El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Experiencias

Es una raíz medicinal con muchos beneficios para salud10 razones para confiar en el jengibre

Adiós al ibuprofeno y otros anti-inflamatorios; adiós a la viagra; a los anti-ácidos, analgésicos y antigripales… Es hora de confiar en el jengibre.

El jengibre es una raíz considerada, desde hace milenios, una auténtica joya medicinal. En la Medicina Tradicional China la utilizan, por ejemplo, para mitigar el estrés, aumentar la vitalidad y reducir el cansancio físico y mental. Basta con aplicar una cataplasma de infusión de jengibre en la zona de los riñones, que son los órganos encargados de nuestra energía vital, y ¡cómo nuevos! Y el Ayurveda recomienda esta sencilla receta como aperitivo para ayudar al proceso digestivo: infusión de jengibre, zumo de limón, miel y una pizca de pimienta negra.

Ya en la época del Imperio Romano, y gracias a Galeno (130-200 d.C.), se usaba como medicamento. El médico persa Avicena, allá por el año 1.000, lo prescribía como afrodisíaco y estimulante del deseo sexual y de la libido. Algo así como nuestra actual viagra. Esta maravillosa y curativa raíz, es rica en potasio, hierro, magnesio, manganeso, zinc, y vitaminas del grupo B. Por sus numerosos beneficios, no debería faltar en nuestra “cocina-botiquín” porque…:

– Es un estimulante general del organismo. Aumenta nuestro tono vital y nuestra energía, y constituye un refuerzo natural de todo nuestro sistema inmunológico.

– Es anticoagulante y ayuda a la circulación. Existen estudios que confirman que previene la aterosclerosis y reduce el colesterol.

– Resulta de excelente ayuda para nuestro aparato respiratorio y es un protector de nuestras vías respiratorias. Previene enfermedades y se recomienda en catarros, resfriados, fiebre, gripe, sinusitis, bronquitis, amigdalitis, asma, pulmonía, ronquera, tos… Es además un buen calorífico que facilita el sudor y te ayudará a descongestionarte, a expectorar y a bajar la fiebre. Puedes tomarla en infusión o aplicarla como cataplasma en la zona de garganta y pecho; en forma de vahos aliviarás la congestión nasal, disolviendo mucosidades y favoreciendo su expulsión. Puedes prepararte una miel de jengibre como antibiótico y antiséptico, contra irritaciones e infecciones de garganta. Pela y corta el jengibre en trozos medianos, colócalos en un recipiente de vidrio, añade miel y deja macerar 4 horas. Retira los trozos de jengibre y guárdalo en la nevera.

– Es un estimulante del estómago y del páncreas; previene la acidez, ayuda a la digestión y alivia gases y diarreas. Combinado con menta y limón, potenciarás sus propiedades digestivas. Estimula el páncreas y la secreción de jugos pancreáticos, ayudándote en digestiones pesadas, cólicos y flatulencia.  Ideal para masajear a tu bebé si sufre de cólicos. Aplica zumo de jengibre y dale suaves masajes en su tripita.

– Es también muy eficaz en casos de náuseas y vómitos, mareos en viajes (tomar media hora antes de salir) e incluso para paliar efectos secundarios de la quimioterapia.

– Analgésico y anti-inflamatorio, ideal para el dolor de espalda, artritis, artrosis, reumatismo, inflamación de articulaciones,… De nuevo, puedes recurrir a la aplicación de compresas sobre la zona para aumentar la temperatura corporal, dilatar los capilares y aumentar la irrigación sanguínea de la zona. Cubre la cataplasma con una toalla seca o manta y descansa unos 20 minutos.

– Ayuda a aliviar migrañas, fatiga, fibromialgia, dolores menstruales y dolor de muelas.

– Despeja la mente, con lo cual te encontrarás más activo y concentrado.

– Se considera al jengibre un alimento anti-cáncer, junto a la cúrcuma,  Estudios recientes revelan que el jengibre puede llegar a prevenir el cáncer de ovario, de próstata y de colon.

Pero no todo son ventajas….
El jengibre tiene alguna contraindicación. No abuses de él si padeces de cálculos biliares o de hipertensión. Si tomas anticoagulantes -y el jengibre también lo es- consulta con tu médico. Y aunque en pequeñas cantidades, el jengibre resulta eficaz contra las náuseas típicas del embarazo, algunos médicos lo desaconsejan durante este período y durante la lactancia.

¿Cómo preparar la infusión?
Utiliza 10 gramos por taza. Pela y corta la raíz fresca en rodajas. Pon agua a hervir y antes de que hierva, añade el jengibre y apaga el fuego. Tapa y deja reposar 8 minutos antes de tomarla.

¿Cómo utilizarlo en nuestros platos?
Seguramente ya lo habrás probado en ensaladas, sopas, caldos o cremas de verduras como la de calabaza, naranja y jengibre; o en galletas, bizcochos, caramelos o compotas de frutas con jengibre. Posiblemente te hayas preparado smoothies con jengibre como el que contiene además kale (col rizada), piña, manzana y limón. Pero, ¿conoces las mermeladas, o las salsas, vinagretas o mayonesas de jengibre? ¿Y has probado a espolvorearlo sobre melón? Resulta un desayuno o un postre oriental muy saludable.  Y seguro que conoces el ginger-ale con ginebra. Otra buena forma de tomar jengibre; pero ya sabes, con moderación.

____________________________________________________________
* Mónica Domingo es diplomada en Naturopatía,
Nutrición y Dietética, y Terapias Manuales.
Más información en: Arriluze Terapias Naturales
___________________________________________________________

Experiencias

Todo esto
y mucho más
en Experiencias
+