El Hedonista El original y único desde 2011

“La habilidad de observar sin juzgar es la forma más alta de inteligencia.”. Krishnamurti

Menu abrir sidebar

Artistas

Pinta profesionalmente desde 1987 y ha realizado diversas exposicionesJorge Bayo, acuarelista (a medida)

Ha convertido la acuarela en algo cercano y accesible. Pinta por encargo y sus obras, tremendamente sencillas, son un objeto bellísimo y regalo único.

Pintar parece fácil (o más fácil) a través de los vídeos que comparte en su blog Yo lo pintoBayo asegura que es la acuarela la que le ayuda a hacer algo bonito y divertido. Sin darle demasiadas vueltas, dejándose llevar. Además, le  gusta hacer dibujos una y otra vez del mismo motivo y ver que no se agota. Y es que cada nueva acuarela es distinta. 

Pinta por encargo aunque confiesa que se pone en el lugar de sus clientes y no cree que él se dirigiera a alguien que no conoce para darle un cachito de él y pedirle que haga algo, lo que quiera, con ello. También le gustaría ilustrar revistas y libros. 

Durante mucho tiempo impartió clases de dibujo, pero ahora lo hace ocasionalmente y en talleres de amigos como la florista Sally Hambleton. Cree que todos somos autodidactas y que el profesor es sólo alguien que alienta, da confianza y muestra el amor que la materia le hace sentir. 

Tienes un blog y compartes el proceso de creación de algunas de tus acuarelas. ¿Cómo surge la idea?
Descubrí la necesidad de encontrar un público distinto al que tenía acceso a través de galerías. No me refiero a rechazar ese público, pero sí a salir al encuentro de otro distinto. Con inquietudes y con gusto, pero quizá sin tiempo para ir de galerías y al que poder ofrecer una participación personal en el proceso de crear “su” obra. Una obra que, además de ser tan digna como otra cualquiera, pudiera adquirirse sin hacer un roto en el bolsillo.

¿Cuál es tu formación y trayectoria?
Mi formación es la de ser hijo único en un barrio envejecido: autogestión. Como me aburría mucho y quería aventuras (al contrario que hoy) dibujaba  sin parar lo que no podía hacer y hasta ahora. Quién sabe qué hubiera pasado de nacer en otro ambiente. Entre medias, estudié Bellas Artes y realicé diversas exposiciones. Me parece que estoy empezando.

Observando tus vídeos, incluso parece fácil dibujar.
Pues lo es. Resulta más complicado que te salga lo que tú quieres pero si eso no lo cuentas, nadie lo sabe y supone que te está saliendo según lo previsto. En general es mejor no tener expectativas y si no dejas que nadie te agobie -ni tú mismo- es fácil pasarlo bien. Lo demás se va dando por añadidura con el tiempo, el azar y la intuición.

¿Cómo te especializaste o elegiste la acuarela?
Lo de pintar con acuarela es un amor tardío. Siempre me ha gustado mucho tomar apuntes de aquello que tengo cerca. Es la manera de divertirme en cualquier situación. El apunte ha de resolverse rápido porque en cualquier momento la escena cambia y te quedas colgado. Eso me obligó a trabajar deprisa y sin dudas. Y resultó que no sólo me encantaba, sino que los resultados no estaban mal. Hice y hago apuntes con lápices ordinarios y de colores, con pasteles, con ceras y con tinta y pluma… Topar con la acuarela era algo que tenía que suceder antes o después.

¿Cómo te enfrentas a una nueva hoja en blanco?
Como el que va a una fiesta y sabe que lo va a pasar bomba. Yo no siento ese vacío que dicen muchos creadores, porque yo siempre tengo a mano algo en lo que poner mi atención. En realidad es que no “creo” nada.  Sólo me fijo en algo y lo dibujo. Una vez hice un dibujo del respaldo de una silla y escribí debajo que eso no era el respaldo de una silla ni una aburrida tarde de domingo, sino un dibujo.

Dices que la acuarela es caprichosa. ¿Por qué?
Porque no soy técnicamente muy bueno y no estoy muy seguro de hacia donde se va a mover el color. Además hago énfasis en el trazo para crear las formas, sin dibujar nada previamente. Dibujo y pinto a la vez. Cualquier cosa puede ocurrir; a veces, el “desastre”. Y a veces gracias a un accidente, se encuentra una posibilidad nueva que uno solo no hubiera encontrado.

Te gusta simplificar. ¿En qué sentido?
Simplificar es una necesidad y una elección. Mis trabajos son mejores cuando dejo que el pincel, el lápiz o lo que sea, decida. Ellos eligen y se quedan con lo más importante de la escena. Lo que no es exactamente simplificar sino quedarse con lo esencial. Y yo disfruto más. Además, si me paro a pensar, a tomar mis propias decisiones, eso me frena y me doy cuenta de que mis decisiones no son mejores que las de mi pincel.

Entonces, ¿menos es más?
Sí.

Con tus acuarelas, según dices, muestras lo que es esencial para ti. 
Aunque las acuarelas sean distintas, por más que el motivo sea el mismo, cuando miro globalmente todo el trabajo, me doy cuenta de que hay cosas comunes, un nosequé que algunos llaman estilo o personalidad.

A veces, fotografías lo que te rodea, por ejemplo, a quienes transitan por el metro. Lo pintas y reflexionas sobre la realidad, sobre lo que sucede fuera y dentro.
Utilizo mucho la fotografía porque así me llevo el trabajo a casa y puedo desplegar y desparramar más y mejor. Me gusta especialmente el metro y cualquier lugar donde la gente está en tránsito o mejor dicho: donde la gente no ha elegido estar. Está esperando que pase algo, como yo mismo; está esperando llegar a su parada o que pase el tiempo. No hacen nada, lo que queda es lo que son. Mi mirada quiere poner en valor lo cotidiano.

En relación con la serie ‘Parejas perfectas’, no tiene que ser fácil trasladar la complicidad, el amor, la tensión… ¿Qué sucede si lo que ves no es lo que sus protagonistas desearían que fuera?
Cuando se pinta en consideración a un encargo hay que estar preparado para el rechazo. Hay que entender las razones y separar el grano de la paja. También saber cuando no puedes dar lo que se espera de ti y retirarse a tiempo sin ofender ni sentirse ofendido.

¿Qué pintas en estos momentos?
Estoy pintando unas acuarelas en panorámica de lugares donde estoy a gusto. Dejo que la pintura genere un movimiento de elementos al azar. Todavía no tiene nombre porque me sale en inglés, “Watch around to see inside”, y no termina de convencerme. Las expondré en el taller de Óscar Sánchez, La Eriza, en primavera.

Artistas

Todo esto
y mucho más
en Artistas
+