El Hedonista El original y único desde 2011

“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.”. Francisco de Quevedo

Menu abrir sidebar

Es nuevo

Jean-Claude Ellena crea Eau de néroli doré crea; y Christine Nagel se presenra con Eau de rhubarbe écarlateAu revoir, Jean-Claude Ellena; bienvenue, Christine Nagel

La maison Hermès despide a su nariz estrella Jean-Claude Ellena, y da la bienvenida a Christine Nagel. Dos perfumes sellan el relevo.

Era una despedida anunciada. El gran perfumista Jean-Claude Ellena cede el protagonismo como creador de fragancias de la casa Hermès a Christina Nagel. Cuando hace doce años uno de los narices en activo más admirados por nosotros llegó los hio para traer libertad no sólo a la casa de moda francesa sino al mundo de la perfumería en general. Su proyección como contador de historias a través de un perfume ha creado escuela. Si bien todas las frangancias creadas por él desde entonces han supuesto una sorpresa olfativa, en el caso de la Colección Colognes Ellena ha podido llevar a cabo verdaderos ejercicios de estilo.

Christine Nagel, creadora de perfumes, se unió a Hermès en 2015 para imaginase junto a Jean-Claude Ellena las creaciones del mañana. Desde enero de 2016, es la directora de la creación y del patrimonio olfativo de Hermès.

Para darse el relevo con elegancia han elegido un duelo de perfumes que amplían la  colección de Colognes. Y en cada perfume puede ver el antes y el después de lo que será la perfumería en la maison Hermès.

Eau de néroli doré
Es la quinta creación en la familia de las Colognes, y en ésta, como en otras ocasiones,  Jean-Claude Ellena cede la palabra a los ingredientes y a un recuerdo de su juventud cerca del Mediterráneo. El neroli es la esencia extraída del azahar y debe su nombre a una princesa italiana del siglo XVII, la princesa de Nerolia, que lo usaba para perfumar sus guantes.
«Cuando empecé en el oficio de perfumista aprendí a destilar las materias primas, entre ellas el azahar. Al trabajar con los alambiques uno se sumerge en el olor, se impregna de ese olor, se convierte en ese olor. Todo mi ser olía ese azahar. Para recobrar esa sensación, y dado que por lo general se emplea muy poco neroli en los perfumes, yo lo he puesto aquí en abundancia, como a mí me gusta, como nunca», explica Jean-Claude Ellena.
Además, para rendir homenaje a su querido mar Mediterráneo, a su historia, su sol y sus especias, ha realzado con azafrán este neroli dorado.

Eau de rhubarbe écarlate
Las Colognes Hermès siempre cuentan un diálogo, un juego entre un ingrediente y un color. Ahora, la familia de las Colognes se amplía, y su historia se enriquece. Para Christine Nagel, creadora de perfumes de la casa, imaginar o llevar un perfume equivale a «tocar lo impalpable con un gesto íntimo, a dejar huellas que no engañan».
Con Eau de rhubarbe écarlate ha creado una frescura inédita y audaz, más vegetal que cítrica. Tiene más textura, es más marcada, y la nueva sensación que ofrece reaviva el recuerdo de aspirar en el huerto el olor de una penca de ruibarbo justo antes de recogerla. «Cuando se trabaja con pencas de ruibarbo, cuando se repiten gestos sencillos y ancestrales, se produce un estallido de olor. Siempre me gustó la dualidad del ruibarbo. Y es una dualidad por partida doble, porque es visual y olfativa. Su color verde se metamorfosea en rojo. De acidulado y crujiente, su olor pasa a ser suave y aterciopelado», afirma Christine Nagel.
Igual que un pintor o un escultor insiste en el detalle de un objeto para magnificarlo, Christine Nagel, libre de jugar con los ingredientes, ha escogido amplificar ciertos rasgos olfativos. El ruibarbo que ha buscado para Eau de rhubarbe écarlate es carnal y sutil, y lo ha sublimado hasta hacerlo oler como un elegante almizcle blanco. Vivo, asombroso, el gesto de vaporizarse difunde frescor y dispensa de decir nada más, porque es una evidencia.

 

Las Colognes, un universo de experiencias perfumadas

Hermès afirma su propia integración del estilo de las Colognes con Eau d’orange verte, Eau de pamplemousse rose, Eau de gentiane blanche, Eau de narcisse bleu, Eau de mandarine ambrée y ahora Eau de néroli doré y Eau de rhubarbe écarlate, todas ellas nacidas del diálogo entre la sensibilidad artística y el buen hacer artesanal.

Es nuevo

Todo esto
y mucho más
en Es nuevo
+