El Hedonista El original y único desde 2011

“Todo lo que de vos quisiera es tan poco en el fondo porque en el fondo es todo.”. Julio Cortázar

Menu abrir sidebar

Estreno

El británico Mick Jackson vuelve a la pantalla grande con un drama judicial modesto basado en un famoso caso de negación del HolocaustoNegando la ‘Negación’

Modesto drama judicial protagonizado por Rachel Weisz, Tom Wilkinson y Timothy Spall, basado en un famoso caso real centrado en la negación del Holocausto.

Con Rachel Weisz encarnando a la historiadora americana Deborah Lipstadt, profesora de Judaísmo Moderno y de Estudios del Holocausto, y Timothy Spall al controvertido escritor británico David Irving, tristemente famoso por su férrea negación del Holocausto, Negación (2016) se presenta como un refinado drama judicial contenido en su progreso pero pujante en su contenido, que hará las delicias de los amantes del género menos impetuosos.

Basada en el mediático proceso Irving contra Lipstadt, desarrollado entre enero y abril de 2000, la película abre en 1994, con un escurridizo Irving tomando la palabra por asalto durante una presentación entre estudiantes universitarios del libro “La negación del Holocausto” de la profesora Lipstadt, donde reta a la profesora a un debate público sobre la realidad del Holocausto, que ella rechaza porque se niega a hablar con negacionistas. Adjetivo que el propio Irving se niega a aceptar, al considerarse un historiador serio que va con la evidencia documental por delante, acusándola dos años después por difamación ante los tribunales británicos. Armada con un equipo judicial de primera, formado por el procurador Anthony Julius (Andrew Scott) y el abogado defensor Richard Rampton (Tom Wilkinson), enfrentada a un Irving que decide defenderse a sí mismo ante el juez, Lipstadt se verá arrastrada a una breve pero intensa batalla judicial.

Con un guion que se adhiere a las transcripciones del juicio real y una puesta en escena de estilo prosaico, el británico Mick JacksonHéroes de papel (1989), El guardaespaldas (1992)- vuelve a la gran pantalla con una película de alma telefilmera, modesta en sus medios y ambiciones, pero resultado notable, merced a un trabajo actoral loable por parte de sus protagonistas, que consiguen dotar de cierta trascendencia humana a unos personajes que bien podrían haber caído en la mera funcionalidad dramática. En cualquier caso, el mayor acierto del filme radica en ciertas propuestas del guion escrito por David Hare a partir de la crónica que Lipstadt redactó sobre el proceso, cuyas particularidades han permitido a los autores introducir algunos matices frescos en una película que bien podría haber caído en la mera convencionalidad genérica.

Primero, porque el propio caso exigió la toma de varias decisiones que alejan la película de los lugares comunes del drama judicial a la americana, posicionándonos por ejemplo junto a un protagonista que durante todo el proceso parece no tener ni voz ni voto ya no solo a la hora de plantear la estrategia de su defensa, sino de defender las ideas que en el juicio se están discutiendo, en las que es una reconocida especialista. Realidad a la que el director se mantiene fiel en la película, introduciendo buenas dosis de frustración en el espectador a medida que avanza la trama, que solo alguna interjección espontánea de la protagonista ayuda a aliviar.

Y segundo, el hecho de que el juicio se desarrollase en suelo británico introduce una singularidad curiosa, de interesantes consecuencias dramáticas. Al parecer el Reino Unido es una suerte de paraíso para los litigios por difamación, al poner su sistema jurídico la carga de la prueba (onus probandi) sobre los hombros de la parte demandada en lugar de la parte demandante, lo que convirtió el litigio por difamación en un juicio sobre el valor histórico de las evidencias documentales sobre el Holocausto, con interesantes reflexiones sobre la epistemología y la deontología del proceder historiográfico, así como la adecuación de los tribunales a la hora de dictar sentencias al respecto. A lo que se suman toda una serie de rituales de cortesía extraños para el público de mirada hollywoodiense, como el intercambio previo de las preguntas que se formularán en el interrogatorio, que restan ímpetu a la narración, incapaz de jugar a la sorpresa y al arrinconamiento, pero dotan de gravedad dramática a los encuentros y desencuentros entre los personajes.

Así, a pesar de su modestia técnica y un planteamiento narrativo nunca llega a agitar el encefalograma del espectador, Negación consigue alzarse como un drama judicial sólido, con varios aciertos estéticos (la escena en Auschwitz) y dramáticos (la intervención final del juez) susceptibles de elevar el resultado final por encima de lo que el manido género nos tiene acostumbrados.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+