El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Historias en blanco

Grandvalira, la Andorra más cosmopolita

Es el mayor dominio esquiable del sur de Europa. Su oferta, dentro y fuera de pista, es indiscutible. Y con mucho nivel.

Además de ser el mayor dominio esquiable del sur de Europa con un total de 210 km de pistas, Grandvalira es, sin lugar a dudas, la estación más cosmopolita de los Pirineos. En pistas y fuera de ellas, en Andorra todo está pensado y preparado para que no eches de menos ni los Alpes ni las Rocosas.

LA NIEVE
Grandvalira es la unión de seis estaciones de esquí. Son seis puntos de acceso a las pistas que te evitan las colas incluso en días de mayor aglomeración. Nosotros nos quedamos con Grau Roig, Soldeu y El Tarter, por sus 3 pistas de Copa del Mundo: Áliga, de casi 3 km de longitud y 800m de desnivel, Riberal y Avet. En total, 21 pistas negras y 35 rojas, y 41 azules y 20 verdes, que dan para mucho. Y si no tienes suficiente, el Freeride Center de Grandvalira te ofrece un programa Top Class para lanzarte, sin riesgos, fuera de pistas.
Si lo tuyo son los saltos y las acrobacias, Grandvalira te propone tres snowparks de freestyle. Uno de ellos, el Sunset Park, es el único nocturno de los Pirineos.
Y si lo que te atrae es vivir la nieve cual salvaje expedicionario, el programa Mountain Guides te prepara y aproxima al esquí de montaña.

En fin, en Grandvalira hay mil maneras de disfrutar la nieve, con 2 circuitos de mushing (trineo con perros), 4 de raquetas de nieve y 2 de motos de nieve. Rétate a ti mismo en la pista cronometrada, o prueba el esquí de fondo, o el circuito de multiaventura. Tienes además 2 bases de vuelos en helicóptero, para subir a las cumbres más inaccesibles.
Los niños tienen a su disposición dos circuitos infantiles: Imaginarium y Bababoom Circus, además de guarderías y jardín de nieve.

Te recomendamos consultar la web de Grandvalira, excelente, que ofrece paquetes dinámicos que incluyen hotel y forfait con distintos servicios de estación. Además, en pistas tienes acceso wifi y puedes seguir por webcam la situación en otros sectores de la estación.

UN BREAK A MEDIODIA
Grandvalira tiene tantos sitios ricos y animadísimos para reponer fuerzas, que te organizarás la jornada de esquí para probar uno cada día.
Nos encantan las terrazas al sol: la del Hotel Grau Roig, rodeada de vacas; con ambiente ibicenco en el nuevo Cala Bassa Beach Club de Pas de la Casa con hamacas y Dj, y sobre todo la de Gall de Bosc en Soldeu, con unas vistas impresionantes, tumbonas y música chill out con Dj.
Por supuesto, siempre existe la opción de comer bien y rápido a base de bocadillos y pizzas, y continuar esquiando, pero si te apetece tomártelo con calma, prueba el Solanelles o la nueva arrocería Pi de Migdia.
El sitio más bucólico para comer en plena naturaleza es el Refugio del Llac de Pessons, una cabaña de piedra y madera, antiguo albergue de montaña, junto al lago helado de Pessons y rodeada de un impresionante circo de montañas, a 2.350 metros de altitud. ¡No dejes de probarlo!

UNA COPA DESPUÉS DE LA (PEN)ÚLTIMA BAJADA
Igual que en la ciudad se ha impuesto el afterwork, en Grandvalira el momento para tomar una copa es el after-ski. Nos quedamos con el Vodka Bar en Grau Roig, un refugio de madera y hierro forjado ideal para tomar un vodka-tonic al atardecer. En plan bastante más exótico, el chill-out del Hotel Iglú, con una de las mejores terrazas para admirar la puesta de sol. Este año, además, con Dj y deep-house. Y ya que hablamos de terrazas, champagne Taittinger se ha instalado junto al telecabina de El Tarter. Hay mucho glamour en Grandvalira….

PLAN ALTERNATIVO
Si lo tuyo es el motor, prueba el circuito Land Rover en Soldeu. Aprenderás a dominar la conducción sobre nieve y hielo.

LOS HOTELES
Hay muchos “5 estrellas” en el mundo, y luego están los 5 estrellas de The Leading Hotels of the World. El Sport Hotel Hermitage & Spa es uno de ellos. Alojarse en él, a pie de pistas, en plena naturaleza, a 1.850m de altitud, es olvidarse del mundo. De él nos gusta todo: sus habitaciones silenciosas, con balcón y vistas a la montaña, las charlas tranquilas frente a la chimenea, las amenities de Acqua di Parma, un picoteo en el Glass Bar a base de sushi, su fórmula ski-test que te permite probar los esquís más tecnológicos de la temporada… Junto al Hermitage, el Sport Hotel Village está pensado para familias. Te recomendamos reservar en su Torre 3: todas sus habitaciones tienen vistas a la montaña.

Otro “must” en Grandvalira es el Hotel Grau Roig, antiguo refugio de montaña, a pie de pistas y con el remonte a 10 metros. Está ubicado en una zona protegida, así que de noche sólo hay silencio y nieve. Pide que te alojen en una de las habitaciones renovadas. Su spa es pequeño, pero puedes reservar en el del Hermitage, que te pilla muy cerquita.

Prueba a pasar una noche en el Iglú Hotel. Es probable que la cama de hielo resulte algo dura, pero hay tres momentos mágicos que no deberías perderte: el paseo nocturno con raquetas de nieve en plena naturaleza, a 2.350m de altitud, el baño en el jacuzzi exterior observando las estrellas y la primera bajada del día, dejando tu huella, cuando aún no ha abierto la estación. Todo para ti solito.

EL SPA
El Sport Wellness Mountain Spa del Hotel Hermitage es sencillamente espectacular. El broche final a una dura jornada de esquí y el antídoto perfecto contra las agüjetas. Tiene 5 plantas y 5.000 m2 de aguas, termas, jacuzzis, saunas y baños turcos a diferentes temperaturas, tratamientos exquisitos y un rinconcito muy especial, al aire libre, para disfrutar del vapor mientras te baña la luna o cae la nieve.

LOS RESTAURANTES
Como estamos tan a gusto en Grandvalira y no nos apetece hacer kilómetros para salir a cenar, otro día os hablaremos de sus bordas y sus eras, donde se sirven los mejores platos tradicionales de montaña. Hoy nos quedamos en el Sport Hotel Hermitage, con sus 5 restaurantes de estilos diferentes, dirigidos por los equipos de Nandu Jubany y Carles Gaig, ambos chefs con estrella Michelin. Este invierno hemos probado el Origen de Nandu Jubany, y tenemos tanto y tan bueno que contar sobre su cocina y su fantástico equipo, muy joven y muy profesional, que preferimos dedicarle un reportaje aparte. Será en otro momento.

El Hotel Grau Roig también tiene varios restaurantes muy apetecibles, y para los más sibaritas, su Teatre del Vi prepara catas y picoteo en su bodega. Con más de 600 botellas, la guía Michelin lo ha distinguido como la mejor carta de vinos de Andorra.

Y también hemos ido a esquiar a Vallnord, al valle de Ordino, donde se esconde la Andorra más tradicional y rústica. Y os lo contaremos muy pronto.

(Continuará)

Historias en blanco

Todo esto
y mucho más
en Historias en blanco
+