hacerle saber que todavía qeremos seguir compartiendo nuestros momentos a pesar de la discusiones,de las circunstancias, e incluso en muchas ocasiones de la distancia…Por eso,miles de besos para El Hedonista!!!!!. :-)

  2. Susana dijo:

    Como me ha gustado encontrarte en el hedonista!!!
    Te haré caso. Mi próximo objetivo consumir 48 kc diarias !!!!!!

  3. Hola, mi Itzi guapa!!!
    Que sorpresa más agradable leerte aquí también!!!! ¿Te he dicho alguna vez que escribes como los ángeles….? Pues ya lo sabes, princesa
    ¿No te planteas escribir un libro? Ya tienes una lectora ansiosa asegurada ¡y seguro q no seré la última!
    Un besazo enorme

    Raquel

  4. cesar dijo:

    ….si tengo suerte está tarde besaré. o mañana!!!

  5. Miguel dijo:

    Queridos amigas y amigos…
    Muchas gracias por visitar este recién inaugurado blog, por comentarlo y por hacerlo crecer.
    Un abrazo.
    Miguel

  6. Andrea dijo:

    Me encanta el blog, pero no encuentro manera de pasar de página y no quedarme en la home. Solo he logrado leer otros artículos con los menús superiores e inferiores…

Actualidad

Actualidad

Digital versus Analogical

Gabriela Domingo

El mundo digital ha entrado de lleno en el arte. Estas obras se exponen y adquieren en kreislerart.com y en la Galería Kreisler de Madrid. Para ver y casi tocar. leer

Actualidad

Calendario Pirelli 2017

Jose Luis Díez-Garde

Penélope Cruz, Nicole Kidman, Robin Wright o Kate Winslet son algunas de las protagonistas del almanaque más sexy del mundo. leer

Todo esto
y mucho más
en Actualidad
+