El Hedonista El original y único desde 2011

“Si te encuentras solo cuando estas solo, estas en mala compañía.”. Jean Paul Sartre

Menu abrir sidebar

Música

“Please be with me”; Clapton vs Cowboy

Hace muchos años tuve un sueño (¡parezco Luther King!). Era una tontería sin sustancia, nada erótico, ni morboso u oscuro. Simplemente soñaba con la portada de un disco y yo estaba dentro… quiero decir que estaba en el cartón. Un paisaje con una mansión sencilla y rodeada de palmeras. De hecho, la entrada la presidía una gran palmera con un giro imposible para enderezar su casi horizontal nacimiento. En su base, como si fuese el responsable de esa malformación, apoyaba su pié un lacónico y solitario Eric Clapton, que acababa de abandonar la heroína pero que se consolaba con el alcohol. En la contraportada, Eric sentado con una guitarra acústica bajo un cielo luminosamente blanco. La brisa se intuye, todo relax y calma. Y ahí estaba yo. Tan campante.

Todo esto para hablar de una canción que incluía éste disco, ¡cada día peor! El Lp en cuestión es “461 Ocean Boulevard”, la vuelta de un Clapton prácticamente desahuciado. Un disco sencillo, relajado, de baja producción y que con el tiempo ha crecido hasta ser uno de los mejores de su carrera. El problema, en su momento, fue que incluía una versión del “I shot the sheriff” de Bob Marley, que fue un éxito y supuso su primer Nº 1 en las listas, y ocultó las muchas virtudes que encerraba el disco. Entre otras, la de mostrar a Manolenta*, uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos, en su mejor faceta, la de estos últimos años, cuando todo su talento, habilidad y maestría, sin estridencias ni alardes innecesarios, se sitúan en un segundo plano para que la música se eleve y alcance su cenit.

El disco, por cuya portada yo me paseaba como Pedro por su casa, fue grabado en una mansión, la de la portada, en Miami, Florida, con músicos amigos y entre ellos una exultante Yvonne Elliman, magnífica cantante hawaiana que había destacado en el álbum original de Jesucristo Superstar, haciendo de María Magdalena. Entre las canciones hay tres temas propios, bastante buenos, por cierto, uno tradicional y varias versiones. El disco me gustó mucho en su día, la verdad. Y todavía me llega.

Al lío. De entre todas las canciones, desde el principio, hubo una que me entusiamó: “Please be with me”. Un tema lentito, con mucho feeling, cierto aire melancólico, abandonado, arrastrado casi. Clapton, que nunca tuvo ni mucha ni buena voz, la susurra con un inmenso sentimiento y gusto. Yvonne Elliman le arropa con sus coros. La percusión es de la de escobillas y delicadeza, las guitarras son acústicas y envolventes y el corazón te lo rompe los lamentos y sollozos de un dobro al que Eric eleva a lo supremo. ¡Qué maravilla! Pero ¿de quién esta canción, esta joya?. Según los créditos, la composición corre a cargo de un tal Charles Scott Boyer. En su día, 1974, averiguar quién era quién no era tan sencillo. No había internet, ni Wikipedia, ni los músicos aparecían en la Enciclopedia Británica. Así que a indagar con paciencia y constancia. Cuestión de tiempo.

Y tiempo tardé, aunque tampoco tanto, en localizar a Scott Boyer, un músico de Florida (¿sería un homenaje de Clapton a sus anfitriones?) que con dos amigos más y la ayuda de unos hermanos llamados Allman (sí, de los legendarios Allman Brothers) montó una banda llamada The 31st of February (el 31 de febrero, ¡que chispa!). Un grupo efímero de gloriosa existencia, sólo un año, un disco y mucha historia. Tras la ruptura de esa banda, Scott organizó una nueva aventura llamada Cowboy, una banda de country-rock sureño, con algunos matices de folk, que hoy en día alguno metería en ese saco llamado Americana. Cowboy grabó, entre 1970 y 1977, cuatro discos y en el segundo, “Five’ll Getcha Ten”, del 71, fue donde incluyó ésta canción “Please be with me”. Una maravilla que cuenta, además, con Duane Allman tocando el dobro. Es muy similar a la de Clapton, aunque quizás más cruda, más desnuda, más esquemática. Todo es como más brusco, más áspero. Un diamante en bruto. Aun así resulta también muy emocionante.

No son dos versiones totalmente diferentes, es más bien cuestión de matices. Dos formas de tejer una gran canción cuyo resultado es sólo para verdaderos hedonistas. Y ahí estás tú con tu decisión. ¿Cuál prefieres?

Por cierto, ahora que recuerdo… creo que Ivon Elliman también salía en el sueño. Tengo que investigar más. Hablaré con mi psiquiatra.

*Manolenta: Slowhand es uno de los apodos de Eric Clapton.

Letra canción “Please be with me” (Scott Boyer)
On my word what does it mean?
Is it love, or is it me
That makes me change so suddenly
From looking out to feeling free

I sit here lying in my bed
Wondering what it was I said
That made me think I’d lost my head
When I knew I’d lost my heart instead

So won’t you please read my signs, be a gypsy
Tell me what I hope to find deep within me
Because you can find my mind, please be with me

Of all the better things I’ve heard
Loving you has made the words
And all the rest seem so absurd

Because in the end it all comes out, I’m sure
Won’t you please read my signs, be a gypsy
Tell me what I hope to find deep within me
Because you can find my mind, please be with me

Etiquetas

Una respuesta a “Please be with me”; Clapton vs Cowboy

  1. Luis Sanchidrián dijo:

    Preciosa canción dentro de un magnífico albúm, sí señor. Pero de ese disco, personalmente, me quedo con Let it grow. Saludos

Música

Música

Canciones para una tarde de sofá y manta

Miguel de Santos

El invierno y las ausencias. Ninguna estación tan propicia para las nostalgias. Lo que se fue y lo que está por venir, que de ambas se alimenta. Los día cortos, las noches interminables, y el sofá y la manta de … leer

Música

El mundo gira a lo loco

Miguel de Santos

Música reparadora para una vuelta no siempre voluntaria. Toca seguir moviendo la rueda. Nos queda, siempre, la música. leer

Música

Summer rain

Amalia

El verano se despide con nuestras ilusiones cumplidas o intactas. A nosotros nos gusta ponerle buena música al momento. leer

Todo esto
y mucho más
en Música
+

Pasiones

Música, Maestro

Marvao y la música

Gabriela Domingo

Érase una vez un director de orquesta alemán que mientras recorría el Alentejo en su bicicleta se topó con un pequeño pueblo llamado Marvao… leer

Todo esto
y mucho más
en Pasiones
+