El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Estreno

Caníbal

Estrenamos con estreno. Con la última, y excelente película de Martín Cuenca, abrimos sección. Pasen y lean.

“Carlos es el sastre más prestigioso de Granada. Un hombre respetable. Su vida es el trabajo y comer. Pero no cualquier cosa: se alimenta de mujeres desconocidas, con las que no tiene ningún vínculo emocional. Todo eso cambia el día que conoce a la joven rumana Nina, que busca desesperadamente a su hermana gemela Alexandra, desaparecida días atrás”. (Filmaffinity). 

 Eros y Tánatos
Dejando aparte las influencias cinematográficas que el director Manuel Martín Cuenca haya podido recibir a la hora de escribir el guión de Caníbal, tras ver la película es inevitable pararse a respirar y, de paso, reconocer que estamos ante una obra importante. Será necesario soportar toda una serie de referencias, tanto en temas comunes como en escenas concretas, a clásicos como Vértigo y Psicosis, y en alguna medida a la obra de Buñuel y de Chabrol, como asegura el propio director.

Pero pocas veces se puede decir de una obra cinematográfica que es diferente a las demás. Y esta lo es. No solo por su temática, desgarradoramente cruel, ambigua y llena de matices que invitan a reflexionar, sino por su estilo lento, contundente y repleto de fuerza.

La estética del filme posee un predominio del color blanco -nieve- para reflejar la frialdad interna del protagonista, brillantemente interpretado por Antonio de la Torre, que es capaz de mostrar el  lado cruel, horripilante e inhumano del personaje, a la vez que la parte más cándida y humana del hombre que ama, pues de amor trata la película. Como dicen los teóricos del psicoanálisis, el amor es el gran enemigo de la especie humana. Freud desarrolló la teoría de la pulsión de muerte, en la que el amor es vivido cotidianamente con una pasión que interrelaciona eros y tánatos, sexo y violencia, amor y odio. Y según la cual, por tanto, el deseo sexual está subordinado a la agresión.

He aquí el tema principal, llevado a cabo con maestría por este joven director que ya demostró con La Flaqueza del Bolchevique (2003) tener grandes habilidades para construir una historia compleja. Su sensibilidad, además, queda probada al conseguir en esta ocasión una obra fundamentalmente romántica.

Montada meticulosamente haciendo un uso frecuente de la elipsis, la película contiene algunas de las escenas más impresionantes del cine español de los últimos años. El guión es tan milimétrico que el espectador se queda absorto desde el inicio de la historia. Todo resulta imprescindible. Desde la presentación del relato con el primer encuadre de la gasolinera, hasta la asistencia del protagonista a la procesión de la Semana Santa, con la Virgen luciendo el manto que le ha sido encargado como sastre, símbolo de un amor posesivo (impide que el cuerpo sea contemplado por otros).

Del resto de los elementos, es remarcable la ausencia total de banda sonora.

La mezcla del ritual y la liturgia, cada uno en su ámbito, el doméstico de un lado y el religioso del otro, añade al significado filosófico del amor y la muerte, una carga simbólica de enorme interés.

Martín Cuenca, además de un filme complejo con posibilidad de un análisis profundo sobre temas trascendentales, consigue que el espectador se deje llevar por la empatía que produce el protagonista a pesar de su monstruosidad, llevándole a hacerse cuestiones sobre la esencia del amor, tales como: ¿todo amor tiene su sombra? ¿Destruye al ser amado un deseo ilimitado? Y por último, y más directamente vinculada con la película, ¿depende esta destrucción de la fuerza con que se ama?

Una respuesta a Caníbal

  1. Maravillosa exploracion de la pelicula. Enhorabuena.

1828384858687888scroll down

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+