El Hedonista El original y único desde 2011

“Si te encuentras solo cuando estas solo, estas en mala compañía.”. Jean Paul Sartre

Menu abrir sidebar

Artistas

Marga Parés

La fotógrafa catalana, entre otras aspectos, investiga en su obra sobre el cuerpo humano a través de los bailarines de danza.

Se llama Marga Parés Bellera y nació y vive en Barcelona. Su profesión es la fotografía, que también es su vida; mediante ella se expresa y vive con emoción. Le damos la bienvenida y en breve esperamos ver el fruto de su trabajo con con la Compañía de Danza “Mudaçes”, de Angels Margarit, y la obra que se presenta en el próxima GREC, en Barcelona.

¿Cómo llegas a la fotografía?
Iba para ilustradora y la fotografía llegó cuando menos me lo esperaba, aunque siempre estuvo allí. Es lo único en mi vida de lo que nunca me he aburrido.

¿Qué te permite como arte?
¡¡Todo!! Narrar, mostrar, exclamar, ocultar, irritar, motivar, experimentar, odiar…, pero sobre todo, conocerme a mí misma.

¿De todo lo que miras a través de la cámara, en qué te detienes?
En lo que yo creo que es “el momento”. Cada uno verá el suyo.

Hay trabajos más personales, algunos profesionales… ¿cómo realizas unos y otros?
Un secreto en voz baja: ‘todos son personales, si no, no son profesionales’.

¿Qué porcentaje hay de técnica y cuánto de artístico en tu obra?
La técnica está (en mi caso) al servicio de la intención u objetivo artístico. Da igual lo que uno tenga que hacer para llegar ahí: hervir una instantánea, quemar un carrete, hacer transfers sobre piedra o madera, pintar la fotografía a mano o pasarse 10 horas en photoshop. Lo que se requiera, según la ocasión.

¿Algún referente o modelo en el mundo universal de la fotografía?
Un movimiento, una idea: el surrealismo, Jerry Uelsmann en especial. Y la generación Beat. ¡Y Wynn Bullock!

¿La mayor dificultad de tu trabajo?
Seleccionar, es decir, prescindir.

– ¿En qué trabajas ahora?
“CRU”, un ‘reportaje de guerra’ sobre el infravalorado mundo de la danza contemporánea. Un proyecto con compañías de Montréal-Québec- (donde estuve 5 meses) y de Barcelona; la intención es reivindicar el duro trabajo de la gente que trabaja con el cuerpo, mostrar lo que no se ve en el espectáculo. El ensayo, el sufrimiento, la voluntad,el proceso de creación, donde se encuentra el verdadero arte; el espectáculo en crudo. Lo que pagamos para ver el día del estreno no son más que los restos de esa explosión .

¿Por qué has elegido estas fotos para que conozcan tu obra?
Es un trabajo al que le tengo especial cariño y nunca he tenido la oportunidad de mostrar. El estilo de esta selección habla de mí y a la vez nunca he hecho algo parecido otra vez.

¿Tres fotografías que te hayan impresionado en tu vida?
La primera la conocí a los 25 años y ni tiene nombre; es de Muriel Delepont, de su libro “Organic visión of sound”. Es la que está en el centro del libro, tomada bajo la lluvia en la cola de espera de un concierto. La tensión, el pelo mojado, los hombros con las camisetas empapadas y pegadas al cuerpo… Tú eres uno más de la cola. Fue ahí cuando descubrí que una foto sí se puede oler. “Blue angels” de Jan Saudek. Por la estética, el color, las miradas desafiantes y por la novedad. ¡Yo no había visto eso en mi vida!. Y en tercer lugar cualquier fotografía de Robert Frank.

¿Una ciudad fotogénica? ¿Una parte del cuerpo?
San Francisco. Y cuando consiga ir, estoy segura que Edimburgo. Cualquier parte del cuerpo me parece increíble aislada, pero sin duda los dedos (sean de los pies o de las manos) me parecen la parte más interesante a la vez que absurda. Cuanto más los
observas más alienígenas se te aparecen.

Artistas

Todo esto
y mucho más
en Artistas
+