El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Experiencias

La dieta de las 9 manzanas

La sencillísima dieta recomienda comer una y recorrer ocho; manzanas, claro.

“An Apple a day, keeps the doctor away” o lo que es lo mismo “Una manzana al día, del médico te alejaría”. O mejor aún, 9 manzanas. Sí, la sencillísima dieta de las 9 manzanas diarias, pero no te comas las nueve; “come una y recorre ocho”. O más de ocho, a buen paso y sin pararte en escaparates.

Existen, sin exagerar, unas 20.000 variedades, algunas de ellas famosas como la Red Delicious de Blancanieves, la McIntosh de Steve Jobs y Apple Inc, la Fuji, y así hasta 20.000, entre las que también se encuentran la famosa manzana de la Discordia, la mítica manzana del sello discográfico de The Beatles o la que le golpeó a Isaac Newton en la cabeza. Y por supuesto La Gran Manzana.

La manzana es un alimento anticolesterol y alcalinizante; suave para el estómago y buena para el corazón; combate la ictericia, el nerviosismo, el reumatismo, la artritis, el insomnio y las malas digestiones; con piel, es laxante, sin piel estriñe; es eficaz para estudiantes por su alto contenido en fósforo y en trastornos digestivos de la infancia; su zumo purifica la sangre, resulta un excelente tónico general para el hígado y la piel y ayuda a limpiar los riñones.

No hay cosa más sana que comer en ayunas una manzana. Así empezará el día combatiendo radicales libres, e incluso previniendo enfermedades cardiacas, accidentes cardiovasculares y diabetes, porque una manzana regula nuestra glucosa en sangre y nuestro ritmo cardiaco. Además produce sensación de saciedad y su fibra ayuda a ir al baño y eliminar toxinas y grasas. ¿Qué mejor manera de empezar el día?

 Si la manzana fuera un medicamento, este podría ser su prospecto, aunque no sería necesario leerlo detenidamente antes de tomarlo:
No es necesario consultar con médico ni con farmacéutico ni mantener fuera del alcance de los niños (al revés, manténgalas cerca y permita a los niños que se automediquen). Sin contraindicaciones ni efectos secundarios; no tome precauciones si cree estar embarazada o planea estarlo en breve (al contrario, tome cuanto desee).

Ingredientes:
Contiene potasio, calcio, sodio, magnesio, fósforo, silicio, proteínas, carbohidratos, celulosa, pectinas que actúan como fibra soluble, vitamina A, B (tiamina, biotina, ácido fólico) y C; aminoácidos como la cisteína, que elimina toxinas del hígado; glicina, un antiácido natural; lisina para la producción de anticuerpos y absorción de calcio; serina que fortalece el sistema inmunitario; valina para el crecimiento infantil y metionina que combate el colesterol. Entre sus ácidos, encontramos el linoleico, el oleico y el glutamínico que incrementa la capacidad mental. Y azúcares: fructosa, glucosa y sacarosa.

 Indicaciones:
– Inflamaciones del aparato digestivo.
– Acidez estomacal.
– Diarreas y estreñimiento, colitis y gastroenteritis.
– Retención de líquidos.
– Reumatismo, ácido úrico y gota.
– Fiebre, catarros, tos y bronquitis.
– Colesterol.
– Tensión alta, alteraciones nerviosas y estrés.

Posología:
Se puede comer a cualquier hora del día, la cantidad que se desee, sola, en ensaladas, en compota, en salsa, asada, en tarta de manzana, en sidra asturiana o calvados francés, en licor de manzana, en zumo, en mermelada, en forma de vinagre.

Se puede utilizar esta fruta para hacer una cura de manzanas como tónico depurativo general del organismo: tome una buena cantidad diaria, procurando que sean biológicas, frescas y de la mejor calidad. Entre las comidas, tome medio vasito de zumo de manzana, cada hora, durante 10, 15 ó 40 días.

Esta misma cura puede servirle para combatir y prevenir la artritis y para dejar de fumar, si quiere. Si es su caso, realice la cura de manzanas y tome además 3 nueces diarias, zumos de cítricos e infusiones que contengan ginseng, valeriana, jengibre o cayena. También puede optar por una cura más breve de manzanas, e ingerir durante 2 ó 3 días solamente manzanas, entre uno y dos kilos diarios.

Dice Joaquín Sabina “que se come con piel la manzana prohibida”. Pero eso sí, si es biológica. Si no lo es, puede sumergirla en agua con bicarbonato para reducir los pesticidas que pueda contener. Luego lavarla bien y entonces sí, morderla y comerla con piel, sabiendo que no tiene nada de prohibida ni de pecaminosa.

____________________________________________________________
* Mónica Domingo es diplomada en Naturopatía,
Nutrición y Dietética, y Terapias Manuales.

Más información en: Arriluze Terapias Naturales
_____________________________________________________________

Una respuesta a La dieta de las 9 manzanas

  1. Maribel Vives dijo:

    Mil gracias por este post, Dieta facil , fresca, redescubrir una fruta al alcance de todos, en todas partes y que aporta tantisimos beneficios.Lo haremos toda la familia.

Experiencias

Todo esto
y mucho más
en Experiencias
+