El Hedonista El original y único desde 2011

“Te llaman porvenir porque no vienes nunca”. Ángel González

Menu abrir sidebar

Experiencias

8 errores (a evitar) para mejorar tu salud

Errores posturales, de higiene y de alimentación que afectan negativamente a nuestra vida.

Te propongo un juego: imagínate a una mujer que ayer salió de copas hasta las 3 de la madrugada y ahora duerme; son casi las 8 y suena la alarma del móvil que tiene en la mesilla y se despierta de golpe, se impulsa con sus cervicales, flexiona el tronco hacia delante, se incorpora de un salto de la cama, corre hacia la cocina, se prepara un café, le añade azúcar blanco, se limpia los dientes, se ducha, se prepara, se pone la falda más ajustada que tiene, se calza sus tacones de 20 centímetros, coge el móvil y sale rumbo a la oficina mandando wasaps, como de costumbre.   ¿Cuántos errores has descubierto? ¿Cuántos cometes tú también?

 1.- Incorporarse de la cama
Para comenzar bien el día, previniendo mareos y evitando tensar las vértebras cervicales o la región lumbar, observa el modo correcto de incorporarte de la cama: tumbado boca arriba, dobla las rodillas, colócate en posición lateral, lleva el cuerpo hacia el lado de la cama por donde te levantas, apoya la mano contraria en la cama, impúlsate suavemente para sentarte mientras apoyas los pies en el suelo y lentamente ponte en pie. Otro error es lo del móvil en la mesilla. Aléjalo de tu cerebro mientras descansas. Lo ideal, en un mundo ideal, es despertarse con la luz natural del sol entrando por tu ventana que además te ofrece unas maravillosas vistas al mar. Pero en fin…

2.- Tomar café nada más levantarnos
Nuestro cortisol también tiene su horario. La hormona que nos hace estar alerta, está en su periodo más alto hacia las 8 a.m.; luego desciende y vuelve a aumentar a las 13.00 para volver a descender y volver subir hacia las 18.00. En estas horas deberíamos evitar el café y dejar que nuestro cortisol haga su labor. Es más aconsejable empezar el día con un zumo de naranja, o agua con limón para alcalinizar la sangre, y dejar el cafecito para más tarde. Y desde luego, evitando el azúcar blanco, el enemigo público número uno de la salud.

 3.- Comidas de trabajo
Lo peor que podemos hacer, porque ni comemos bien ni trabajamos bien. El aparato digestivo necesita una temperatura de 37 grados y un ambiente relajado para digerir la comida.   El cuerpo no puede masticar, digerir y asimilar la comida cuando la boca está hablando a otro comensal o por el móvil, y el cerebro está hiperactivo pensando en trabajo. Como además, nuestra chica del primer párrafo se ha puesto esa falda tan ceñida, la pobre ni respira, porque entre la ropa que le oprime, la conversación con el de al lado, el “no hables con la boca llena”, y pensar en todo lo que tiene que pensar, esta comida de trabajo se convierte en misión imposible. ¿Sabes ese chiste de dos vascos cogiendo setas por el monte Gorbea y uno dice: “anda, un rólex “ y el otro enfadado le suelta “¿pero a qué estamos pues, a rólex o a setas? Pues si estamos a setas, estamos a setas”; o como ese gurú hindú, al que mientras comía, le preguntaron qué es estar presente y respondió ”cuando como, como”.

4.- Tomar fruta de postre
La fruta mejor sola, sin combinar con otros alimentos. Las féculas -patatas, pasta o arroz-, requieren de la enzima ptialina para ser digeridas, y la fruta destruye esta enzima. Las grasas necesitan más tiempo para ser digeridas y las frutas alteran ese ritmo. De postre mejor queso, como los franceses, para equilibrar el pH de la placa bacteriana.

5.- Lavarse los dientes seguido de comer
Y seguimos hablando del pH, recordando que nuestra boca tiene un pH de 7. Tras la ingesta de alimentos que acidifican, la boca se llena de ácidos que debilitan el esmalte. Cepillarnos en ese momento supondría esparcir los ácidos; por eso se recomienda simplemente enjuagarse con agua y bicarbonato o con un enjuague bucal, y media hora después, cuando el pH vuelve a ser igual a 7, entonces sí cepillarse los dientes.

 6.- Zapatos de tacón alto
Sarah Jessica Parker los ha dejado; y parece que la protagonista de Sexo en Nueva York los ha dejado porque tiene juanetes. Y es que hacer equilibrismo 18 horas diarias sobre tacones de 20 centímetros, flexionando tobillos y estirando empeines, puede ocasionar -además de juanetes- hiperlordosis, escoliosis, artrosis de rodilla, e incluso puede que lleguemos a necesitar una operación de cadera. Apoyamos todo el peso del cuerpo en nuestros frágiles dedos, y si pensamos en los puntos reflejos del pie, sabiendo que en los dedos está reflejado el sistema nervioso, podemos hacernos una idea de lo que estamos haciendo sufrir a nuestros nervios.

7.- Wasapear
Nuestra natural curvatura cervical se está modificando, debido en gran medida al uso de móviles y tablets que nos obligan a ir por la vida mirando hacia abajo, tensando el cuello y encorvando la espalda. Endereza tu espalda, lleva tus hombros hacia atrás y eleva la cabeza y la mirada entre wasap y wasap.

8.- Salir de copas de 1 a 3
El hígado, y en general todo el cuerpo, se regenera durante la noche. Concretamente de 1 a 3 de la madrugada (hora solar) es cuando el hígado se dedica a limpiar y desintoxicar. Y es justo a esa hora cuando muchos se dedican a intoxicarlo.

Y otro error es dormir solamente 5 horas. ¿Tú también te has dado cuenta, no?

____________________________________________________________
* Mónica Domingo es diplomada en Naturopatía,
Nutrición y Dietética, y Terapias Manuales.
Más información en: Arriluze Terapias Naturales
_____________________________________________________________

Una respuesta a 8 errores (a evitar) para mejorar tu salud

  1. Pablo dijo:

    Quitarle a una mujer sus tacones y su ropa ajustada???
    Antes baja Dios a vernos ;-)

Experiencias

Todo esto
y mucho más
en Experiencias
+