El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

La Agenda Secreta

Creativa y sensible, de madre inglesa y padre español.Sally Lerma Hambleton

Decoradora floral y creadora de la firma Sally Hambleton, dejó atrás una carrera financiera para convertirse en lo que siempre soñó.

Confiesa que su verdadera pasión son los jardines y a ella se entrega en su tiempo libre. Pero lo cierto es que las flores no se le dan nada mal. Es decoradora floral e impulsora de Sally Hambleton, con un equipo de 12 personas. Eligió ser lo que hoy es tras una década trabajando en el mundo de la bolsa.

No concibe la vida sin cosas bonitas. De madre inglesa y padre español, vive intensamente y no sabe hacer nada a medias. “Soy perfeccionista hasta la desesperación. Soy una incoformista declarada. Y cuando creo en algo soy una kamikaze”, asegura. Su último proyecto es la creación de Sally’s Flower School, porque impartir talleres de decoración floral le genera unas satisfacciones increíbles. Bella, simpática y conversadora, desde hace un tiempo practica Zen Power y dice sentir una fuerza, un orden, una consciencia y una serenidad que no había experimentado antes. Puede que ése sea, en parte, el secreto de su felicidad actual. Sally imparable.

Museo y un pintor/escultor/fotógrafo/artista
¡Qué difícil!. Depende en que momento de mi vida esté. En Holanda, una parada obligatoria siempre es el Rijksmuseum. Los bodegones de flores holandeses del siglo XVII me fascinan y son una gran fuente de inspiración para mí. En Madrid: el Museo del Prado y el Museo Sorolla. En éste último he tenido la suerte de impartir talleres florales en su jardín, un verdadero lujo. En Londres: el Victoria & Albert Museum. Todo lo que muestra me interesa: pintura, escultura, cerámica, joyería, moda, mobiliario. Todo. Y en México DF, Museo Antropológico y la Casa Azul, Casa Museo de Frida Kahlo. Un pintor: Velázquez, Zurbarán. Los bodegones españoles y holandeses del siglo XVII me interesan muchísimo. Llevo años planteando mis decoraciones florales para editoriales de revistas y para eventos como si fueran un bodegón, y he aprendido mucho observando estas obras. En cuanto a escultor, Eduardo Chillida, y me interesa la obra de algunos fotógrafos especialistas en moda. En España, Javier Vallhorant y Alejandro Cabrera. Internacionales: Richard Avedon, Peter Lindberg, Patrick Demarchelier y Tim Walker. Por último, un artista florar japonés: Azuma Makoto.

Película
Out of Africa. Los actores, la música, la estética, la fotografía, el guión… Esta película lo tiene todo.

Libro
Elegir uno solo me resulta prácticamente imposible, pero de los que he leído recientemente: Orlando, de Viginia Woolf.

Canción, un disco
Mis gustos musicales son de lo mas ecléctico y varían mucho. Me gusta mucho trabajar con flores y música. Y paso de escuchar a Bach o El Cigala a Frank Sinatra o Manzanita. Si tuviera que elegir un disco para este momento: Salitre, de Quique González.

El plan perfecto
Desayunar sola, en el porche de mi casa en el campo, al alba mientras el resto de la casa duerme. Estar sola disfrutando de ese momento, de esa paz, esos sonidos y esos aromas… sabiendo que mi familia duerme. Sabiendo que “all is well” y que pronto me acompañarán. Es algo sencillo. Yo no soy una persona de emociones fuertes. No necesito hacer puenting para sentirme viva. ¡Bastante montaña rusa y saltos de obstáculos es mi vida profesional ya!

En su frigorífico/despensa siempre hay.
Fruta y verdura fresca, y en la medida de lo posible, ecológica.

El restaurante que no falla.
Arahy, de Jose Ynglada (¡Mi amigo Mundi!). Después de 16 años al frente de un restaurante y de uno de los caterings mas exitosos de este país, se lanza en solitario (con su inseparable compañera, Arahy) en un local emblemático en Madrid: el antiguo Club 31, junto a El Retiro. Su comida es como él: honesta, exquisita, apasionada y muy, muy “verdad”. Adoro y admiro a la gente como él, trabajador y creador incansable.

