El Hedonista El original y único desde 2011

“Mi vida ha estado llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca sucedieron.”. Michel de Montaigne


Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

Presentación de los modelos Thruxton, T120 y Street TwinGama Triumph Classic 2016, toma de contacto

Para este 2016, Triumph ha renovado sus modelos Bonneville, con nuevos motores, nuevos chasis y más electrónica, consiguiendo mantener intacto todo su ADN.

Con la llegada de las nuevas Triumph Thruxton, T120 y Street Twin, la marca inglesa se adapta a las nuevas normas anticontaminantes (Euro 4) consiguiendo además mejorar las prestaciones de sus neo-clásicas.

Si hay una marca en el mundo de las dos ruedas que ha mimado siempre su gama retro esa es Triumph. Su compromiso con las motos de corte clásico se acrecentó con la llegada de sus alabados motores de dos cilindros en paralelo. Estos propulsores, junto a los chasis doble cuna de acero sobre los que se instalaban, retomaban las líneas de las primeras Bonneville de los 60 y 70, consiguiendo convertirse, con las distintas versiones que se fueron sucediendo a lo largo de los últimos años, en el auténtico referente del sector.

Con estos antecedentes, es fácil imaginar la presión que ha supuesto para Triumph poner al día toda su gama Classic y superar la restrictiva norma anticontaminante Euro 4. Para conseguirlo, se ha optado por instalar una nueva refrigeración líquida, con el radiador de agua situado donde anteriormente se encontraba el de aceite, procurando que todas sus tuberías sean prácticamente inapreciables. Otro problema bien resuelto, ha sido la ubicación del catalizador en la parte delantera del motor, bajo el radiador, donde apenas es visible, permitiendo que los escapes mantengan su estética de siempre. Con esto y la inclusión de más electrónica, se ha conseguido limitar las emisiones, reducir considerablemente el consumo de gasolina, aumentar las prestaciones y mejorar sensiblemente la entrega de potencia.

Con objeto de que la prensa especializada pudiera comprobar el buen trabajo realizado, Triumph nos reunió el pasado 31 de abril para tener un primer contacto con los nuevos modelos. Se presentaron cinco versiones Bonneville: la Street Twin, con motor de 900cc y una potencia de 55cv, es el modelo de entrada a la gama, una moto que por altura y peso es apta para todos los públicos; la T120, que monta un motor de 1200cc, con 80cv y un impresionante par de 105Nm, es la Bonneville que se mantiene más fiel al primer modelo de 1959; la T120 Black, una versión del anterior, en la que se ha prescindido de los cromados, dándole un aire más actual; la Thruxton, un auténtico Café Racer, que también monta un 1200cc pero con una potencia de 97 caballos y 20 kilos menos de peso respecto a las T120; y por último la Thruxton R, una deportiva, que al motor de su hermana le ha sumado una parte ciclo de primera línea que incluye frenos Brembo y amortiguación de los especialistas Showa y Öhlins.

Una vez repartidas las motos, comenzamos la ruta de 92 kilómetros que nos habían preparado. En mi caso me tocó empezar con una flamante Thruxton R. Se trata de una moto muy distinta a las versiones anteriores, más próxima a una deportiva de 100 caballos que a una clásica. Su motor entrega la potencia de una manera suave y lineal, más o menos instantánea dependiendo del modo de conducción que elijamos (Sport, Road o Rain). Su horquilla invertida Showa BPF (Big Piston Fork), completamente ajustable, en combinación con sus dos amortiguadores Öhlins con depósito independiente (Piggy Pack), funciona a la perfección animándote a tener una conducción alegre y dinámica, a lo que ayuda la posición conducción, con unos reposapiés bien situados y unos semi-manillares no excesivamente bajos, que no cargan en exceso las muñecas… fue todo un descubrimiento.

Tras la primera parada, decidí probar la versión más económica de la gama, la Street Twin. Lo primero que me llamó la atención fue la sensación de ligereza y lo baja que es, sus 198 kilos en seco parecen muchos menos gracias a su altura desde el asiento, solo 750mm. Otro detalle a valorar es su suavidad en marcha, lo que unido a su par motor de 80Nm, entregado a tan solo 3.230 revoluciones, la convierten en una moto muy fácil de llevar. Además desde Triumph nos proponen varios kits, llamados de inspiración, para comenzar con su personalización, en el caso de la unidad que probé llevaba el Brat Tracker, pero con el asiento y los puños en marrón, que combinaban muy bien con el negro mate del conjunto. Una moto perfecta para entrar en el mundo de las clásicas de Triumph.

Para el final de la prueba opté por la especialidad de la casa, la T120, en este caso con una bonita combinación de color en negro y blanco. Circulando sobre esta Bonneville, tienes la sensación de que todo está en su sitio, es realmente cómoda, y gracias a sus buenos 80 caballos de potencia los kilómetros caen sin darnos cuenta. Es una moto con la que disfrutar tanto conduciéndola como de pie mirándola, tiene un derroche de detalles y exquisitos acabados que la hacen la opción idónea para aquellos que quieren diferenciarse de los demás sin renunciar a la última tecnología. Buen ejemplo de ello es la precisión de su cambio de seis velocidades, sobre el que actúa un embrague con deslizamiento limitado, sus puños calefactables o su acelerador electrónico. El perfecto equilibrio entre modernidad y tradición.

Antes de acabar, sería injusto por mi parte no mencionar otra moto que probé y me impactó por su tacto extremo y personal, se trataba de una Thruxton “básica” con un kit Café Racer, con el que se prescinde del guardabarros trasero, incorporándose un faro compacto junto a unos minúsculos intermitentes led y un pequeña cúpula ahumada, y que gracias al sonido ronco de sus escapes Vance & Hines y sus semi-manillares situados por debajo de la tija lograron trasladarme a una época de Rockolas y carreras clandestinas en el Londres de los sesenta. Quizás sea esta la causa del reciente éxito de las motos neo-clásicas, acercarnos a la estética y la música de un pasado idealizado en el que la moto era algo más que una simple máquina, un sector en auge por el que Triumph lleva años apostando de manera exitosa y en el que gracias a estos nuevos modelos seguirá teniendo mucho que decir.

Tecno&Motor

Gadgets

Probamos la Peugeot eF02: libertad urbana

Karam El Shenawy

Con unas ciudades cada vez más restrictivas, los fabricantes de coches están viendo un filón en la movilidad de dos ruedas. Peugeot es una de las pioneras como demuestra con esta eF02, la segunda generación de su bici eléctrica que nosotros hemos probado. leer

Tecno&Motor

Harley Davidson Fat Boy 30th Anniversary

Manel Hospido

Con esta serie limitada, que celebra los treinta años de su lanzamiento, la Fat Boy vuelve a cubrirse de negro. Una decoración que se repetirá en un futuro modelo de producción más asequible que con toda seguridad se denominará “S”. leer

Tecno&Motor

Probamos el Audi Q3 Sportback: el enemigo en casa

Karam El Shenawy

Audi se desmarca del resto de competidores proponiendo este Q3 Sportback con un diseño más atractivo que el del Q3, con la misma habitabilidad y con un comportamiento más firme. La duda surge si lucha contra el resto o contra su propio hermano. leer

Tecno&Motor

7 días con la Triumph Speed Twin 1200

Manel Hospido

La Triumph Speed Twin se sitúa en la parte alta de la gama Modern Classic de la firma británica. Una moto que combina el reconocible ADN de las Bonneville con un potente motor similar al montado en las Thruxton. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+