El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Estreno

¿Amor para siempre?

Le Week-End es una película que plantea el debate entre lo malo conocido y lo bueno por conocer en lo referente a las relaciones de pareja.

Es muy normal teniendo una relación estable, agrandar los defectos de la persona con la que uno convive, hasta el punto de que éstos lleguen a provocarnos un sentimiento de saciedad en apariencia insoportable. Este sentimiento puede durar un momento, una semana, un mes, o instalarse permanentemente.

En fase permanente, le ocurre a la sexagenaria protagonista de Le Week-End (Lindsay Duncan) con su marido (Jim Broadbent). No sin embargo a él, que se siente terriblemente colgado de esta mujer, cien veces más inteligente que él en lo emocional, y que se agarra a ella como un clavo ardiendo. Es su salvadora. Sin ella, su vida parece carecer de sentido. Y estoy segura de que incluso llega a creer que la relación con el único hijo de ambos depende en gran parte de ese pilar que sostiene la coherencia y la razón de ser de la familia. “Padezco ansiedad en cada momento del día”, confiesa.

Le Week-End, dirigida por Roger Michell (también creador de la facilona aunque entretenida Notting Hill) es para mí la película más deliciosa de la temporada. Se estrenó el 5 de diciembre y después de dos semanas en cartelera, va sobreviviendo a los blockbusters de Navidad gracias a un efecto boca oído que sigue llenando y que ha permitido que se mantenga en las salas de VO, algo raro en estos tiempos. También, por cierto, según un dato relativamente reciente, a un creciente interés por el cine dirigido a personas de entre 50 y 70 años, que los profesionales del cine europeo están empezando a valorar. Ahora, no solo los adolescentes quieren ir al cine, sino también este grupo demográfico.

Una pareja de ingleses, casada desde hace treinta años, viaja a París un fin de semana con intención de celebrar su aniversario. La excusa es esta, pero la necesidad es otra: recomponer su relación, en la que los rencores, la falta de comunicación, el hartazgo y el tedio, flotan como moscas perturbadoras alrededor de un vaso vacío. Vacío de amor -o eso parece- entre los protagonistas, que a los cinco minutos de empezar la película, ya se plantean “suicidarse juntos” por haber cometido el error de encontrarse frente a frente, durante 48 horas, en un lugar ajeno a su hogar que, por el contrario, les ofrece vías de escape en sus vidas establecidas y rutinarias. Y por toparse con los problemas, avatares y sinsabores en los que a veces nos vemos envueltos durante los primeros momentos de un viaje, como la inapropiada elección de un alojamiento. ¿A quién no le ha pasado esto alguna vez?

Y, ¿quién no ha vivido la experiencia de querer aniquilar a la pareja cuando uno tiene la certeza de que hay una necesidad vital de hacer una reformita en casa y el otro u otra la racanea?

En la otra cara de la moneda, la simbiosis y el amor auténtico, se revelan como algo fundamental para la estabilidad del ser humano cuando éste se encuentra ante situaciones que le resultan del todo ajenas. En la película, una de estas situaciones está ilustrada magníficamente con una escena en la que el hilarante Jeff Goldblum, que caricaturiza de manera sutil a un intelectual, presenta a la pareja a su grupo de amigos con nombre y profesión, no vaya a ser que ésta crea que son personas cualquiera.

Le Week-End es un filme que plantea el debate entre lo malo conocido y lo bueno por conocer por decirlo llanamente, con una capacidad de profundidad nada sencilla, a través de unos diálogos escritos con humor fino y lúcido (por el escritor Hanif Kureishi), elevando el valor de la honestidad por encima de todo. Honestidad a la hora de conocernos, de aceptarnos y de asumir nuestros errores y debilidades.

Se permite, además, hacer una bonita conexión entre el cine de dos generaciones, la de la nouvelle vague y la actual, en paralelo al desarrollo de la historia y a la propia edad de los protagonistas, utilizando para ello una curiosa escena de la película Banda Aparte (1964), de Jean-Luc Godard.

En resumen: una escapada muy recomendable (y algo urgente) para esta navidad en tiempo de ocio, antes de que desaparezca de la cartelera.

2 respuestas a ¿Amor para siempre?

  1. Juan Carlos Rosillo dijo:

    Parece una nueva muestra de ese tipo de cine europeo, heredero del gran Eric Rohmer, que no nos cuenta “una película”, sino que habla con sensibilidad de la vida real y la gente corriente. Tras leer esta informativa reseña, no lo dudo más: voy a ir a verla (por supuesto, en versión original; doblaje que he podido ver en el tráiler me echa para atrás).

  2. María A.del Moral dijo:

    La ciudad donde vivo,en todas la salas se repiten las mismas películas.En Navidad casi todas son para los niños.Ojala llegue aquí pronto.La crítica tan seria y rigurosa que hace Isabel Lapuerta de ella, me ha hecho esperar con ilusión a que pasen estos días.

17273747576777scroll down

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+