El Hedonista El original y único desde 2011

“ Yo sé que la poesía es imprescindible, pero no sé para qué.”. Jean Cocteau

Menu abrir sidebar

Artistas

Luis Gaspar

Al fotógrafo más aclamado por las celebridades de nuestro país le liamos en sus respuestas sobre la relación entre sexo y fotografía y termina haciendo un alegato filosófico de su arte.

“Posar es fácil, por eso no me gusta, la pose es siempre una impostura”. Algo de teatrero tenía que salir. Hijo del actor Luis Gaspar y de la actriz Berta Labarga, el niño iba a escoger una carrera cuanto menos creativa. Y así salió, además de alto. En 1,85 metros hay escondido un chico que se crió en el barrio de Atocha de Madrid y que, además, es uno de los fotógrafos de celebrities más conocidos del momento. Suya es la campaña de Cayetano Rivera para el perfume Loewe 7, y hace unos meses publicó ’50 miradas de España’ (Ed. Martínez Roca), junto al periodista Luis del Val, donde recogía los retratos de personalidades importantes de nuestro país, como el ex-presidente Zapatero o Ferrán Adrià. Hoy, Luis Gaspar, tras un par de décadas de profesión y miles de ‘clicks’ lanzados al aire, sigue meditando sobre la relación entre la fotografía y el sexo.

“Creo que la fotografía está más cerca, en un primer estadio, de la seducción, sobre todo en el retrato. Para poder crear las condiciones de posibilidad de un retrato profundo es preciso desarmar la estructura de defensa que todos tenemos, que a menudo opera a modo de ‘exoesqueleto’, e impide el crecimiento del yo. Cuando se ha superado esa barrera hay que dejar ser al otro a través de uno mismo. Lo considero una mirada reversible que funciona en las dos direcciones”.

Y una vez superado ese ‘exoesqueleto’…
Ahora sí es como el sexo, tomado como la búsqueda del placer a través del otro, y el placer no es sólo físico; es, sobre todo, un mecanismo de autoestima.

Pero para ti ¿el sexo es como la fotografía entonces?
Esto sí es más claro. Sobre todo en cierto tipo de fotografía que va más allá del retrato. La contemplación creativa es muy placentera, principalmente para los hombres, que nos guiamos más por la vista que por otros sentidos. No es únicamente mirar, sino observar la imagen que se va formando ante nosotros y de la que somos autores…

No me queda claro entonces… ¿Un fotógrafo practica sexo cuando dispara con su cámara?
Es una concentración absoluta. Pero ¿sexo? Cada uno tiene su concepto de lo que es sexual. El vouyerismo puede ser uno de esos conceptos. No es mi caso.

Volvamos a temas menos carnales, pero igual de vitales. ¿Influye ser hijo de actores al escoger una profesión creativa?
Mis recuerdos de la infancia son ensayos de teatro, salas de doblaje, actores, escritores y políticos cenando o comiendo en casa. Y todo aquello me interesaba. Pero nunca hubo ningún filósofo o fotógrafo. Tuve claro cerca de los doce años que quería estudiar filosofía, pero la fotografía llegó mucho más tarde, como consecuencia natural de la filosofía.

Los fotógrafos son poco dados a posar, igual que los filósofos a definirse ¿tú eres un caso diferente?
Acercarse a la propia imagen es una labor tan arriesgada como psicoanalizarse a uno mismo. Posar es fácil, por eso no me gusta, la pose es siempre una impostura. El ser-ahí, que es el retrato, tiene algo de ese personaje de dibujos animados que juega al tenis consigo mismo. Y no se puede saltar por encima de la propia sombra.

¿Lo haces tú o te lo hacen?
Lo hago yo. Por eso me cuesta tanto.

¿Siempre eres más de hacer o que te hagan?
Soy de hacer lo menos posible, por supuesto. A veces lo menos posible también te deja exhausto.

¿A quien no retratarías nunca?
A nadie. El retrato no es una cuestión de afinidades. Nunca me he negado a retratar a nadie aunque sí a hacer algún encargo comercial.

¿Y la persona más bella que ha pasado delante de tu cámara?
Nadie especialmente. Y todos. Como escribió Rilke, ‘lo bello no es más que el comienzo de lo terrible’. Cuando se puede entrever esa parte terrible que todos tenemos, es cuando la belleza se metaboliza en algo más.

¿Cuántas fotografías tuyas hay en las paredes de tu casa?
Sólo una. Aunque a veces hay alguna más enmarcada y apoyada en el suelo o sobre una repisa el tiempo justo para que comience a dudar de ella. Unos pocos días.

¿Y cuántas de otros fotógrafos?
Ninguna. Tengo una obra de Santiago Morilla, otra de Vinicio Bastidas, David Heras y un grabado de Gabriel Moreno. Ilustradores y pintores.

4 respuestas a Luis Gaspar

  1. Impresionate, formato de tu blog! ¿Cuanto tiempo llevas bloggeando? haces que leer en tu blog sea fácil. El diseño total de tu web es parido, al igual que el material contenido!
    Saludos

  2. Esto es realmente revelador, eres un blogger muy profesional. Me he unido a tu RSS y me gustaria disfrutar más cosas en este gran blog. Además, !he compartido tu sitio en mis redes sociales!

    Saludos

  3. Pingback: Luis Gaspar, el arte como denuncia | El HedonistaEl Hedonista

Artistas

Todo esto
y mucho más
en Artistas
+