El Hedonista El original y único desde 2011

“Si te encuentras solo cuando estas solo, estas en mala compañía.”. Jean Paul Sartre

Menu abrir sidebar

La Agenda Secreta

Desde Leo Burnett trabaja para clientes como Orange, DIA, Kellogg’s, FIAT, PlayStation y Axa Juan García-Escudero, director general creativo de Leo Burnett

Es responsable de las dos últimas campañas de Loterías de Navidad. Por la primera de ellas, en 2014, ganó el Gran Premio de TV/Cine en el festival El Sol y un león de plata en Cannes.

Juan García-Escudero es madrileño, hogareño, cinéfilo y fan incondicional de Queen desde los 15 años. De hecho, afirma que imita bastante bien a Freddie Mercury. Es diplomado en diseño gráfico por el IED y autor de los dos últimas ediciones de la campaña de publicidad más esperada del año: la de Lotería de Navidad. En 2016, pretende firmarla de nuevo. Concursan 18 agencias pero asegura que la competencia le gusta, le pone en guardia y le hace ser mejor. Además, trabaja para clientes de la talla de Orange, DIA, Kellogg’s, FIAT, PlayStation, Axa, etc.

Le conmueve la bondad y la generosidad del ser humano. Aquellas situaciones o personas que demuestran su grandeza en los momentos de mayor flaqueza. Ahí radica, en su opinión, la verdadera grandeza de las personas.

Museo y un pintor/escultor/fotógrafo/artista.
Mi padre me ha enseñado a amar la pintura y a asombrarme con la España del luminismo. Es uno de esos padres de los que uno presume pero con razón. Cuando le digo a la gente que pinta, nunca se imaginan el nivel al que lo hace. Él es un estudioso de Velázquez y de Sorolla y me descubrió hace años la joya que tenemos en Madrid con el Museo Sorolla. Está ubicado en lo que era su residencia y eso le da un carácter íntimo muy especial.

Como escultor me estremece Ron Mueck, sus juegos con la proporción me parecen sobrenaturales.

Un fotógrafo que creo que nos sigue dejando a la generación de Instagram a la altura del Betún es Cartier Bresson. Es la personificación de la mirada de un artista. Hace desaparecer la cámara, sólo existe lo que él ve. Y lo que ve es único.

Como artista me quedo con Banksy, es el verdadero artista contemporáneo, con su misterio, su irreverencia, su contundencia y sobre todo sus ideas, creo que en el mundo del arte hoy en día hacen falta mejores ideas, vale ya de poner un rollo de papel higiénico en un pedestal y llamarlo arte, eso ya lo hizo Duchamp con un urinario ¡¡Hace 99 años!!! NEXT…

Película.
Siguiendo con la línea de la obsesión por las ideas, la verdad es que aluciné con Inside Out. Me parece una película redonda en muchos sentidos, pero en gran medida porque es una buenísima idea que está llena de más buenas ideas. Admiro el modo magistral con el que han sabido entretejer todas ellas y ponerlas al servicio de la historia.

Libro.
Adoro la literatura con energía, la que consigue atraparte dentro de sus historias, no soy demasiado fan de “paladear” las palabras, de releer una frase, detenerme y pensar: ¿Qué habrá querido decir? Soy más bien un lector ávido de historias, de personajes bien construidos, y de ritmo narrativo. Si te ves reconocido en esta descripción deberías leer El Nombre del Viento, de Patrick Rothfuss sin falta.

Canción, un disco.
Mi familia tiene el cielo ganado porque a los quince años me dio por atronarles con la discografía completa de Queen. Desde entonces, no he cambiado de opinión, es la mejor banda del planeta, eso es así. Si tuviera que quedarme con un disco sería A night at the opera, que contiene la obra maestra del Rock: Bohemian Rhapsody. Pero como ésa la conoceréis os recomiendo otra: The march of the black queen, del disco Queen 2.

El plan perfecto.
La verdad es que lo más importante de un plan es con quién lo hagas, por eso el perfecto siempre será con mi chica. Si además se apuntan amigos, ¡genial!

En su frigorífico/despensa siempre hay.
Una buena ventresca en aceite de oliva, buen jamón ibérico y buen vino blanco. Puedes apañar la más deliciosa de las cenas solo con eso.

El restaurante que no falla.
Un clásico de los clásicos pero con el que siempre comes de cine es El Paraguas. Es ideal, agradable, céntrico, con un servicio impecable… A veces sueño con la lasaña de txangurro que hacen, y ¿las croquetas? Chiquititas, suaves… ¡Madre mía!. En cuestión de japos, he descubierto hace poco Yugo, the bunker, que debe ser el japonés mas auténtico fuera de Japón que hay. Con una materia prima digna de reyes.

La bebida.
Me he aficionado al vino blanco, la verdad, Belondrade y Lurtón sigue siendo una apuesta segura, pero también me gusta probar borgoñas, son sorprendentes y complejos sin perder frescura. ClosFloriden es mi último descubrimiento.

Un cóctel (y con qué ingredientes).
Collins, Tom Collins: ginebra, zumo de limón, sirope de azúcar y sifón. Me gusta porque es fresco y vigorizante. Yo con el alcohol es que me adormezco un poco.

