El Hedonista El original y único desde 2011

“ Yo sé que la poesía es imprescindible, pero no sé para qué.”. Jean Cocteau

Menu abrir sidebar

Relojes

“Swatch es ligereza, transparencia y pasión”

Aprovechamos su fugaz paso por Madrid para entrevistar a Carlo Giordanetti, director creativo de Swatch que nos ayuda a entender mejor los cimientos de esta exitosa marca.

Mucho más que un reloj. Ninguna marca ha puesto en juego tanta creatividad en el mundo de la relojería como ésta. En 30 años se han hecho más de 6.000 modelos y se ha colaborado con más de 100 artistas en ediciones especiales. Con motivo de una exposición del artista español José Carlos Casado, que ha pasado por hotel de artistas promovido por Swatch, The Art Swatch Peace Hotel, aprovechamos para charlar con Carlo Giordanetti, director creativo de Swatch. 

¿Cuál es, paso a paso, el proceso creativo de una nueva línea de Swatch?
Hacemos 4 colecciones al año. Hay ideas que están en el aire y otras en el corazón. Nuestro trabajo como equipo creativo es captar las cosas que están en el aire. Trabajamos más con imágenes que con palabras: muchas vienen del mundo del arte, del mundo de la moda, y muchas de las los magazines internacionales que miramos (en mi caso unos 60 a la semana). Luego discutimos con el equipo creativo, y ellos lo interpretan libremente.

¿Pero también trabajáis con creativos de fuera de la casa, no?
Sí, pero son colaboraciones puntuales, por ejemplo para una pequeña línea o algo así. Hay una base muy sólida dentro, pero hay

– ¿Las cuatro líneas que lanzáis al año son iguales para todos los países del mundo?
Sí, es un concepto global.

– Treinta años creando… ¿sabes cuántas colecciones se han hecho desde entonces? ¿Y el número de artistas?
Hay más de 6.000 modelos, si bien el número no es preciso pues hay pequeñas variaciones que son de proyectos especiales. En cuanto al número de artistas como tales, que hayan hecho alguna colección limitada, hablamos de 100. Son artistas de todo el mundo, también de África o de Australia, aborígenes, por ejemplo.

¿Trabajáis la re-ediciones en el caso de que un modelo funcione?
Nunca; esa es una de nuestras señas de identidad. somos un poco ‘suicidas’, porque incluso ante un gran éxito hay reglas y principios y se respetan: Swatch es una marca suiza.

¿Cuál es el mensaje que quiere transmitir Swatch?
Para mí Swatch es tres cosas. La primera, la ligereza en su propio espíritu, en la manera de ser, de verla vida y con sentido del humor. El segundo elemento es la transparencia en las ideas y los principios que nos animan. Y el tercero es la pasión; es una marca con la que no se puede trabajar sin pasión.

¿Son los principios con los que nació esta revolucionaria marca?
Desde luego. Esta marca la creó un auténtico visionario, Nicolás G. Hayek (1928–2010), y para Suiza es un héroe (lo mismo que Guillermo Tell), el tuvo de una visión, y su pasión y sus ganas de provocar siguen en la marca. En aquellos años, los ochenta, él tuvo que pelear contra sus mayores enemigos: los mismos suizos. Pero eso es Swatch, la mezcla entre la precisión relojera suiza y algunos otros talentos que no son suizos, que viene de los ‘mediterráneos’.

¿Qué valor añadido busca el comprador de este reloj?
Es una manera de mostrar cómo uno ve la vida. Es un manifiesto de cómo quieres que te vea la gente, porque con un Swatch siempre tienes la idea de ser original y de llevar algo muy personal. Y luego el precio le da ese valor democrático de que todo el mundo puede tener un reloj. Se produce una historia emocional. Es una historia de lujo, pero de lujo intelectual, no del lujo evidente.

¿Qué punto de libertad tiene el creador frente al marketing?
Los únicos límites vienen impuestos por los mensajes en el ámbito político, religioso y sexual; ahí no entramos. Bueno, en el caso de Swatch el producto es muy importante y la creación y el marketing van de la mano. Es una marca que se mueve muy rápido, y en este sentido el compromiso con las ventas está ahí: los comerciales tienen el trabajo de vender relojes hoy; nosotros como creativos estamos a un año vista, viendo lo que está por llegar; hay un diálogo en el que hay mucho respeto entre unos y otros.

¿En qué países es mejor aceptado este concepto?
En Singapur, y Taiwan… Siempre en países que miran a Europa.

¿Y -pregunta obligada- en China?
Estamos creciendo de manera sólida y sana. No fue un éxito arrollador en un principio, pero crecemos de manera estable. En un principio se pensó en el público adolescente, pero es cierto que Swatch tiene compradores con cierta elaboración cultural.

¿En qué gran proyecto se trabaja ahora?
En Shangai, en The Art Swatch Peace Hotel, del que hoy tenemos una muestra en Madrid (17, 18 y 19 de octubre) presentando la obra de uno de los alojados en ese ‘hotel del arte’, José Carlos Casado. Es una especia de pensionado de arte, abierto desde 2011, y por el que han pasado ya más de 80 artistas. Y ya tenemos muestras de trabajos hechos por esos artistas. Los hay de 80 o de 18 años; y venidos de todo el mundo; tradicionales, modernos… y pasan allí entre tres y seis meses. Hay un proyecto de extender la idea a otras ciudades.

2 respuestas a “Swatch es ligereza, transparencia y pasión”

  1. Lorena dijo:

    Los felicito es un excelente reloj, de mi parte tuviera uno diferente para cada día, la mayoría me gustan, el que me regalaron es el transparente todo se ve la maquina por y sus componente es bello y lo tome en color dorado con plateado (maquinaria) se ve “chic”

  2. rodrigo dijo:

    He tenido varios Swatch y finalmente acepté que son relojes baratos desechables con solamente un bonito diseño. Si quieres repararlos, es imposible. incluso si rompes un Irony, te das cuenta que es mecánica plástica desechable.

Relojes

Todo esto
y mucho más
en Relojes
+