El Hedonista El original y único desde 2011

“¡Si uno conociera lo que tiene, con tanta claridad como conoce lo que le falta!”. Mario Benedetti

Menu abrir sidebar

Estreno

El caso Sloane está Interpretada por una fantástica Jessica Chastain‘El caso Sloane’, entre lobbies y lobos

Un tenso thriller sobre los intereses y tejemanejes que esconde la política

Parece que el Capitolio es una gran mesa de póquer donde todos acuden con cartas marcadas. Y John Madden se ha propuesto contarnos la historia de quienes las marcan. Director de tendencias edulcoradas, más que demostradas en Shakespeare in Love (1998) o El exótico Hotel Marigold (2011), pero también de, cuanto menos, un drama histórico fresco –Su majestad Mrs. Brown (1997)- y una película de espías eficaz –La deuda (2011)-, el británico vuelve a las pantallas con un thriller judicial sobre ese submundo de lobbies y grupos de presión que empantanan la democracia estadounidense. Lo hace con garra, construyendo un relato enérgico que no deja títere con cabeza ni recurso en el tintero. Y que, a pesar de terminar más cerca de Ahora me ves… (2013) que de Testigo de cargo (1957), consigue atrapar de principio a fin.

La película abre en pleno juicio de su protagonista, la lobbista que da título a la obra, interpretada por una fantástica Jessica Chastain. Analítica y calculadora, fría como uno de esos témpanos de hielo capaces de hundir el transatlántico que se le antoje, mediante una serie de flashbacks descubrimos las razones que la han llevado al banquillo. Primero, sus estratagemas para bloquear un impuesto al aceite de palma, con el gobierno de Indonesia como cliente y un senador estadounidense como principal untado (Nutella tax, lo bautizan). Luego, sus maquinaciones para desengrasar una legislación favorable al control de las armas de fuego, con la industria armamentística en su contra y medio senado por engatusar. Sorprendentemente, dado su talante maquiavélico, se lanza a esta noble campaña tras dimitir de su anterior empresa, al rechazar una generosa propuesta del bando contrario que su ex-mentor (Sam Waterston), ex-colega (Michael Stuhlbarg) y ex-protegida (Alison Pill) no dudan en abrazar. A los que se tendrá que enfrentar desde las oficinas de una minúscula firma impulsada por un idealista de la vieja escuela (Mark Strong) y varios soñadores de la nueva (Gugu Mbatha-Raw, Douglas Smith), que no siempre estarán convencidos de la viabilidad y moralidad de sus tácticas.

Historia, por tanto, sobre la verdadera guerra fría en la que anda sumergida la más antigua entre las democracias modernas, un sistema que se vanagloria de estar blindado al cambio, por aquello de evitar los antojos de temporada, pero abre de par en par sus puertas traseras (y giratorias) a los caprichos del capital. Porque convencer a los ciudadanos desde el escaño sobre las bondades de, digamos, un sistema de salud universal, parece resultar difícil. Y en cambio legitimar las decisiones más cuestionables por la vía del márquetin tremendamente fácil, cuando los pagadores tienen suficiente liquidez.

Aun careciendo de los brillos más afilados de su pluma, la película, escrita por Jonathan Perera, se presenta como deudora indiscutible del espíritu Sorkin, especialmente de The Newsroom (2012), con la que comparte dos protagonistas y una misma querencia por los diálogos vertiginosos, los personajes incombustibles y los juegos con el tiempo y el espectador. Carece también de los conatos más sentimentalistas del maestro, afortunadamente, y está a su altura desde el punto de vista de la fotografía y el diseño sonoro, siempre impecablemente pulidos.

Pero esto no va de superficies reflectantes, aunque Madden quiera reflejar con su película la imagen del Washington más deformado. Sino de lanzar cartas sobre el tapete y sobres bajo la mesa, de los incesantes chantajes, compromisos, quiebros y engaños que se suceden sin descanso durante las más de dos horas de metraje. Porque la protagonista siempre tiene algún as en la manga con el que vencer a sus oponentes y espectadores. Más de cuatro, desde luego. Y aunque al final se le caigan todos torpemente sobre la mesa, desvelándose el engaño, la apuesta acumulada merece que la partida fuera jugada.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+