El Hedonista El original y único desde 2011

“Si te encuentras solo cuando estas solo, estas en mala compañía.”. Jean Paul Sartre

Menu abrir sidebar

Relojes

Francisco Navarro: herrador

Segunda entrega de esta serie dedicada a los artesanos que trabajan cuidando a los caballos. Un buen herraje es imprescindible

Herrador (de ferrador) m. El que por oficio hierra las caballerías.
Herrar (de hierro) tr. Ajustar y clavar las herraduras a las caballerías, o los callos a los bueyes.
Herradura (de herrar) f. Hierro aproximadamente semicircular que se clava a las caballerías en los cascos o en las pezuñas de algunos vacunos para que no se los maltraten con el piso.

Se llama Francisco Navarro y es subteniente en el ejército, donde ejerce como maestro herrador en la Guardia Real. Treinta y un años desempeñando un trabajo artesano que aprendió en el IPE nº2 en Calatayud (hoy en día Academia Logística del Ejército) le permiten hablar con cierta autoridad. Comenta que su oficio, el de herrador,  poco a poco se va perdiendo, aunque en el ejército aún se enseña y se pasa de unos a otros. Sobre todo en la Guardia Real. Allí con 180 caballos machos  en activo (entre percherones y puras sangre) nunca falta el trabajo.

La Guardia Real. Tener la oportunidad de visitar las dependencias de la Guardia Real para llevar a cabo este reportaje ha sido toda una experiencia, y más positiva de lo que nunca hubiéramos imaginado. Fuimos recibidos por un equipo absolutamente profesional formado por veterinarios, jinetes, domadores, herradores, guarnicioneros… que tienen como objetivo el cuidado máximo de unos caballos dedicados, sobre todo, a desfilar, hacer servicios en el Palacio de la Zarzuela y a realizar los cambios de guardia en el Palacio de Oriente. Las instalaciones (desde el quirófano o la fragua) están perfectamente equipadas, y uno aprende mucho de profesionales a los que normalmente no se tiene acceso.

La función. “El caballo, lógicamente, no debería necesitar la herradura -comenta Navarro- pero nosotros le hacemos trabajar y le llevamos por pedregales, asfalto…  lo que desgasta el casco más de lo que lo haría si estuviera en un prado, y ahí es donde necesita de la herradura”. Y aunque el casco se regenera a razón de un 1 cm al mes, cuando el caballo trabaja, necesita la herradura. “Hay dos formas de herrar -continúa el subteniente Navarro- una en frío, que es preparando el casco y clavando; y otra en caliente, lo que supone calentar la herradura y que el fuego asiente bien la herradura al casco”. Del cuidado en el herraje dependerá en muchos casos la salud del caballo. “La herradura no tiene que perjudicar al casco, tiene que ser una continuación de éste. En el momento que le cambiemos un aplomo al caballo, le vamos a presionar los tendones, influyendo sobre su esqueleto y va a cojear”.

Los materiales. La herradura más común es de hierro, pero hay otros tipos de herraduras, en función del trabajo que desempeñe el animal. Las hay de aluminio, de cuero, otras que por dentro son de hierro y tienen una base de goma para no resbalar. “Hoy día las herraduras se adaptan al trabajo del caballo, y se le añaden ramplones (tacos como los de las botas de los futbolistas) para que se agarren; o vidias (salientes de agarre) o bien herraduras de aluminio muy finitas que se usan en alta competición para que no pesen” comenta el subteniente.

Los cuidados. El caballo se hierra cuando lo necesita, ni más ni menos. Según Francisco Navarro “no se puede estar herrando a todas horas, porque cada vez que metemos un clavo o rajamos el casco estamos tocando material sensible. Como cada dos meses hay que retocar o limar el casco porque le crece 2 cm y empieza a perder aplomos, recortamos el casco y aprovechamos parra herrar. En un buen herraje el caballo no cojea, va bien, y está a gusto, y el jinete lo percibe”. Otro factor a tener en cuenta es el cuidado continuo de los cascos. “Si me mojan mucho, pueden deshacerse; y si hace mucho calor, pueden endurecerse, se hacen razas (grietas verticales) y se rompen” concluye el experto.

El reloj. Socio de las carreras de caballos con y sin obstáculos más renombradas del mundo, Longines presenta The Longines Saint-Imier Collection cuyo hilo conductor es la forma de la caja, directamente inspirada en un modelo de 1945. La sutileza de las líneas y las asas disociadas de la caja confieren a estas piezas un ingenioso equilibrio entre clasicismo y modernidad. Todos estos relojes están animados por movimientos mecánicos, cuyo funcionamiento se puede admirar a través del fondo de cristal de zafiro transparente.

La pieza que presentamos  de la Collection Retrograde Moon Phases de la The Longines Saint-Imier Collectiontiene un diámetro de 44 mm, alberga el calibre L707, especialmente desarrollado y realizado en exclusividad por ETA para Longines. Está disponible con una esfera negra o plateada adornada con 12 números árabes, ostenta cuatro funciones retrogradas, así como la visualización del día, de la noche y de las fases lunares. Las correas de piel de aligátor de color negro o marrón combinadas o un brazalete de acero con cierre desplegable de seguridad complementan estas piezas exclusivas.

PVP recomendado:  3.010 €.

2 respuestas a Francisco Navarro: herrador

  1. Pablo dijo:

    Que buen reportaje.
    Los oficios de toda la vida, de la historia antigua diría yo, son algo muy atrayente.

  2. Fuencisla dijo:

    Que agradable constatar que aún quedan personas para las que el trabajo bien hecho no está supeditado al interés económico. Un reportaje ameno y detallado.

Relojes

Todo esto
y mucho más
en Relojes
+

TIempo de tradición

Relojes

Barcelona con la hípica

Miguel de Santos

Durante tres días, del 26 al 29 de septiembe, la ciudad acogió la 102 edición del CSIO (Concurso de Saltos Internacional) con Longines como patrocinador. leer

Relojes

Miguel Gómez: guarnicionero

Miguel de Santos

Con este reportaje iniciamos una serie que hemos llamado ‘Tiempo de Tradición’, y que tiene el mundo del caballo y sus artesanos como protagonistas. La marca relojera Longines nos acompaña en la aventura. leer

Todo esto
y mucho más
en TIempo de tradición
+