El Hedonista El original y único desde 2011

“Si te encuentras solo cuando estas solo, estas en mala compañía.”. Jean Paul Sartre

Menu abrir sidebar

Autodiálogos

De cuidarse (y bien)

¿Hemos puesto en la palabra spa demasiadas expectativas? Seguramente. Y también de la llamada del amor y de sérum faciales que funcionan.

De spas que defraudan, serums que funcionan y despertares primaverales que tienen que ver con algo parecido al amor.

YO MISMO: Estos días ha caído en mis manos un ejemplar del primer número de la edición española de Forbes.
MI OTRO YO: ¿Vas a citar el decálogo de Onassis?
YM: No, simplemente comentar a quien no haya visto la revista que la portada la protagoniza el que fuera célebre millonario y que, en páginas interiores, en uno de los puntos de las claves de éxito, dice que “cuida tu cuerpo lo mejor que puedas. No te preocupes por los defectos. Mírame a mí. No soy ningún Adonis, pero no pierdo mi tiempo llorando”.
OY: Esa frase me recuerda otra de Coco Chanel, dirigida a las mujeres, ahora que mencionas el tema lloros: “Si estáis tristes, si tenéis un mal de amor, maquillaos, preparaos, pintaos los labios y atacad: los hombres detestan las lloronas”.
YM: Y es que hay que cuidar cuerpo y mente. Como hicimos nosotros hace unos días.
OY: ¿Con la visita a la Villa Thalgo?
YM: Bueno, en realidad nosotros nos cuidamos a diario. Una pena que se nos esté terminando el doble sérum de Clarins, que es una auténtica maravilla. Y fíjate que no somos de ponernos sérum…
OY: ¡Coqueto, más que coqueto!
YM: Sí, yo lo soy más que tú aunque, querido, tú no te quedas muy atrás que se diga, ¿eh?…
OY: La Villa Thalgo siempre me pareció un centro como de nivel.
YM: A mí también. Eso sí, cuando lo visitamos las expectativas fueron descendiendo…
OY: Sí, más que un Spa de alta gama parecía un Spa low cost.
YM: Thalgo es una marca especializada en tratamientos que tienen su base en las propiedades del mar.
OY: Para ser el Spa de la firma, a dos pasos de la mejor vista de la torre Eiffel, como que deberían de lucirse más…
YM: Es verdad que es más importante el buen tratamiento que la buena decoración.
OY: Pero, nivel tratamiento, tampoco nos pareció espectacular…
YM: Por un lado, porque muchos de los productos se aplicaban más bien fríos en nuestro rostro y, por otro, porque tras exfoliarnos la cara, quedaron demasiados restos de producto…
OY: Sí, no fue una experiencia 10. Como que le pondríamos un 6…
YM: Yo más bien tiraría hacia el 5, alto, pero 5.
OY: ¿Recomendarías el lugar?
YM: Tú siempre poniéndome en aprietos. Lo cierto es que diría que existe, pero, recomendarlo, la verdad, no.
OY: La piscina más se parece a una bañera grande.
YM: No pudimos nadar en ella, aunque la verdad, de haber podido, como que no lo hubiéramos hecho relajados, por miedo de ir pegándonos en los bordillos…
OY: Se me ocurre que, los productos podríamos recomendarlos… para aplicárselos cada uno en su casa!

YM: Me parece buena propuesta. En casa también nos podemos aplicar los de Physicians Formula.
OY: Ese nombre no lo había oído en mi vida hasta hace poco.
YM: Vienen de Estados Unidos y aterrizan en Europa. Han comenzado haciéndolo en Francia, a partir del próximo 1 de abril.
OY: Tengo entendido que hay mucho maquillaje entre sus propuestas, cosa que ni tú ni yo nos ponemos.
YM: Sí, ésa es una de las líneas, aunque también existen productos de tratamiento.
OY: Me gustó la historia de la marca cuando la leí, aquello de que un doctor californiano, Crandall, ideó una línea de maquillaje para su mujer, que padecía de lupus eritematoso.
YM: Eso es amor.
OY: Sí, amor que con el tiempo se convertiría en todo un business. Y eso pasaba en el 37, cuando, aquí en Europa, Balenciaga marchó a París.
YM: ¡Menudo elegante que era el costurero guipuzcoano!
OY: Cuidaba mucho su aspecto, daba largos paseos por Jávea, comía bien…
YM: La pasada semana hablamos de comer bien. Ese es el cuidarse por dentro.
OY: Y hoy, la fachada.
YM: Desde que tomé consciencia de que al aplicarse un producto hay que centrarse en pensar que no te hará más que bien, fue como un antes y un después.
OY: No solo cuando te aplicas un producto. La consciencia ha de estar presente en cada cosa que hagamos.
YM: Y la serenidad, a poder ser.
OY: Tú últimamente andas como muy contento…
YM: Sí, cosa que tiene su efecto también en ti, Mi otro yo…
OY: Es verdad.
YM: No es debido al tiempo, porque menos soleado hace de todo.
OY: Del tiempo, como de los políticos, mejor no hablar, aunque si me das a elegir me quedo, como tú, con lo primero.
YM: Te empieza a repeler al gallinero político tanto como a mí.
OY: Me gusta más el verbo repeler que crispar, porque los resultados de éste no son buenos para el bienestar interior y exterior.
YM: No te quepa la menor duda.
OY: Andas como más contento…
YM: No se debe a ningún producto cosmético, aunque la verdad como que ahora me veo más lindo.
OY: ¿Será el amor?
YM: Yo creo, mi querido Otro yo, que es precisamente esa consciencia que se ha encendido. Sí, hay una mujer que es quizá la que me ha ayudado a apretar ese interruptor.
OY: Pues ten esa luz bien encendida, no por lo que a mí me toca, sino porque, además de no pasarte factura debida a su consumo, no hay nada que lo supere!
YM: En esas estamos…

Una respuesta a De cuidarse (y bien)

  1. silvia Avila dijo:

    Para artículos de belleza yo prefiero lo que es natural.

Autodiálogos

Autodiálogos

De cuidarse (y bien)

Abraham de Amézaga

¿Hemos puesto en la palabra spa demasiadas expectativas? Seguramente. Y también de la llamada del amor y de sérum faciales que funcionan. leer

Todo esto
y mucho más
en Autodiálogos
+