El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Masculino

En la barbería con Javier Muñoz Calero

El chef madrileño se deja mimar por el ritual de afeitado de Acqua di Parma.

Javier Muñoz Calero es uno de los chef más creativos e inquietos del panorama español. De ello son testigos los proyectos que pone en marcha, renueva, y hace evolucionar siempre aportado ideas brillantes y nunca vistas. Lo último, su renovado espacio Muñoca Revival, del que hablamos hace unas semanas porque nos encantó, pero también suyas son las ideas de Tartan Roof, fusión de la cocina callejera de todo el mundo en la azotea del Círculo de Bellas Artes y La Cantina Orgánica del Huerto de Lucas, en la que se sirve una cocina ecológica y sostenible muy novedosa en la capital. El pasado verano triunfó en El Cuartel by City Lights.

¿Puedes valorar la importancia del aspecto físico en un hombre?
A mí el mío me importa mucho, y el de mis empleados también, pero en el resto ni me fijo (ríe). A los hombres que trabajan conmigo les animo a venir impolutos, ahora en Muñoca Revival los camareros llevan uniformes hechos a medida en un sastre, cuando se está de cara al público es importante cuidarse. Mi sastre personal para las ocasiones especiales es Alejandro, de Jajoan, en Gral. Díaz Porlier, 27.

Por mi parte llevo una temporada cuidándome mucho. No solo a través de lo que como, también he incorporado el ejercicio de forma regular porque para un chef es fundamental, sino enseguida nos sale la tripa. Y confieso que he empezado con mis primeros tratamientos. Nunca me había hecho una limpieza de cara, por ejemplo, ¡y me ha encantado!

La barba, ¿sí, no, cuándo, cada cuánto?
Cada vez me veo mejor con barba y creo que en general está muy aceptado, tengo amigos que son auténticos expertos y se la cuidan más que el pelo: peines especiales, visitas a la barbería…. A mí me gusta la libertad de dejármela o no según tenga el día, eso sí, soy de todo o nada, si me dejo la barba me la dejo entera, cuello incluido, no me gustan las medias tintas de barbas recortaditas.

¿Te gustaría recurrir al afeitado de barbaría? ¿En qué se diferencia del que tú practicas cada día?
Para una ocasión especial sí, pero normalmente no tengo mucho tiempo y me afeito en casa en cinco minutos, pero el de barbería es una gozada. Cuando puedo me afeito con mi peluquero de siempre, Pedro, en Víctor Andrés Belaúnde, 22, Madrid.

¿Tus rituales de belleza diarios?
Soy de ducha rápida y salir con el pelo mojado. Eso sí, varias veces al día, cada vez que acabo un servicio paso por la ducha.

¿Qué tipo de deporte haces?
Llevo unos meses trabajando con un entrenador personal y me está ayudando mucho a cuidarme. Me gusta el running y he corrido varias medias y dos maratones en mi vida. Me encantan las nuevas disciplinas. Lo pruebo todo y me engancho a lo último que haya salido.

¿Y la alimentación?
En mi profesión es muy difícil mantener la regularidad en las comidas. No solo por los horarios, sino también porque salgo a comer para probar lo que se está haciendo, evalúo constantemente mis cartas… y reconozco que me gusta cocinar, pero sobre todo comer. Soy muy tripero.

¿Masajes, tratamiento en spa…?
Todo inconfesable. Pero he empezado a sumergirme en estos temas y la verdad es que engancha.

¿Usas perfume?
Solo Acqua di Parma desde hace años.

¿Y el pelo?
Me lo lavo con el champú de mis hijos.

¿Sigues la moda?
Soy muy clásico. Y si me gusta una cosa me la compro repetida. Un jersey que siente bien lo pido en siete colores y así no me complico.

¿Para quién te cuidas?
Me gusta sobre todo estar bien para encontrarme a gusto. Pero también para que mi mujer me vea bien, para mi familia.

¿Algo sobre Acqua di Parma?
Para mí es el aroma de la limpieza, de la naturaleza, de la libertad, de mis vacaciones. De los mejores momentos del día a día. Adoro los aromas a cítricos, higos y el Mediterráneo, todo cosas que me encantan.

________________________________________________

El arte del afeitado a la italiana
Colección Barbiere es la interpretación contemporánea e inconfundiblemente italiana del arte tradicional del afeitado. Una línea que Acqua di Parma ha creado para un hombre refinado y siempre atento al cuidado de sí mismo y a su bienestar. Productos de alta calidad, delicadamente perfumados con la fragancia de Colonia, con notas ricas y confortables, además de accesorios con un diseño innovador y elegante.

Una colección perfecta para vivir con un gusto puramente italiano el rito eterno de un afeitado impecable. No es una casualidad que a la figura de un barbero haya dedicado Gioachino Rossini una de sus óperas líricas más célebres. El afeitado -verdadero rito cotidiano- siempre ha representado un momento sumamente simbólico en la cultura del hombre italiano con clase. Todavía hoy, en Italia, prestigiosas barberías tradicionales reciben al gotha de la sociedad: artistas, personajes de las finanzas, estetas… los dandies contemporáneos.

Masculino

Todo esto
y mucho más
en Masculino
+