El Hedonista El original y único desde 2011

“Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo.”. Julio Cortázar

Menu abrir sidebar

L de Libros

«Los dos hoteles Francfort», otra genial novela del norteamericano David Leavitt.Nada es lo que parece

Una novela que habla de algo tan simple como las relaciones de pareja, pero en la que nada es lo que parece...

Es esta una novela ligera, que se puede leer en la playa, levantar la vista para comprobar que nuestra pareja sigue ahí, y retomar la lectura sin perder el hilo.

Los dos hoteles Francfort es una historia aparentemente sencilla, escrita con un lenguaje directo, que también parece fácil. Pero la realidad es otra. De repente uno se siente atrapado de tal forma por la novela que ya no le importa si la pareja continúa en la hamaca contigua o ha desaparecido.

En 1940, Lisboa acogía a refugiados de toda Europa que solo querían un pasaje para viajar a Estados Unidos. Mientras lo conseguían y no, tenían que entretenerse de algún modo. Eso hacen las dos parejas protagonistas de esta novela.

El pegamento que une a las parejas es de muchos tipos. Puede que esté compuesto de amor, pero lleva muchos otros ingredientes. Por eso hasta las más adheridas relaciones se resquebrajan por donde menos se espera.

El trasfondo histórico, la tensión del momento y la rotundidad de los personajes ha hecho que este relato se compare con la mítica Casablanca, de Michael Curtiz. Y sí, es fácil imaginar Los dos hoteles Francfort en película. Pero desde ya, antes de que soñemos con verla en el cine, podemos caer en el tópico de afirmar que la novela es mejor.

La trama no decae en ningún momento, la narración es ágil, los personajes resultan interesantes, los capítulos son breves, nada sobra… David Leavitt escribe al estilo de los grandes norteamericanos: directo como un disparo. Prueba de ello son El contable hindú, Junto al pianista o el magistral retrato de Alan Turing. El hombre que sabía demasiado. Este profesor universitario, que enseña a otros a escribir, es un verdadero maestro. En la autobiografía de su página web se declara admirador de autores que dan idea de por dónde camina: Graham Green, Nabokov… pero el primero es el gran John Cheever.

Leavitt es, además, exquisitamente sutil. Resulta delicioso el pasaje erótico en el que dos de los protagonistas atascan los desagües de la ducha después de volver de la playa. No se la pierdan, llévensela de vacaciones, pero tengan cuidado con la arena.

Una respuesta a Nada es lo que parece

  1. gabriela dijo:

    ¡Gracias por esta recomendación! Me encanta David Leavitt.

L de Libros

Todo esto
y mucho más
en L de Libros
+