El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Postales

10 cosas que aprendí sobre el vino (en un hotel de Frank Ghery)

De cata en el hotel Marqués de Riscal (en Elciego, Álava) invitado por Verema. Un lujo que os contamos con detalle.

>Es tiempo de vendimia. Por eso, y por causas atribuibles al feeling, me invitan al hotel Marqués de Riscal (en Elciego, Álava) para compartir con Verema (uno de los grandes portales de vino online) y sus expertos seguidores unas jornadas de cata; también con 3 periodistas más. Una experiencia intensa y de mucho nivel que me enfrentó a mi gran ignorancia en todo lo referente a este mundo y de la que saqué una conclusión: si antes me gustaba el vino, ahora me gusta más.


1. El lugar. La sala ha de ser luminosa, de techos altos, estar bien ventilada y con las paredes blancas. La copas deben estar situadas sobre una superficie también blanca, para apreciar mejor el color de los vinos. La temperatura ambiente en torno a 20ºC, sin ruidos y ni olores extraños.


2. La copa. Debe usarse es la Copa Afnor, una copa fabricada con plomo en una proporción del 13% para un máximo brillo. El grosor del cristal es de 0,8 mm. Su capacidad total es de 220 centímetros cúbicos, aunque solo se llena un tercio. Su medidas son 155 mm de altura (55 de ellos de base) y 65 de diámetro en su parte más ancha, aunque en boca tiene 46 mm. Se coge por el pie, entre el pulgar y el índice, para no ensuciarla.


3. La actitud. El catador debe estar descansado y tranquilo, pues una cata requiere sosiego y pausa. Intervienen todos los sentidos, excepto el oído. Mejor catar con los ojos cerrados y dejar que ‘sientan’ nariz, lengua y paladar en un juego sensorial en el que también interviene la memoria.


4. El olor. A parte de a la vista, donde se valora la calidad del acabado de un vino, en la cata y en la degustación de un vino, es en su olor. Lo que transmite el olor son las sustancias que lo componen (puede se que huela a limón sin tenerlo). Esos olores permiten clasificar los vinos en familias de aromas: floral, frutoso, especiado y balsámico…


5. El gusto. Todos los vinos, todos, presentan un delicado equilibrio entre dulce, ácido, salado y amargo, aunque es el dulce (el alcohol) el que equilibra los vinos.


6. Las sensaciones en boca. El tacto, va de la suavidad, aspereza, astringencia, temperatura a la deshidratación (el alcohol que presenta).


7. La persistencia. Es el tiempo que sentimos el vino en boca después de tomarlo y se mide en segundos. Cuanto mejor es el vino, más persistencia tiene.


8. El final de boca o el post gusto. Hace referencia a las ganas de tomar un segundo trago. Si apetece, el vino es bueno; si no apetece, el vino es mediocre.


9. La temperatura. El vino se conserva a 14ºC dos grados arriba o abajo. Sin vibraciones y sin luz. La humedad no afecta al vino. A la hora de consumirlo, los manzanillas a 5ºC; los blancos y el champagne, a 8ºC (aunque a algunos les parezcan calientes); los tintos a 14ºC los jóvenes, a 15ºC/16ºC los crianzas y a 156ºC/17ºC los reservas.


10. El servicio. Para abrir una botella, se corta la cápsula de forma limpia justo por debajo del cuello que es más gruesa. Se trata de que el vino no toque la cápsula de metal.

2 respuestas a 10 cosas que aprendí sobre el vino (en un hotel de Frank Ghery)

  1. mar galvan dijo:

    Que chulo!!!! Felicidades

    • Miguel dijo:

      Muchas gracias, Mar. Hacemos lo que podemos aprendiendo cerca de gente como tú. Una brazo.

17273747576777scroll down

Postales

Todo esto
y mucho más
en Postales
+