El Hedonista El original y único desde 2011

“Si te encuentras solo cuando estas solo, estas en mala compañía.”. Jean Paul Sartre

Menu abrir sidebar

L de Libros

Trece años después de su muerteVuelve el espíritu de Bolaño

Su última novela, por el momento, es ‘El espíritu de la ciencia-ficción’

Seguir publicando después de muerto es un honor reservado a los mejores. El espíritu de la ciencia-ficción es el cuarto inédito póstumo de Roberto Bolaño y el décimo libro que se publica desde su muerte.

Y ojalá aparezcan más. Cuestionarse si es lícito publicar lo que un autor dejó en el cajón es no ver con ojos de lector: siempre deseamos conocer más de los autores que amamos; necesitamos combatir la frustración de saber que no volverán a escribir.

El espíritu de la ciencia-ficción está escrito a principios de los ochenta. El autor creyó acabarla en 1984, pero no parecía conforme. En el 85 siguió haciendo cambios, tal como refleja en una de sus cartas: «Esta novela de mierda me tiene atenazado por todas partes. Quiero y debo terminarla pronto […] y en la tarea me he convertido en Hulk, el hombre verde, algo desastroso». Se sabe que un año después continuaba con la que llamó «mi abominable novela». Quizá la abandonó o se enredó con otras obras, puede que ya se supiera capaz de hacer cosas mejores, o tal vez la vida no le dio para más.

Como su vida misma

Los fans de Roberto Bolaño podrán disfrutar en este libro de su buena literatura, y también encontrar en sus páginas la semilla de posteriores novelas y de algunos de sus personajes. Este casi inédito libro habla de dos jóvenes que comparten amistad y buhardilla en el México DF de los años setenta. En su calendario, durante el día o la noche, hay sobre todo literatura y, en concreto, ciencia-ficción, un tema que no es más que la metáfora de la búsqueda de lo desconocido, de lo que podría ser aunque nunca exista la certeza. Además de literatura y amistad, aparecen el amor y la sorpresa de las primeras experiencias sexuales.

No hay una estructura sólida en El espíritu de la ciencia-ficción, pero sí hermosas partes aisladas. Aquí y allá emerge el poeta trufando la prosa, como cuando califica de «ofrenda» la moto aparcada frente a la casa de la amada, la vez en que se declara enamorado «desde hacía una hora» o el párrafo en el que su alter ego comenta: «Hoy, creo, es una noche feliz. He leído, he escrito, he estudiado, he comido galletas y tomado té». Es la sencilla belleza de Bolaño.

El regalo de su letra

La novela que publica Alfaguara tiene el acierto de incluir algunas páginas finales con sus manuscritos. Emociona ver la letrita prolija de Bolaño, su caligrafía delicada que invade los márgenes de las libretas, unas con espiral, otras de rayas. Gusta ver sus tachones livianos, tan poco agresivos; el antes y el después de las líneas pasadas a limpio desde la antigua agenda azul oscuro de 1906… Su escritura es a veces apresurada y a veces como la de un colegial. Hay dibujos, anotaciones, croquis y esquemas de la novela. Y eso es un regalo valiosísimo para el lector de hoy, el de la era postcomputer.

El espíritu de la ciencia-ficción es una oportunidad más de saborear a Roberto Bolaño, y no hay que dejarla pasar. La muerte de un autor es un problema para los lectores, y no solo por el hecho obvio de que antes o después pondrá fin al suministro, sino porque mitifica al escritor, hay riesgo de modificaciones, exageraciones y retoques estéticos. Pero si se acaban las peleas entre sus editores, si se aparca la afición patria de denostar a las viudas (que no a los viudos) y si se dejan aparte los temas que nada importan a la literatura, los lectores podremos todavía disfrutar de más Bolaños. Ojalá.

2 respuestas a Vuelve el espíritu de Bolaño

  1. Anto Chozas dijo:

    Muy, muy bien, Ana. Soy de Bolaño

L de Libros

Todo esto
y mucho más
en L de Libros
+