El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Experiencias

Y tú, ¿practicas ‘earthing’?

Practicarlo mejora la salud y la vida. En este artículo te decimos cómo.

¿Una nueva terapia? ¿Un método patentado por algún gurú visionario? No. Pero su práctica te cambiará la vida y la salud. Porque la práctica diaria de Earthing produce, entre otros, los siguientes beneficios:

– Fortalece el sistema inmunológico.
– Disminuyen dolores articulares y musculares.
– Mejora el descanso y el sueño reparador; y desaparece la apnea del sueño.
– Aumenta la capacidad respiratoria.
– Mejoran los síntomas del síndrome premenstrual.
– Disminuye la presión sanguínea y regula el ritmo cardíaco.
– Disminuye y elimina inflamaciones.
– Disminuyen los radicales libres en el organismo; es anti-oxidante y rejuvenece.
– Elimina el efecto jet-lag.
– Aumenta la vitalidad, energía y vigor.
– Produce cambios emocionales, disminuye ansiedad, estrés y depresión, y aumenta el optimismo.

 Y ahora te preguntarás, ¿qué tengo que hacer para conseguir todo esto? ¿Cuántas sesiones? ¿Es muy caro? ¿Es otro cuento chino? Bueno, los chinos (y los que no son chinos) lo conocen desde hace milenios, pero no es ningún cuento. Se basa en la energía o “chi” de la tierra, en sus electrones, y no te hace falta ninguna máquina, ni ninguna sesión con ningún terapeuta, ni siquiera un equipamiento de ropa o calzado para practicarlo. Y no se trata tampoco de ninguna técnica milagrosa. Es completamente terrenal.

Lo único que necesitas es descalzarte y tomar tierra; conectarte a tierra. O mejor dicho, re-conectarte. Porque durante milenios, hemos vivido conectados a tierra, en continuo contacto, durmiendo, caminando y viviendo sobre la tierra, piel con piel, y trabajando la tierra con las manos. Nuestros antepasados practicaban Earthing continuamente, sin saberlo; y nosotros lo practicamos cuando paseamos descalzos por la arena de la playa, o por el césped, o por el campo. Descalzos, sin aislantes, sin suelas de goma que nos aíslan de la energía curativa de la tierra. Eso es Earthing, así de sencillo.

Pero claro, si vives en una gran ciudad, donde sólo se puede pisar asfalto, ya no es tan sencillo practicar Earthing quince minutos diarios, como se recomienda para cargarse de electrones libres de la tierra y descargar nuestra carga negativa. Puedes acudir a un parque y descalzarte, teniendo cuidado de no pisar algo que no quieras pisar; también puedes llevar arena de la playa a casa y ponerla en un recipiente donde puedas meter los pies, y ponerte un poco de arcilla en la planta del pie, en el punto Riñón 1 de Acupuntura. Trabajar la tierra con las manos también es Earthing; cultiva tus plantas y toca la tierra de las macetas de tu balcón. Eso bastará para conectarte a tierra.

Lo ideal es caminar por la tierra, descalzo, sintiendo el contacto, sintiendo la brisa, sintiendo el sol, respirando, llenándote de iones negativos (que aunque su nombre indique lo contrario, son positivos para nuestro organismo). Prueba a caminar por distintas texturas, arena cálida, arena de la orilla del mar, césped, tierra, musgo, hierba fresca mojada por el rocío recién caído por la mañana…

En los grandes aeropuertos internacionales debería haber una mini-playa, para que en cuanto el avión aterrice tú también puedas tomar tierra durante quince minutos. Según los estudios, quince minutos pisando tierra y se acabó el jet lag.  Earthing nos protege además de los campos electromagnéticos omnipresentes hoy en día en todos los hogares y oficinas.

Somos agua y minerales; nuestro cuerpo es un excelente conductor de electricidad y electrones. La tierra también es un excelente conductor de electricidad y mantiene una carga negativa en el suministro de electrones libres continuamente renovados. El potencial de la tierra crea un entorno bio-eléctrico saludable en todos nuestros sistemas corporales. Regula incluso nuestro reloj biológico interno y reduce nuestro cortisol (la hormona del estrés). Si estamos en contacto directo con la tierra, sus beneficiosos electrones libres son fácilmente transferidos a nuestro cuerpo, y con ellos, todos sus efectos terapéuticos y saludables repercuten en nuestro cuerpo físico, mental y emocional.

Para no extendernos demasiado, si quieres más información, visita http://altered-states.net/barry/newsletter618/ o consulta el Journal of Environmental and Public Health sobre Earthing y sus implicaciones en la salud http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3265077/?tool=pubmed

O puedes, también, olvidarte de estudios científicos, y simplemente descalzarte para vivir la experiencia por ti mismo. Y al hacerlo piensa en las palabras de Thich Nhat Hanh “Camina como si besaras la Tierra con tus pies”, y agradece conscientemente lo que la Tierra te devuelve cuando la besas.

____________________________________________________________
* Mónica Domingo es diplomada en Naturopatía,
Nutrición y Dietética, y Terapias Manuales.

Más información en: Arriluze Terapias Naturales
_____________________________________________________________

Una respuesta a Y tú, ¿practicas ‘earthing’?

  1. GABRIELA dijo:

    Deseando descalzarme…., genial la idea de colocar una mini playa a la salida del avión! Que tomen nota los de Aena ;-)))

Experiencias

Todo esto
y mucho más
en Experiencias
+