El Hedonista El original y único desde 2011

“Si te encuentras solo cuando estas solo, estas en mala compañía.”. Jean Paul Sartre

Menu abrir sidebar

Escapadas

5 balnearios en los Pirineos franceses

Elegir una ruta donde el balneario sea siempre la meta tras un día duro de excursiones es una opción que gusta a viajeros 'de a pie'.

El otoño invita a disfrutar del viaje de otra manera. Si tras un largo día de caminata o de visitas culturales nos espera un buen baño termal, alivio de cuerpo y alma, la cosa cambia. Nuestra propuesta está en el país vecino, en los Pirineos franceses. Muy cerca, apetecible y de calidad.

Admito que soy un adicto al asfalto. La ciudad es mi hábitat y, como todo urbanita que se precie, me cuesta mucho dejar atrás el tráfico y los edificios altos. Pero a fin de cuentas, la energía que circula por las calles de la metrópoli, entre semáforos y bares, acaba agotando. Y a veces, sólo a veces, necesito desconectar del ruido, respirar aire limpio y saber que no pasará nada si dejo el teléfono apagado durante unas cuantas horas (o días).
Quizás por eso decidí escapar la semana pasada. ¿Dónde? A los Pirineos franceses. La frontera con España es un lugar rico en cultura, gastronomía y naturaleza, y cuenta con una ruta termal envidiable. Sin pensarlo dos veces actualicé mi estado de Whatsapp a “No Disponible”, cogí un taxi a Barajas y me dirigí a la puerta de embarque del vuelo de Air Nostrum con destino Toulouse. La aerolínea, que también conecta la ciudad francesa con Sevilla, es la recomendación estrella si quieres evitar los vuelos-mercadillo de otras compañías y empezar el viaje con buen pie.
Después de estas vacaciones con retraso, he aquí cinco caprichos termales para los fieles de la ciudad dispuestos a reencontrarse con la naturaleza.

1. CAUTERETS
Qué visitar: Escondido entre las montañas se encuentra Pont d’Espagne. Un paseo de aire limpio para nuestros pulmones.
Centro de bienestar: Les Bains du Rocher. Cauterets cuenta con unas termas de agua caliente natural, de mineralización compleja, especialmente rica en azufre. Perfecta para limpiar y desintoxicar la piel.
Dónde dormir: Junto a las termas se encuentra el Lion D’Or, un pequeño hotel familiar, acogedor y cercano.
Una curiosidad: Antes de cerrar, La Reine Margot muestra a sus visitantes como se hacen los berlingots, caramelos típicos de la zona.

2. BAGNÈRES DE BIGORRE
Qué visitar: El pueblo de Bagnères de Bigorre tiene una gran herencia medieval. Aprovecha para descubrir los restos góticos que han sobrevivido al tiempo.
Centro de bienestar: Aquensis. Más allá de las propiedades minerales de sus aguas, el centro cuenta con una prodigiosa arquitectura de cristal y madera que juega con la luz natural para una mayor sensación de relax.
Dónde comer: La Courte Echelle, un simpático restaurante de comida casera. Que no te confunda: aunque sea un buffet, no tiene nada que ver con la cafetería de la oficina.
Una curisodad: Françoise de Aubigné, amante de Luis XIV, frecuentaba las termas, acompañada siempre de los rumores de la corte. Nunca se supo si el rey la acompañó en sus viajes.

3. LUCHON
Dónde comer: Les Caprices d’Etigny. No debes irte sin probar el salmón ahumado que se prepara aquí. Centro de bienestar: Balneario de Luchon. Cuenta con una sala de vapor natural única en Europa, construida directamente en las rocas del lugar.
Qué hacer: Aprovecha para explotar los “-ismos” de la montaña: senderismo y ciclismo. Después de unas horas ejercitando las piernas, el baño termal deja de ser un capricho. Una curiosidad: El nombre de Luchon no es casual: viene de Ilixon, diosa de las aguas de la antigua Roma.

4. SAINT GIRON
Qué hacer: La visita a Saint Giron se puede resumir en tres palabras: Chateau de Beauregard. Es la escapada romántica por excelencia. Los hedonistas quedarán hipnotizados por esta casa de campo del siglo XIX en la que cada habitación es única. Cuenta también con un spa excusivo para los huéspedes, y un restaurante (http://www.ariege.com/aubergedantan/index.html)dirigido por Paul Fontvieille, maestro de la cocina allá donde los haya.

5. AX LES THERMES
Qué visitar: A solo media hora se encuentra el Parque de la Prehistoria de Tarascon sur Ariège. Una forma de acercarse a la cultura y el modo de vida de nuestros antepasados magalenienses.
Dóde comer: La visita al parque es larga. Aprovecha y come en el restaurante Le Bouquetin.
Centro de bienestar: Les Bains de Couloubret. Cuenta con un recorrido exterior donde poder relajarse en aguas termales procedentes de la montaña mientras observas la montaña y respiras el aire limpio del lugar.
Una curiosidad: Los baños de Ax les Thermes fueron construidos por orden de San Luis para tratar a los soldados enfermos de las cruzadas debido a sus propiedades medicinales.

Una respuesta a 5 balnearios en los Pirineos franceses

  1. Nos encanta leer artículos sobre balnearios amigos, habéis recopilado una buenísima selección, enhorabuena.

Escapadas

Todo esto
y mucho más
en Escapadas
+