El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Experiencias

Ciertos alimentos tienes minerales que potegen la pielClaves (y alimentos) para ponerse moreno, con salud

Betacaroteno, antioxidantes, zinc, selenio, protector solar, agua y mucho sentido común.

Estamos a punto de llegar a nuestra estación preferida: el verano. El descanso, las vacaciones, el gazpacho y las cañitas, las fiestas y los saraos, las puestas de sol desde el chiringuito, la canción del verano, Georgie Dann (no podremos evitar oírle día sí, día también) y el bañador…

Y de pronto nos acordamos de nuestro cuerpo, de esos michelines y esa celulitis, esa barriguita cervecera, esa piel blanca y flácida, esas pequeñas imperfecciones que solemos ocultar o disimular y ahora se nos van a ver. Y entonces cunde el pánico. Y las prisas. Y en un mes pretendemos adelgazar todo lo que hemos engordado en nueve meses. ¿Y ahora qué hago, aparte de arrepentirme y enfurecerme? El año que viene recuerda mirarte los michelines allá por enero, para ponerle remedio sin jugarte la salud a todo correr en el mes de junio.

Pero para lo que sí estamos a tiempo es para preparar nuestra piel de cara a la exposición solar. Lo primero que hay que tener en cuenta es que también en esto conviene ir con calma, empezar a tomar el sol poco a poco, dejando que la piel se vaya acomodando a la nueva estación. Así, la primera sesión de rayos solares no debería superar los 10 minutos, y convendría aumentar el tiempo progresivamente hasta llegar a un máximo de 2 horas diarias, así que tómatelo con calma y ponte a menudo a la sombra. También te broncearás ahí. Te recomendamos evitar el sol de 12.00 a 16.00.

Es necesario ir preparando la piel antes de tumbarnos bajo el astro rey, para obtener todos sus beneficios y contrarrestar sus efectos negativos. Te sugerimos unos nutrientes para ello y un peeling natural de papaya, cuya papaína nos ayuda a eliminar todas las células muertas de la piel. Basta con elegir una papaya madura, y después de comerla, usar su piel para nuestra piel, para darnos un masaje con ella, incluyendo cutis y cuello, una vez a la semana. Espera diez minutos y dúchate con agua templada. Después aplícate una crema nutritiva. Te preguntarán de qué centro de belleza vienes.

Betacaroteno
Centrándonos ya en la alimentación, destacamos el antioxidante, antiradicales y fotoprotector betacaroteno, precursor de la vitamina A, presente en frutas y verduras rojas y naranjas, como el melocotón, que aporta las tres vitaminas anti-envejecimiento, A, C y E, y la zanahoria y la calabaza, que nos ayudan a luchar contra el envejecimiento cutáneo. Podemos consumirlo sin miedo a sobredosis puesto que no se acumula y se elimina fácilmente. Parte de esta eliminación se produce a través de los poros, lo que proporciona ese bonito color bronceado, incluso sin necesidad de exponerse al sol. También contribuye a reducir el enrojecimiento, especialmente en personas de piel clara. Añade al rojo y naranja mencionados, el verde del aguacate; toma betacaroteno en todas sus formas y colores desde ahora, o al menos durante los quince días previos a irte de vacaciones, y sigue ingiriéndolo mientras estés en tu lugar de descanso.

Antioxidantes
Para prevenir el envejecimiento de la piel que producen los rayos solares y para evitar las llamadas “manchas de la edad”, son esenciales los antioxidantes, en concreto la vitamina E: aceite de oliva virgen, germen de trigo y su aceite, aceite de soja, cereales integrales, aguacates, vegetales de hoja verde y frutos secos.

Zinc
Un regenerador que promueve la formación de nuevas células, favorece el buen estado de la piel y aporta elasticidad. Puedes encontrarlo en huevos, legumbres, queso, carnes magras, setas o nueces; también en almejas, anchoas, atún, germen de trigo, bebidas de soja, y en ostras. Tienes donde elegir.

Selenio
Otro mineral antienvejecimiento que, entre otras muchas cosas, mejora la elasticidad de la piel. Levadura de cerveza, germen de trigo, cebolla, tomate, brécol, ajos y huevos son excelentes fuentes de selenio.

Silicio
Fundamental para uñas, cabello y elasticidad de la piel, y además para la síntesis del colágeno. Lo encontramos en los aguacates (date cuenta de su importancia; ya es la tercera vez que los nombramos hoy aquí), cebollas, cola de caballo, diente de león, espinacas, fresas, lechuga, pepino, perejil, plátanos, puerros, remolacha, tomates y zanahorias.

Y por último, pero no menos importante, bebe mucha agua, o toma alimentos que la aporten, como la sandía por ejemplo. Durante el invierno quizá no haga tanta falta seguir el famoso consejo de los dos litros diarios, pero en esta estación sí.  Así que en el chiringuito, el chiringuito… (ya se nos ha pegado el dichoso Georgie), pide lo que quieras, pero no te olvides del agua. Ni del sombrero, las gafas de sol y los protectores solares de SPF superior a 30, aplicándotelo antes de salir de casa y varias veces a lo largo del día playero. Y si a pesar de todo te has quemado, los mejores remedios son el aloe vera y de nuevo, y por cuarta vez, el aguacate, esta vez como loción aftersun. Sugerimos a nuestro querido Georgie un nuevo hit veraniego, el aguacate… el aguacate… con la misma música que el chiringuito y la barbacoa.

Experiencias

Todo esto
y mucho más
en Experiencias
+