La bebida.
El agua con gas y la leche fresca. Con este cambio de vida que llevo desde hace una año, no bebo alchol. Nunca he sido muy aficionada, así que tampoco lo echo de menos, aunque una copita de José Pariente siempre me gusta.

Un cóctel (y con qué ingredientes).
Pimms: una bebida con base de ginebra que se bebe en verano en Reino Unido. El preparado se vende ya listo y se mezcla con limonada, hielo, fresas frescas, limón en rodajas, frutos rojos y pepino.

Una ciudad.
Roma.

Un hotel.
Royal Malewane (Sudáfrica)

Un rincón (secreto) para desconectar.
La isla de Holbox, en México.

El viaje pendiente.
Volver a Nueva Zelanda -fui a decorar una fiesta-, pero con mi marido y mi hija.

Un perfume.
Blenheim Bouquet
.

El cosmético de tratamiento.
La crema hidratante de Esthederm y el tónico P50W de Biologique Recherche. Tambien soy muy aficionada a los jabones naturales, en especial a los de Olivia Soaps.

Una rutina de cuidados.
Desde hace un año, sigo un régimen alimenticio, ejercicio y meditación zen. Me está ayudando muchísimo a regular mi peso, la calidad de mi pelo y mi piel, y a mi bienestar físico y emocional. Estoy feliz.

Un truco que nunca falla.
Respirar profundamente durante 10 minutos. Una meditación un poco más larga si hay tiempo, pero si no es posible, vale con buscar el momento, buscar la pausa y respirar.

¿Cómo define su estilo?
Muy personal porque las modas (que no la moda) no me interesan nada. O casi nada. No al menos aplicadas a la calle. Me interesa la moda como expresión artística de un creador, de un diseñador o diseñadora. Hay desfiles que son verdaderas obras de arte: tanto por las prendas, por ejemplo, Del Pozo, es alucinante lo que esta haciendo Josep Font con esta marca, como por las puestas en escena. El último desfile de Dior, con una carpa convertida en una cueva tapizada de delphiniums azules era una verdadera maravilla. Pero la moda de la pasarela aplicada a la calle, si no me va, no la consumo. Por ejemplo: los zapatos de plataforma me horrorizan. Me gustan las prendas especiales. De buenos tejidos, cómodas y confortables, que me favorezca. Pero no sigo las tendencias.

Última adquisición.
En México me he comprado una prenda tejida en telar de cintura (una técnica ancestral) y teñida a mano que es muy especial: un rebozo grande, de lana, maravilloso.

Un complemento imprescindible.
Las pulseras, me gustan muy grandes. Doradas o de madera. Y unos pendientes de aro medianos de oro rosa que me regaló mi marido por mi 40 cumpleaños. Favorecen mucho.

La marca a la que es fiel.
Me gustan los pantalones de Reiko Jeans, las bailarinas de Emma Hope, las deportivas de Run Baby Run, los pouch de Zubi Design, los abrigos de Bellerose y de Tara Jarmon, los collares de Circo Jewelry y las chaquetas de La Condesa.

Último regalo recibido.
Un bordado de Yolanda de Andrés. ¡Casi me muero de la emoción!

Último regalo que ha hecho.
Una foto de la artista Lucía Marcano.

¿Qué locura(s) se permite?
Viajar todo lo que puedo y comprar objetos viejos. Tengo alma de chamarilera.

Un capricho reciente.
Una vela de Dyptique XXL. Mi aroma preferido es Oyédo.

Una respuesta a Sally Lerma Hambleton

  1. Pingback: Lucía Marcano Álvarez, fotógrafa - El Hedonista - El Hedonista

La Agenda Secreta

Todo esto
y mucho más
en La Agenda Secreta
+