El Hedonista El original y único desde 2011

“ Yo sé que la poesía es imprescindible, pero no sé para qué.”. Jean Cocteau

Menu abrir sidebar

Autodiálogos

De largas caminatas neoyorquinas (3/3)

Despidiéndose de la Gran Manzana, y con ganas de volver, como siempre, al menos una vez año. Y con el ojo puesto en Brooklyn.

Diciendo adiós a Manhattan hasta el próximo año.

YO MISMO: La semana pasada nos quedamos en el tema hoteles y restaurantes.
MI OTRO YO: Sí, me acuerdo.
YM: Con este pequeño serial es como si alargáramos de algún modo esa energía traída de la Gran Manzana.
OY: Espero que no aburramos al personal.
YM: Yo también lo espero. Así que, vamos al grano.
OY: Tú no eras muy partidario del primer hotel en el que nos alojamos.
YM: ¿El de Times Square? En realidad, el que no era partidario eras tú. Que si viejo, que si malos comentarios…
OY: Bueno, es verdad, aunque al final me sedujo. No por su belleza, sino porque estaba en pleno corazón de Manhattan, cosa que se agradece cuando se va de corta escapada.
YM: Mejor hablamos del segundo, entre otras cosas porque cambiamos de barrio, de Times Square a Greenwich Village.
OY: Es más de talla humana, a dos pasos del encantador Soho.
YM: El Washington Square Hotel. Un tres estrellas bien ubicado.
OY: Sí, pero que necesitaría alguna reforma. Esa fue la impresión que tuve al entrar.
YM: Hombre, mal no estaba. Es como muy cinematográfico.
OY: Me gustó eso de dormir sobre tres retratos de Greta Garbo. Puedes decir eso de que en la cama, Greta estaba arriba y tú debajo.
YM: A muchas mujeres les gusta estar arriba…
OY: Anda, que poco te hace falta a ti para que te hable de mujeres, posiciones… y te lances.
YM: Sigamos mejor con el hotel. Solo fue una noche, aunque se me hizo larga.
OY: Sí, eso de dormir a pedazos o, como dice tu madre, por parcelas, no es agradable.
YM: El desayuno fue de lo más consistente. Servido por atentos mexicanos.
OY: Una pena que lo tomáramos deprisa, por esa manía tuya de llegar mil horas antes a los aeropuertos.
YM: Sí, es cierto. Desde que perdí aquel vuelo a Bogotá siempre llego muy pronto.

OY: Ahora que citaste el tema de comidas, ¿qué tal si hablamos del descubrimiento en Brooklyn?
YM: Buenísima idea. Se llama MOB. Es un restaurante de un dinámico francés, que no de cocina gala, y la curiosidad es que todo lo que se come allí no proviene de animal.
OY: Tomen nota los vegetarianos.
YM: Y los no vegetarianos, porque es una auténtica maravilla. Hay cuatro mesas grandes, parejas con niños, amigos…
OY: ¡Qué bien nos atendió Sarai!
YM: Pura simpatía y conocimiento del tema.
OY: La próxima vez nos alojamos en Brooklyn y hacemos más vida en ese barrio.
YM: Alojarme, alojarme… Si voy para pocos días como que no compensa.
OY: No, si además tomas luego el tren en dirección contraria a Manhattan, como te ocurrió, pues compensa menos aún.
YM: Anda que todo lo tienes que contar…
OY: Bueno, y que descubrimos un creador de perfumes catalán que triunfa.
YM: No sé si es una marca y, además, el nombre de un señor. Ramón Monegal con perfumes en el mismísimo catálogo navideño de Bergdorf Goodman.
OY: Anda, que en este serial hemos citado más de una vez el nombre de ese gran almacén. Cualquiera que nos lea pensará que han esponsorizado parte de nuestra estancia…
YM: De eso nada, monada. De lo que sí me gustaría hablar en esta meca consumista es del Woodbury Common Outlet, a una hora de la ciudad.
OY: Sí, sí, solo faltaban Chanel y Cartier, porque estaban todos: Bottega Veneta, Fendi, Dior, Gucci, Tod’s, Ferragamo, Loro Piana, Saint Laurent, Brunello Cucinelli, firma esta última que aterriza en España, como me contó días después en Grecia la encantadora Eva Mata…
YM: Sí, a quién se le ocurre ir en América a un outlet de firmas europeas.
OY: Lo queríamos conocer. Tanto hablaban de él… que había que ir. La pena es que no coincidimos en Black Friday.
YM: Mejor, porque si no todavía estaríamos en los atascos de acceso…
OY: Tampoco exageres, querido.
YM: Aún me dura la energía de aquellos días y la ilusión.
OY: La verdad es que hacía tiempo que no te veía como allí.
YM: Será cuestión de volver más.
OY: Lo que dijimos el otro día. A NY convendría ir todos los años.
YM: La próxima vez me llevo a Moreno Esquibel.
OY: ¿Al fotógrafo?
YM: Al mismo.
OY: Pero no le pongas a hacer tres reportajes en cuatro días, porque lo matas.
YM: ¿Te refieres a aquel viaje a París en el que debido al trabajo y a caminar le hice perder varios kilos?
OY: No le vino mal…
YM: Anda, que como te oiga.
OY: ¿El siguiente viaje?
YM: A Estocolmo, dentro de unos días.
OY: A pasar frío. ¡Voy a por el plumífero!

Una respuesta a De largas caminatas neoyorquinas (3/3)

  1. Lola Gavarrón dijo:

    Cómo me alegro que los perfumes nicho de Ramón Monegal se vendan en Begdorf’ Goodman

    ¡De casta le viene al galgo!!!

Autodiálogos

Autodiálogos

De cuidarse (y bien)

Abraham de Amézaga

¿Hemos puesto en la palabra spa demasiadas expectativas? Seguramente. Y también de la llamada del amor y de sérum faciales que funcionan. leer

Todo esto
y mucho más
en Autodiálogos
+