Una ciudad.
Soy muy poco original, lo sé, pero he de decir Nueva York. Adoro esas ciudades en las que, con independencia del tiempo que estés, siempre abandonas pensando que te quedan 10.000 cosas que hacer. Es inagotable, vibrante, eléctrica y además tienes una sensación de familiaridad muy cómoda.

Un hotel.
The One and Only Reethi Rah
en Maldivas. Ahora bien, tiene un problema:  Si alguna vez pisas este hotel, todos los demás hoteles se medirán a partir de entonces en comparación a este, y eso es simplemente injusto para todos los demás hoteles. El nivel de atención, servicio, cuidado y detalles está a años luz de lo que comúnmente llamamos “lujo”. Un regalo para vivir una vez en la vida.

Un rincón (secreto) para desconectar.
El Nido en Filipinas. Aunque soy idiota, porque a base de compartir el “secreto” voy a contribuir a arruinarlo. Es un pequeño pueblo en el archipiélago de Palawan plagado de lagunas e islas desiertas. Alquilar un barco con patrón todo el día cuesta unos 30 € y tiene gracia eso de decir: “No, ahí no, páreme en esa otra isla que ahí hay una pareja tomando el sol y no quiero que nos molesten…”.

El viaje pendiente.
Japón. Me fascina la cultura nipona y sin embargo nunca he estado. Creo además que debe ser lo más parecido a viajar a un lugar extraterrestre, pero sin tener que comprar un astronómico billete en Virgin Galactic. Es una de las cosas que más disfruto de viajar: Sentir que todo es nuevo y diferente, carecer de referencias.

Un perfume.
Blenheim’s Bouquet de Penhaligon´s. Soy muy fiel desde hace años. Es cítrico pero muy elegante. Antes me tocaba ir a Londres o pedirlo online porque no existían tiendas que lo vendiesen. Ahora ya sí. Lo que lo hace mas cómodo aunque haya perdido un punto de misticismo y exclusividad.

El cosmético de tratamiento.
Uy, soy bastante desastre en cuanto a cosmética la verdad. Me apaño con M, la crema facial básica de Clinique.

Una rutina de cuidados.
Admitámoslo, ir al gimnasio da una pereza horrible, pero la verdad es que cuidarse en ese sentido le deja a uno satisfecho y reconfortado. Últimamente nado bastante. Va genial para la espalda y es un ejercicio completísimo.

Un truco que nunca falla.
Hay algo que me gusta hacer y que no suele fallar: Cuando te encuentres con alguien muy maleducado, cabreado sin razón e impertinente trátale con mucho cariño. De verdad, con mucha dulzura y buenos modales. Verás como cambian de actitud en muy poco tiempo. De pronto se siente descolocado, fuera de lugar, injusto. Es muy satisfactorio.

¿Cómo define su estilo?
Me gustaría pensar que visto de un modo elegante pero con un puntito moderno. Aprecio la calidad. Los buenos tejidos y los buenos cortes. La sencillez pero con un toque de algo especial.

Última adquisición.
He comprado un abrigo de la marca Canada Goose que no me quito. Aguanta hasta -25 º (o eso dice la etiqueta) y yo, con lo friolero que soy, estoy encantado. Con una prenda así es literalmente imposible pasar frío. Son los abrigos que se usan en el Ártico… Y ahora en Madrid.

Un complemento imprescindible.
Una buena americana que te quede como un guante. Tendrás que invertir en ella pero te subirá 2 puntos cada vez que te la pongas. Yo se la confiaría a un sastre que en mi opinión tiene el mejor corte de Saville Row, su nombre es Ozwald Boateng.

La marca a la que es fiel.
Me gusta mucho Saint Laurent desde que refrescaron la marca. Lo que no me gusta tanto son sus precios, pero qué le vamos a hacer. Acaban de cambiar de Director Creativo, veremos si sigo siéndoles fiel.

Último regalo recibido.
Un viaje a Megeve, en los Alpes franceses, gentileza de mi queridísima madre. Lo de ‘Madre no hay más que una’ es cierto para todo el mundo pero lo de la mía de veras que es muy exagerado.

Último regalo que ha hecho.
Unas botas de nieve completamente cubiertas de pelo blanco. Fue un regalo para mi chica. Le encantaban, pero le parecía una tontería de esas que te hacen ilusión pero luego no te pones tanto. Por eso precisamente se las regalé. Los regalos poco lógicos me gustan especialmente.

¿Qué locura(s) se permite?
Cada vez que llega el verano se me va la mano completamente con la planificación del gasto que podría considerarse razonable. Por eso nunca consigo ahorrar para eso que llaman “el futuro”. Soy un desastre, lo sé, pero me temo que el nombre de vuestro medio me va como anillo al dedo.

Un capricho reciente.
Me compré hace poco unas Nike Cortez. Sí, exacto, esas retro que llevábamos en los 90, pues como suele pasar con todo, parece que han vuelto.

La Agenda Secreta

La Agenda Secreta

Elena Arzak

Gabriela Domingo

La mejor chef del mundo es trabajadora y meticulosa. Sumamente curiosa y despierta. Y muy cercana. Confiesa que le encanta cocinar en sus ratos libres. leer

Todo esto
y mucho más
en La Agenda Secreta
+