El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

El hedonista elige

Múnich celebra la fiesta de la cerveza: del Oktoberfest a la cervecería Nockherberg.Con el maestro cervecero Christian Dahncke en el “Territorio Paulaner”

En Múnich, el maestro responsable de la calidad y el sabor de todas las cervezas Paulaner del mundo nos invita al Oktoberfest. Y a saborear las recetas más tradicionales y exclusivas de esta marca alemana en la pequeña cervecería de Nockherberg.

Todo Múnich sigue vibrando con la celebración del Oktoberfest, que se clausura el seis de octubre. Por las calles y plazas de la capital de Baviera, mujeres y hombres de todas las edades lucen, junto con su mejor sonrisa, los tradicionales trajes bávaros con los que a veces incluso van a la oficina. A la salida, acuden directamente y sin demora al Oktoberfest, su cita diaria con la cerveza y la fiesta.

En las gigantescas carpas desplegadas en la pradera de Teresa (Theresienwiese), en el centro urbano, los seis millones de litros que suelen consumirse en los 16 días de celebración del Oktoberfest han de proceder de cervecerías muniquesas tradicionales. Así lo dictamina la ley. Solo hay seis marcas permitidas: Augustiner, Hacker-Pschorr, Hofbräu, Löwenbräu, Spaten y Paulaner, la que probablemente más nos suena en España. De la mano de su maestro cervecero a nivel mundial, Christian Dahncke, conocemos los secretos de su gran éxito visitando el Oktoberfest y la cervecería Nockherberg.

Además de su clásica cerveza de trigo –Weißbier–, Paulaner elaborada exclusivamente para la Oktoberfest una rubia lager de 6,2 grados –la Oktoberfestbier– que solo puede consumirse en el recinto de la fiesta, y especialmente en alguna de sus tres gigantescas carpas: la Paulaner Festzelt, la Armbrustschützenzelt y la Käfer.

Dentro de las carpas Paulaner  

En la carpa Armbrustschützenzelt, donde caben algo más de 8.000 personas, en dos turnos, el suministro de la Oktoberfestbier está asegurado gracias a un sistema de tres tanques de 28.000 litros cada uno, abastecidos cada noche por camiones cisterna. Un sistema de 240 metros de tuberías subterráneas lleva el dorado líquido hasta cinco grandes puntos de extracción y de ahí a los grifos cerveceros de la carpa, de modo que puedan rellenarse cada minuto quince jarras de un litro de cerveza. Los camareros son diestros y consiguen satisfacer a las 16.000 personas que pasan por aquí cada día y pueden servir entre 30.000 y 75.000 litros (jarras) diarios, según sea laborable o fin de semana.

En la carpa de fiesta o Festzelt, las comidas y cenas para tantísima gente suponen también un reto importante de logística y organización en la cocina, donde trabajan 42 cocineros; el resultado se ve, huele y degusta sobre la mesa: deliciosos y calentitos codillos, salchichas, pollo, chucrut… mientras se escucha la banda de música que toca en el centro

Paulaner Nockherberg

La cuna del “Territorio Paulaner” en la capital de Baviera hay que buscarla fuera del recinto del Oktoberfest, en el distrito de Au-Haidhausen, al sureste del centro urbano. Sobre una colina en cuya ladera estuvo el monasterio de los monjes paulinos, se encuentra hoy la pequeña cervecería Nockherberg, un encantador rincón cervecero a escala humana y trato amable, donde se guardan las esencias del mundo Paulaner, después de que la gran producción se haya trasladado al barrio muniqués de Langwied, en las afueras de la ciudad.

Aquí en Nockherberg, –con una producción de 240.000 litros al año– hay que venir a buscar sabores inéditos, recetas de antaño que se están recuperando, variedades especiales y diferentes que solo se pueden degustar aquí, en su restaurante –con un agradable biergarten– o en catas: una cristalina rubia y turbia, sin filtrar; otra oscura tradicional de una receta antigua…  Además, se puede reservar también una visita guiada por la cervecería con explicaciones sobre el modo de elaboración de la dorada bebida..

En palabras del maestro cervecero de Paulaner, Christian Dahncke: “Aquí elaboramos recetas originales de Paulaner, recetas de antaño. Nosotros aquí solo usamos malta de cebada, y los cinco tipos de lúpulo que empleamos vienen cien por cien de Baviera. También tenemos nuestra propia levadura, de dos recetas diferentes, lo que es muy importante porque el 50% del sabor de una cerveza lo proporciona la levadura y el resto lo marca el tipo de malta y de lúpulo. Muy pocas cervecerías tienen su propio cultivo de levadura, porque es un trabajo enorme. En la cervecería grande de Paulaner tienen dos empleados que se ocupan solo de la levadura. Aquí, en Nockherberg nuestras cervezas se embarrilan, pero no se embotellan, por lo que hay que venir a visitarnos para probarlas”.
Así pues, los amantes del mundo cervecero tienen aquí su próximo destino: Prost!

(Las catas y visitas guiadas hay que reservarlas en la página web de paulaner-nockherberg).

 

.

El hedonista elige

El hedonista elige

LaBiomista, una mezcla de casi todo, by Koen Vanmechelen

Maria Luisa Fuentes

¿Instalación biocultural? ¿Ecosistema creativo? LaBiomista genera más preguntas que respuestas. No es un parque temático, ni un zoo, ni un museo, ni un laboratorio biológico… Pero tiene un poco de todo. Ideado por el artista belga Koen Vanmechelen, este proyecto inclasificable abrió sus puertas el pasado julio en Genk (Bélgica) sobre las tierras de una antigua mina de carbón. leer

Todo esto
y mucho más
en El hedonista elige
+