El Hedonista El original y único desde 2011

“Si te encuentras solo cuando estas solo, estas en mala compañía.”. Jean Paul Sartre

Menu abrir sidebar

Autodiálogos

De objetos, orgullos y seducciones

Es moneda corriente en todos los salones del automóvil: las mujeres jóvenes que posan junto a los nuevos modelos en los lanzamientos. Y más.

En torno a la prudencia y la gestión femenina, y al consumo local.

YO MISMO: Cuando inauguramos esta sección, hablamos de coches.
MI OTRO YO: No empezarás otra vez…
YM: Escucha, no te adelantes, quiero decir que hablamos de coches pero olvidamos un ingrediente que se repite una y otra vez.
OY: Explícate.
YM: Me estoy refiriendo a las mujeres jóvenes que posan junto a los nuevos modelos en los lanzamientos.
OY: ¡Ah! Sí, eso es moneda corriente en todos los salones del automóvil.
YM: Nunca me gustó la mujer objeto.
OY: Lo que nos va es el coche por un lado, y la mujer por el otro.
YM: Llevarlas no puedo, por aquello de que como dije aún no me saqué el carnet. Prefiero ser llevado por ellas.
OY: Eso de que te lleve una mujer no te pone nervioso como a otros…
YM: ¡Qué va! Me encanta. Hasta cuando tomo el autobús y me percato de que es una conductora.
OY: La mujer es más prudente.
YM: Y mejor gestora de gobiernos. Eso siempre lo he mantenido.
OY: Además, salvo excepciones de países, no suelen ir a la guerra… Naomi Harris y Bérénice Marlohe nos miran desde la portada de la edición de noviembre de GQ Alemania.
YM: ¿Y a cuenta de qué las citas?
OY: No, me acaban de venir a la cabeza. Muy sexies ambas, sobre todo Marlohe, con un ajustado vestido.
YM: No intentes provocarme… Las mujeres me seducen más cuanto más se alejan de la femme fatale.
OY: … y más espontáneas se muestran.
YM: En efecto.

OY: ¿Y qué me dices del made in France?
YM: ¡Qué pinta esto con las mujeres?
OY: Lo digo porque también nos miraba el otro día desde las páginas de Le Figaro, en un artículo titulado así.
YM: Se palpa esa preocupación, en época de crisis y cuando muchas empresas que deslocalizaron vuelven al seno galo y pretenden reconquistar a gran parte de su perdida clientela.
OY: Aquí también se da un caso de seducción…
YM: … y sobre todo de orgullo.
OY: Muchos lo sienten cuando consumen lo propio.
YM: Yo siempre he mantenido que para que una economía funcione hay que tomar conciencia y comenzar a consumir en tu ciudad, luego en tu provincia, tu región… Eso sí, siempre productos de calidad.
OY: Sí, pero eso tiene un precio y ahora muchos bastante tienen con sobrevivir.
YM: Dame bueno que soy pobre. ¿Te acuerdas de aquella frase?
OY: Sí, para que me dure!!
YM: Volviendo al made in France, hasta en las cajitas naranjas de Hermès aparece grabado.
OY: Hermès seduce mucho antes de sus cajitas, solo con pronunciar su nombre…
YM: No te olvides de que antes de una marca, era un dios, el de la fertilidad.
OY: En este caso, es el dios de la calidad.
YM: Objetos, seducción, orgullo… y ahora fertilidad.
OY: No, si al final vamos a llegar al origen de la vida…
YM: Déjate de cuentos y vete despidiéndote del personal, hasta la próxima semana.
OY: Sí, que además daremos cuenta de nuestros días en Berlín.
YM: Eso, eso.
OY: Berlín, que más que una ciudad parece un país, por su gigantesco tamaño. Hasta el próximo sábado, damen und herren!

2 respuestas a De objetos, orgullos y seducciones

  1. David de Mendoza (Valladolid) dijo:

    Estoy con usted,porque en numerosas ocasiones se utiliza a la mujer para hacer publicidad de objetos, y por lo tanto se compara con ellos.Creo que la mujer tiene un papel importantísimo para los anuncios publicitarios y precisamente este acto es el que la prestigia o desprestigia a las mujeres. Saludos .

  2. David de Mendoza (Valladolid) dijo:

    Estoy con usted,porque en numerosas ocasiones se utiliza a la mujer para hacer publicidad de objetos, y por lo tanto se compara con ellos.Creo que la mujer tiene un papel importantísimo para los anuncios publicitarios y precisamente este acto es el que la prestigia o desprestigia .
    Saludos

Autodiálogos

Autodiálogos

De cuidarse (y bien)

Abraham de Amézaga

¿Hemos puesto en la palabra spa demasiadas expectativas? Seguramente. Y también de la llamada del amor y de sérum faciales que funcionan. leer

Todo esto
y mucho más
en Autodiálogos
+