El Hedonista El original y único desde 2011

“Si te encuentras solo cuando estas solo, estas en mala compañía.”. Jean Paul Sartre

Menu abrir sidebar

Autodiálogos

De estómagos felices

Desde París, nuevos restaurantes con sabores tailandeses y de jamón, de buen jamón español.

Y de Balm, un nuevo restaurante parisino con toque tailandés, o de cómo Cinco Jotas abre espacio en Galeries Lafayette.

YO MISMO: Cada vez que alguien me cuenta lo mal que come, siento una sensación rara en mi estómago.
MI OTRO YO: Eso es porque nos solemos ver reflejados en el otro…
YM: Así lo creo yo también. Suele ser cuando escuchamos atentos, con los cinco sentidos bien despiertos, lo que nos cuenta quien tenemos enfrente.
OY: El otro día te ocurrió algo de eso.
YM: Me ocurre más de una vez. Sobre todo en las grandes ciudades, donde la gente muchas veces ni se para para comer.
OY: Hasta los perros acostumbran a pararse para comer.
YM: Eso nos decía aquel fotógrafo argentino que, con su chica alemana, se volvió a su Buenos Aires natal. Razón no le faltaba.
OY: Un famoso médico asiático repetía que “somos lo que comemos”.
YM: Otro día que andas de lo más citero, querido Otro Yo.
OY: Bueno, según cómo me dé…
YM: Hablemos de Balm, un nuevo restaurante con toque tailandés; guiño al origen de la mujer de Pierrick Mathon, su propietario.
OY: ¡Me cautivaron sus raviolis de foie-gras!
YM: Es un placer descubrir nuevos lugares. Además de la fusión de propuestas en la carta, la decoración y el lugar en el que está ubicado, a pocos metros del museo del Louvre, hacen del Balm un restaurante de lo más apetecible.
OY: Ese día no solo almorzamos fuera de casa.
YM: Es cierto. Luego fuimos a las oficinas de Pain, Vin & Company, un gabinete que se ocupa de comunicar sobre firmas del mundo de los vinos y la alimentación: los tés de Kusmi Tea, las infusiones de Lov Organic, el pan de especies de Marlette
OY: A mí me encantó la degustación de vinos que organizaron…
YM: Lógicamente no pudimos probar todos, por una cuestión de salud y porque llegábamos del opíparo almuerzo del Balm. Me quedaría con los champanes de pequeños productores y con el vino de Château Minuty.
OY: ¡Qué rico es ese rosado!
YM: Para colmo, ese día, nos esperaba otra cita alimentaria.
OY: ¿La de Galeries Lafayette?
YM: ¡Esa misma!
OY: Tatiana se quedó eclipsada con el jamón de Cinco Jotas.
YM: No es para menos…
OY: Tu amiga rusa ama el jamón. Encima, el que probó era de lo mejorcito…
YM: Me alegra que tengan a partir de ahora un stand-bar en Lafayette Gourmet.
OY: María Castro hablaba con pasión de sus jamones.
YM: Es la relaciones públicas que, por cierto, no solo estaba enamorada de sus productos, sino que se le abrió el cielo cuando nos vio.
OY: No exageres tampoco. ¿Lo dices porque todo el día se había pasado hablando en inglés?
YM: Hablar de jamones en inglés es como beber champán millésimé en un vaso de plástico.
OY: Nunca se me hubiera ocurrido ese paralelismo…

YM: En la presentación lafayettera también descubrimos un delicioso aceite.
OY: ¿El de los griegos?
YM: Ése, de nombre Poqa, producido de manera mecánica pero teniendo como base una oliva de la máxima calidad.
OY: Me pareció curioso que griegos y españoles estuvieran juntos.
YM: Son dos pueblos del sur, con buenos productos, de lo más exportables…
OY: Yo lo primero que pensé fue en el tema económico…
YM: Parte del problema actual puede que se deba a que unos y otros no supieron vender al mundo sus maravillas. Vamos, que hicieron todo menos tomar buen ejemplo de italianos y franceses.
OY: ¿Te refieres a un cierto complejo de inferioridad frente a otros países?
YM: Sí, unido a un carácter generoso; aunque ahora, por suerte, la cosa cambió y se ven cada vez más productos made in Spain fuera de España.
OY: Antes comentabas que no te gusta la gente que come mal.
YM: No dije eso. Dije que me pone mal cuerpo.
OY: ¿Porque te has visto reflejado?
YM: Puede que sea eso. Todos sabemos que si uno come poco o mal, el cuerpo pasa factura.
OY: ¿Hablas de gorduras?
YM: No estaba pensando en ese tema, sino en que uno, comiendo por ejemplo poco, está más expuesto a depresiones, bajadas de tensión…
OY: Una vez oí la frase de “estómagos agradecidos”.
YM: Sí. Se refería a los políticos.
OY: Bueno, entonces mejor no entramos en ese tema, que ya sé que no te va nada…
YM: La pasada semana estuve con alguien que ese día solo había ingerido una sopa de zanahoria.
OY: ¿Un pobre?
YM: No, una historiadora a la que le tientan más los libros que las cacerolas…
OY: ¿Y era mayor?
YM: Veintisiete primaveras y una sonrisa que no sé si a ella la alimentaba, pero desde luego que, a mí, sí que me alimentó.
OY: El espíritu, supongo.
YM: Un día me encantaría llevarla donde el bueno de Jean Díaz.
OY: Seguro que le gusta la cocina francesa del gallego.
YM: ¿Sabes que hablando de tanta comida me está entrando un apetito feroz?
OY: Pues, hala, a la cucina!
YM: ¿Te propongo un plan?
OY: Tú dirás.
YM: Yo cocino a condición de que tú laves los platos.
OY: ¡Trato hecho!

Autodiálogos

Autodiálogos

De cuidarse (y bien)

Abraham de Amézaga

¿Hemos puesto en la palabra spa demasiadas expectativas? Seguramente. Y también de la llamada del amor y de sérum faciales que funcionan. leer

Todo esto
y mucho más
en Autodiálogos
+