El Hedonista El original y único desde 2011

“Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo.”. Julio Cortázar

Menu abrir sidebar

El hedonista elige

El Palazzo Parisio, uno de tantos lugares encantadores que nos ofrece la isla de Malta.Un día en palacio

Visitamos el Palazzo Parisio, en la isla de Malta, para ver cómo vivían los marqueses del siglo XVIII.

El Palazzo Parisio, en la isla de Malta, merece una excursión para disfrutar de sus salones, los magníficos jardines, una agradable comida en el restaurante y, de paso, ver cómo vivían los marqueses del siglo XVIII. 

Sentimos decirlo, pero la web de Palazzo Parisio no hace honor a lo que el visitante puede encontrar allí. Da la impresión de que se trata de un lugar para celebrar bodas y banquetes convencionales y para comprar regalos, algunos de dudoso gusto. Y no es así, el sitio mejora notablemente en directo.

El Palazzo Parisio fue el sitio de caza de don Antonio Manoel de Vilhena, un noble portugués, gran maestre de la Orden de Malta, que lo utilizó entre 1722 y 1736. A partir de entonces la propiedad pasó por distintas manos y reformas al gusto de cada cual, pero se conserva su estilo barroco de aire italiano y unos jardines salpicados de cinerarias y escandalosas buganvillas. Solo por la diversidad de especies vegetales, con profusión de árboles exóticos y altivas jacarandas, con sorprendentes variedades de flores que estallan en cualquiera de las estaciones, merece la pena la visita. Hay también un huerto y un invernadero, y por todas partes la naturaleza corresponde a los mimos que se le dedican.

La familia Scicluna, propietaria hoy y durante generaciones del Palazzo Parisio, está orgullosa de su pasado, algo que se agradece, porque así ha mantenido las habitaciones del palacio tal cual, con sus frescos, mobiliario de la época, obras de arte, vajillas y, por supuesto, armaduras, que tanto abundan en la isla de Malta.

Cabe suponer que los marqueses de Scicluna vivieron mejor antiguamente, rodeados de sirvientes, que en la actualidad, dirigiendo a sus empleados. Es fácil ver a esta familia por las cocinas del restaurante o despachando en la boutique; los tiempos cambian y mantener este palacio no debe de ser nada barato.

A cambio, cualquiera tiene hoy la posibilidad de pasar un día en palacio. Y un día magnífico en el que es posible disfrutar sin prisa de los jardines y deambular por las estancias palaciegas: la sala lombarda, la de música, la de billar, la capilla familiar, el estudio del marqués, el comedor pompeyano…, o subir y bajar por sus majestuosas escaleras hasta cansarse.

De vuelta a la realidad, el Palazzo Parisio cuenta con un amplio restaurante, de diferentes ambientes, y una cocina maltesa de gran calidad. La carta es muy apetecible, y a ella se suman algunos productos del propio huerto. Se puede desayunar, comer, cenar, beber o tomar eso que se llama high tea, que viene a ser algo parecido a nuestra merienda cena. Y si hace bueno, lo mejor es comer al aire libre, en medio de los decorativos jardines.

En Malta los sitios están cerca o muy cerca. Palazzo Parisio está en Naxxar, a 20 minutos del centro de la capital maltesa. Es un lugar recomendable para pasar el día en familia, en pareja o con la perfecta compañía de uno mismo.

El hedonista elige

Todo esto
y mucho más
en El hedonista elige
+