El Hedonista El original y único desde 2011

“Mi vida ha estado llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca sucedieron.”. Michel de Montaigne

Menu abrir sidebar

El hedonista elige

OFICIO DE OROLucie Monin o el paciente arte de dorar el mundo

Esta artesana francesa ha colaborado con Loewe, Delvaux y Colombo, entre otras grandes casas internacionales.

Muy cerca del Jardín de Plantas de París, que es un festival de color y de olores, así como una buena fuente de inspiración para ella, reside Lucie Monin, una joven artesana que comenzó dorando libros, hace tres lustros, y que desde hace 8 años desarrolla su trabajo en el universo de la decoración, la moda y los complementos de alta gama, sobre materiales como el cuero, el tejido o la madera, entre otros. Loewe contó con ella para que aportara su sello particular a un modelo femenino de desfile, así como Delvaux, en el caso de dos sublimes como deseados bolsos, caso del Tempête y el Brillant; mientras que Balenciaga, Colombo, Steiger, Maison Vaincourt, Duvelleroy o Carvil vienen a ser otros de la larga lista de firmas que requieren de sus servicios cuando desean realzar sus ya de por sí cuidados productos.

“Es una técnica que me sedujo desde el principio, junto a la magia del oro. Se da un equilibrio estético y una riqueza en la construcción de un decorado”, me explica Lucie Monin, cuya inspiración bebe de libros, viajes, la arquitectura de los 30, el Art Nouveau, o el rock de los 60, que escucha con asiduidad. “Lo que no me gusta es fijarme demasiado en una fuente o en varias a la vez, para no dejarme influir, a la hora de crear”, comenta. Formada primero en el Centre des Arts du Livre y después en la École Bleu, es una de las pioneras en la personalización de propuestas, donde ganan enteros formas arquitectónicas y geométricas.

Al visitar su página web, y nada más entrar en ella, nos topamos con un bello modelo que diseñara Narciso Rodríguez para Loewe, a finales de la década de los 90, bautizado como en Narciso, y que lleva el sello de Lucie. “Es un oficio en el que no hay límites, donde puedes estampar tu arte desde en un tarjetero hasta un gran muro. En el caso de los decorados, además de más espacio para la poesía, para la sensibilidad”, me confiesa. Hace poco finalizaba un decorado de un apartamento parisino en el que invirtió más de medio centenar de horas, y en el que “tuve que trabajar de mil y un posturas”. Está claro que es el universo decorativo el que más la apasiona, con lo que no será raro que dentro de muy poco, cuando visitemos algún hotel de diseño, de los que cada vez abundan más, nos topemos con un muro decorado por ella. “Mi sueño es trabajar en suelos, paredes, muros…”, dice rotunda.

Amante de la Literatura de finales del XIX, de nombres como Proust, D’Annunzio o Dostoievski, en un mundo en el que va todo tan deprisa, hallar personas a quienes el tiempo no es un impedimento para aportar belleza a sus semejantes es más toda una bocanada de aire fresco, de positividad. La personalización de objetos y espacios, además, nos ayuda de manera clara a sentar más nuestro ese bolso, esos zapatos, ese sombrero o ese muro de nuestro dormitorio. Ahí está el valor de la exclusividad, por aquello de que ningún trabajo de Lucie Monin es exactamente igual a uno anterior. Paciencia, saber hacer, gusto y una pasión de una mente que empuja su mano son los ingredientes necesarios para que sus motivos vean la luz. Además, si en lugar de llevar ese monedero, esos botines, ese abanico o ese bolso, decidimos ponerlos en un lugar de nuestro hogar, como objetos decorativos, les aseguro que lo podemos hacer con toda tranquilidad: son arte.

www.abrahamdeamezaga.com

El hedonista elige

El hedonista elige

LaBiomista, una mezcla de casi todo, by Koen Vanmechelen

Maria Luisa Fuentes

¿Instalación biocultural? ¿Ecosistema creativo? LaBiomista genera más preguntas que respuestas. No es un parque temático, ni un zoo, ni un museo, ni un laboratorio biológico… Pero tiene un poco de todo. Ideado por el artista belga Koen Vanmechelen, este proyecto inclasificable abrió sus puertas el pasado julio en Genk (Bélgica) sobre las tierras de una antigua mina de carbón. leer

Todo esto
y mucho más
en El hedonista elige
+