El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

Experiencias

Si el Mediterráneo fuera rojo…

De cómo la Cromoterapia marca nuestro estado de ánimo. De los colores y sus consecuencias.

Si el Mediterráneo fuera rojo, sencillamente, no pasaríamos los veranos fascinados mirando las olas. Sin duda su consistencia y rumor forman parte de su atractivo, pero es la tranquilidad y frescura que transmite su color azul lo que nos conmueve. Se dice del color azul que calma, abre la mente y nos proporciona paz. El cielo y el mar consiguen estos efectos con su sola presencia. Mejor dejar que la fuerza y estimulante energía del color rojo se deje ver con más discreción: quizás en una rosa roja, en unos labios, una gota de sangre… el rojo es el fuego sagrado, símbolo de la fuerza, la vida y el coraje, un momento de pasión. El color del corazón.

Reconocer las propiedades de cada color no es una técnica nueva. Desde la Antigüedad, el color ha sido sujeto de estudios y de distintas aplicaciones en todas las manifestaciones de la vida cotidiana, la arquitectura y el arte. Filósofos como Aristóteles, para quien los colores tenían una estrecha relación con los elementos de la naturaleza, y pintores como Leonardo da Vinci, quien le dedicó mucha atención en su Tratado de la Pintura, no han escapado a la reflexión sobre su existencia. Prácticamente todas las religiones y culturas, tanto occidentales como orientales, han usado el color como un elemento de gran protagonismo y simbología en sus normas sociales y ritos sagrados. Así, basta recordar las túnicas naranjas de los monjes budistas y los púrpuras y verdes de los obispos y cardenales, el oro de la divinidad y el blanco de la pureza. Hasta tal punto puede marcar una cultura que el luto en Occidente y Oriente son negro y blanco respectivamente.

Su enorme capacidad de expresión y de alterar nuestros estados emocionales le confieren un poder sutil que consciente o inconscientemente aplicamos a diario en nuestro entorno. Unos y otros utilizamos el color para seducir, excitar, equilibrar o calmar. En 1948, el suizo Max Lüscher, diseñó un test de los colores o Test de Lüscher que pretendía desvelar nuestra personalidad a través de la elección de los colores…

En la medicina alternativa se denomina cromoterapia al uso de las vibraciones de los colores como técnica de sanación, tanto para trastornos físicos como emocionales. Aunque se trabaja hasta con ocho o más colores, aquí describimos los seis básicos: el rojo, el naranja, el amarillo, el verde, el azul y el violeta. A cada uno se le concede un don:

Amarillo: Alegría, vitalidad. El amarillo nos proporciona positivismo y buen humor. Excelente para la estimular la digestión. Nos eleva la autoestima y mejora el tono muscular, pero en exceso, puede provocar nerviosismo.
Naranja: Optimismo, entusiasmo. Es un color constructivo, que aumenta la creatividad, la acción, la sensualidad y… hasta el hambre. Un gran reparador que en exceso puede saciarnos demasiado…
Rojo: Fuerza, vitalidad, pasión, y sexualidad. Es muy instintivo y su aplicación aumenta la energía vital, por lo que su visión constante puede ser demasiado excitante.
Verde: simboliza frescura, esperanza, vigor y prosperidad. Es el color de la juventud. Con su aplicación mejoramos en armonía, el equilibrio y la comunicación. Es bueno para la memoria y nos ayuda a combatir el insomnio.
Azul: Calma, paz, honestidad. Es un color que transmite frescura, firmeza, seguridad y serenidad. Ideal para descansar y combatir la ansiedad. Un color frío que es antiséptico y astringente.
Violeta: Intuición, imaginación, espiritualidad. Nos proporciona gran serenidad y combate el miedo, pero no hay que abusar de los tonos oscuros, que nos puede entristecer. Cuando se acerca al fucsia nos sugiere femineidad.

Aunque hoy día en las grandes urbes occidentales nos camuflamos – y abusamos – de los tonos oscuros, grises, marrones y negros, conviene que de cuando en cuando prestemos un poco de atención a lo que cada color nos transmite. Haríamos bien en dar más valor a la expresión cromática de nuestro entorno y aprovechar, en grandes o pequeñas dosis, estas maravillosas expresiones de la luz con una capacidad indiscutible de remover nuestros sentimientos.

___________________________

Ilustración de Nathassha Di Pasquale.

3 respuestas a Si el Mediterráneo fuera rojo…

  1. Rosa Vázquez dijo:

    Es atrayente.
    Me gusta.

  2. Nexus 6 dijo:

    Un artículo muy interesante. El mundo, tanto el exterior como el interior, es del color con que lo vemos, sin duda. O del que nos ponen delante, según los casos…hasta existe una Autoridad Internacional del Color que hace previsiones, o más bien propuestas, de los colores que estarán de moda a nivel mundial … y con varios años de anticipación http://www.colourforecasting.com/node/28
    Por no hablar del famoso “índice del pintalabios” de Éstee Lauder: a más crisis económica, más ventas de pintalabios rojo… :)

  3. Daniel dijo:

    Muy interesante, es cierto que rara vez le damos importancia a los colores, al leer esto me he dado cuenta de que en mi vida, los colores vivos predominan por su ausencia, igual porque estudio derecho. xD

Experiencias

Todo esto
y mucho más
en Experiencias
+