El Hedonista El original y único desde 2011

“Te llaman porvenir porque no vienes nunca”. Ángel González

Menu abrir sidebar

Es nuevo

1 sueño, 7 perfumes y Pierre Aulas

Nos reunimos con una de las narices más prestigiosas del mundo de la perfumería, que lanza EgoFacto.

Su sofisticado olfato ha estado detrás de los más grandes perfumes de todos los tiempos, como Alien o Angel de Thierry Mugler, después de más de dos décadas dedicado a crear las más increíbles fragancias para otros, presenta EgoFacto, una colección de siete propuestas diferentes, lujosas, exclusivas, muy personales, diseñadas para encajar con la personalidad de quien las lleva y darle un toque de distinción.  De todo este maravilloso universo hablamos con su creador, Pierre Aulas.

Tras prestar su nariz, creatividad y gusto a grandes marcas como Pucci, Chloe, Fendi, Swarovski o Jil Sander, entre otras muchas, en 2009 Pierre decidió lanzarse a la piscina y crear su propio perfume. Genio perfeccionista y explorador infatigable, su proyecto ha culminado en siete fragancias únicas, en las que han colaborado los mayores expertos en perfumería para crear un universo en apariencia sencillo, pero complejo y sofisticado en la forma y en la evolución, siete joyas para siete formas de entender la vida o para siete momentos de una vida intensa, tú eliges. Sus nombres evocan a la perfección el espíritu que acompañan: Poopoo Pidoo, Me Myself and I, Fool For Love, Prends Garde à Toi, Sacré Coeur, Piège à Filles y Jamais Le Dimanche.

– Quería crear su perfume y al final ha creado siete.
En realidad para mí no son perfumes, son siete poemas. Porque creo que cuando uno lleva un perfume éste tiene que decir mucho de la persona que lo porta, tiene que encajar también con su manera de vestir, de hablar… En realidad ése es el concepto de EgoFacto, hecho para mí. Quiero que cada vez que una persona elija uno de los perfumes sea porque siente que es el suyo. Por eso he creado tantos (risas) aunque, evidentemente, hay muchos tipos de personalidades pero decidí acortarlo en siete (risas).

– ¿Cómo ha sido el proceso? Primero el concepto…
No, primero de todo comencé a pensar en el perfume, aunque al haber trabajado en mis inicios en marketing sé cómo encontrar el nombre y todo lo demás, pero la esencia de este proyecto era realmente la creación del perfume, después llegó el resto. De hecho,  ya me gano la vida como consultor para crear perfumes para marcas tan importante como Balenciaga, pero en este proyecto no gano dinero (risas) aunque espero que al final sí, pero no lo he hecho solo por eso sino para crear algo especial. Cuando trabajas para un cliente, éste siempre tiene la última palabra, obviamente, pero hay veces que no estás de acuerdo al 100% porque tú prefieres por ejemplo la fragancia B que no han elegido; en mi oficina tengo una pequeña caja, que se llama Waiting Best, con todo aquello que desecharon y que me encantaba pero no encajaba en este proyecto.

– Y hace seis años abrió la caja de Pandora…
Exactamente, pensé que para poder presentar esas ideas a la luz necesitaba crear primero una marca, yo no sé si lo sabes, pero antes de ser perfumista era cantante profesional (me decidí por la perfumería porque así puedo seguir cantando en la Orquesta Nacional de París) y de la música llegó el primer nombre Prends Garde à Toi, de Carmen [inicia a cantar la frase de la ópera de Bizet donde se encuentra el título]. Hace diez años en un festival me encontraba cantando esa parte y pensé que sería un gran nombre para un perfume y ahí está.

– Otro nombre, muy sexy y también musical es Poopoo Pidoo.
Sí, y ¿puedes creer que me pertenece? Nadie lo había registrado, me sorprendió mucho. El caso es que el primero fue el de Carmen, que desde luego era muy femenino y ¡feminista! Fue una readaptación de personalidad de uno de los perfumes de mi caja. El segundo fue Piège à Filles, que también es de una canción francesa [animado nos canta el estribillo del tema], la escuché en la radio  pensé que sería una gran perfume, un aroma para ponértelo y salir, y así apareció la segunda fragancia…

– En definitiva ha conseguido aunar sus dos pasiones.
Totalmente (risas), porque en realidad son dos lenguajes muy parecidos, ambos buscan expresar y causar emociones y se valen de acordes en el caso de la música y de notas en el caso de los perfumes, no hay diferencias entre las dos, hay veces que necesito de la música para crear perfumes y hay veces que necesito los aromas para poder interpretar la música.

– Encontramos ingredientes muy curiosos en la colección EgoFacto, como ortigas, cicuta, ron, marihuana… ¿cómo ha llegado a utilizar estas notas?
Bueno, jugar con jazmín o con rosas es muy normal, está muy bien porque consigues buenas fragancias pero no hay nada nuevo. Necesitaba aportar algo más, un toque que haga verdaderamente especial ese aroma, quería algo con cierto toque peligroso, para darle ese punto de valentía, de coraje. Entonces pensé en la ortiga, no existía hasta entonces en la perfumería, pedí expresamente que lo destilaran para conseguir esas notas. Y así sucedió con los demás.

– Teniendo en cuenta las fragancias que había lanzado previamente, esta colección parece a primer impacto más fresca de lo que nos tiene habituados.
Me gustan mucho los contrastes, al principio parecen sencillas, frescas pero luego tienen una evolución más compleja y finalizan de forma que sorprenden, más profundas, más intensas. Es un punto muy importante para mí y que echo en falta en el mundo de la perfumería, arriesgar y crear fragancias que evolucionen y aporten mucho más que solo frescor o que huelan igual que al principio.

– Hemos hablado de personalidades, pero también se pueden usar para cada momento del día.
Exacto, porque no somos la misma persona a lo largo del día, no te muestras igual cuando vas a trabajar o a una reunión, que cuando sales por la noche a una cena o a una cita. Eres la misma persona pero actúas de manera diferente, por eso necesitas perfumes con características diversas para que se amolden a ti en cada ocasión.

– Es su proyecto más personal, ¿el que ha vivido con más nervios?
Por supuesto (risas), me fijo mucho en los gestos de las personas cuando lo huelen, sus sonrisas, ¡en todo! Sobre todo me gusta que aprecien los colores, que eran muy importantes  para mí porque la vida está llena de colores, no entiendo por qué todos los perfumes se hacen en negro, blanco o dorado para ser elegantes. Creo que mi colección es muy elegante sin necesidad de caer en lo mismo.

Es nuevo

Todo esto
y mucho más
en Es nuevo
+