El Hedonista El original y único desde 2011

“ Yo sé que la poesía es imprescindible, pero no sé para qué.”. Jean Cocteau

Menu abrir sidebar

Cherchez la femme

… en una galería de arte del Marais

De visita en la exposición 'Beautiful penis' en compañía de R. Y sobre el curioso nombre de la comisaria suiza.

Voy acompañando a R. Venimos de casa de J. con una botella de Moët-Chandon en el estómago –su pétillant líquido, se entiende– y unos ricos canapés. Aquí solo hay cerveza y plátanos. No venimos a comer, sino a ver la exposición que hoy se inaugura. Hay tantas mujeres como hombres. Quizá más mujeres. Es la primera muestra en torno al sexo masculino a la que asisto. Mi primera vez. La galería es pequeña pero está bien repleta de obra. ¿El título? Beautiful penis. La comisaria, Barbara Polla. No, no se trata de un chiste, sino de una suiza, ex política y doctora que ha tenido la genial idea de poner en pie una muestra de varias artistas y su visión sobre el tema. ¿Y por qué no hace otra sobre el pubis?, le pregunto. “Ese tema ya se ha tratado muchas veces”, me cuenta la mujer sobre la que sus colegas políticos españoles hacían chanzas. De su apellido me refiero. Esos políticos españoles en lugar de tratar los temas para los que fueron elegidos pasaban su tiempo enviando mails a la señora Polla, con el chiste fácil. En fin…

Dejé escrito en Inspiradoras que si los hombres pensáramos más con el seno en lugar de con lo que dicen que siempre pensamos, el mundo iría mucho mejor. Acuérdense de que el seno está más cerca del corazón… Las doce mujeres elegidas arbitrariamente que han pensado en eso, tienen nombres y apellidos. Voilà: Vanessa Beecroft (Italia), Leslie Deere (USA), Tracey Emin (Inglaterra), Dana Hoey (USA), Katerina Jebb (Inglaterra), Elena Kovylina (Rusia), Sarah Lucas (Inglaterra), Joanna Malinowska (Polonia), Maro Michalakakos (Grecia), Sabine Pigalle (Francia), Michaela Spiegel (Austria) y Ornela Vorpsi (Albania). Hablo con tres de ellas durante la inauguración. Me fijo en sus obras. Variadas. Ricamente inspiradas. La vulgaridad está fuera de aquí, en la calle, en conversaciones…

Semanas más tarde, me cito muy cerca con M. (no la del post del 19 de mayo, sino otra). Es mi primer rendez-vous con ella. Había pensado traerla a la exposición. Para ver su reacción. ¿Un hombre que acabas de conocer y te lleva a ver una exposición, y de este tipo? Cada vez me importa menos el qué dirán y más el descubrir lo antes posible a las personas, por aquello de perder menos el tiempo con algunas. Y no lo digo solo en el terreno amoroso, sino también en el amistoso o laboral. Al final, cito a la joven (27 años) en Le Progrès, un café cercano de moda. Viene puntual, creyendo que le puedo dar trabajo. No sabe que antes quiero conocer a la persona, sus reacciones. Dos horas entretenidas. Sonríe mucho. Parece interesante. Para salir de dudas, para comprobar si realmente es un alma curiosa y con la niña interior despierta, se me ocurre enviarle días después una original misiva. Será un test para ver cómo reacciona. Agarro la pluma y trazo un perfil de ella. Directo, apasionado (que no enamorado), ágil. Nada de gran literatura, más bien un borbotón de positivas impresiones.

En la cita me dijo que no recibía cartas. Solo facturas, añadiendo que escribía mails largos a gentes que le respondían textos cortos. Se la mando. Ya digo, porque quiero ver su reacción, no porque haya habido flechazo alguno. Más bien lo contrario. Ya que no te llevé a aquella muestra, que por cierto, te la recomiendo, linda, veamos qué pasa con la carta. Al de unos días sé que la twittera M. ha recibido la carta, porque me llega el eco de algunas de sus reacciones vía Twitter: “I did open the letter. It was indeed a love letter. From a dude I’ve met once on a work meeting. So creeped out now, goddammit”, y después: “Pues voy a ver Rambo a ver si se me pasa el trauma por sobredosis de cursilería a lo Gustavo Adolfo Béquer [sic] que acabo de leer”. Gracias, querida M., por conocerte sin haberte conocido, por figurar entre mis inspiradoras sin haberlo pretendido y porque, todo hay que decirlo, con tu cuento me hiciste la mitad del post de esta semana.

P.S.: Te recomiendo que no confundas pasión con amor. Lo digo, llegado el caso, ante el siguiente que pretenda conocerte un poco más. ¡Suerte, pequeña!

8 respuestas a … en una galería de arte del Marais

  1. Lola Gavarrón dijo:

    Casi todos los “falócratas” que he conocido en mi vida viven en Paris

    Jajaja

  2. Carla dijo:

    Desde luego si algo te falta no es originalidad!!! Me gusta la seccion como el conjunto del blog y que el post de hoy lo ilustre obra que si a algunas personas puede escandalizar ese problema está en ellos. Igualdad!!!! En cuanto a esa misteriosa M qué quieres que te diga, cada uno es libre de hacer lo que quiere, aunque si te digo la verdad, ella se lo pierde!!!!

  3. Nuria dijo:

    Es alucinante como puede llegar a malinterpretar la gente algunas actuaciones. Como se nota que esa persona no te conoce.
    Por cierto, ese perfil es como los que recoges en tu libro Inspiradoras? A ver si me haces un día uno a mi!!!!
    Besos y take care!

  4. enrique dijo:

    Que interesante y original La Exposicion.

    En cuanto a M ella se lo pierde jajaja

  5. Hélène dijo:

    Very interesting and exciting Abraham
    kisses for you ;)

  6. PAOLA dijo:

    Abraham, qué bueno saber de esta exposición en París, gracias mil por el dato! Mi mamá es pintora y la he visto pintar desnudos, el cuerpo humano es una creación divina, y me encanta esta idea e iniciativa de la Sra.Polla, jajajaja. Sobre M, sin comentarios, solo decir que es triste ver que algunas personas debido a traumas en la vida han endurecido su corazón, pase lo que pase, que el corazón siempre lata, que la persona siempre se ilusione, todo es para BIEN Y MEJOR, gracias de nuevo por este post =)! ALL THE BEST PAOLA+

  7. cesar dijo:

    Beautiful penis. Y para cuando esa exposición en Madrid, haced todo lo posible para que llegue por aquí…os imagináis las “colas” para verla. humm!!

  8. jmtame dijo:

    Existen muchas M. que sólo piensa en las cosas materiales y no tienen ningún interés en conocer a las personas y aprender de ellas

Cherchez la femme

Todo esto
y mucho más
en Cherchez la femme
+